eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Tu huerto en tu balcón: una alimentación saludable al alcance de todos

Un huerto puede instalarse en cualquier espacio libre con unas condiciones mínimas de radiación solar

Cada vez son más quienes se animan a este modo de alimentación saludable y de conciencia de lo que consumimos 

El huerto urbano parte de la filosofía de que cuidar lo que comemos supone cuidarnos a nosotros mismos

- PUBLICIDAD -
El proyecto 'El huerto en tu balcón' anima a que la gente plante sus propios productos en casa

El proyecto 'El huerto en tu balcón' anima a que la gente plante sus propios productos en casa

Disfrutar de la experiencia de comerse un producto de la tierra a la mesa no es algo reservado para los habitantes del mundo rural. Es un concepto fácil para el 'urbanita', que lo único que necesita son ganas de hacerlo. Sin más.

Un huerto puede instalarse en cualquier espacio libre con unas condiciones mínimas de radiación solar. El balcón de casa puede ser un lugar idóneo. Aunque también, por qué no, en la terraza común donde vecinos pueden llegar a compartir espacio. Otra opción es la de la maceta. 

Para quienes tienen un espacio demasiado pequeño el mini huerto quizás no les auto abastece, aunque sí les aporta la satisfacción de ver el día a día y el ciclo de vida de un producto.  Se puede hacer en recipientes verticales de la mano de palés, o en semilleros encima de una pequeña mesa. Cualquier plan es bueno.

Ideas de huerto hay muchas, y para quienes quieren dar ese salto Toni Alpuente ha puesto en marcha en Cáceres la iniciativa ‘El huerto en tu balcón’.Se trata de un proyecto social que aporta asesoramiento y formación hortícola para montar la huerta en el balcón, la terraza o el jardín.

El balcón de casa, por muy pequeño que sea, puede ser un lugar idóneo para instalarse un huerto

El balcón de casa, por muy pequeño que sea, puede ser un lugar idóneo para instalarse un huerto

Comienza el otoño y no hay escusas para plantar en espacios sin uso verduras de hoja verde o rabanitos con los que preparar luego grandes platos. 

La primera idea que transmite el proyecto 'El huerto en tu casa' es que hay que desmitificar la frase que afirma eso de “no me crecen las plantas”. Insisten en que cualquiera puede hacerlo en casa y que de cada experiencia se aprende. 

Nadie nace sabiendo, y en caso de que la temporada se dé mal el hortelano urbano habrá adquirido la experiencia suficiente para hacerlo mejor al año siguiente. Se trata además de adquirir nuevas formas de ocio, un ocio ecológico que supone cuidar el producto que nosotros mismos nos comemos.

El huerto urbano parte de la filosofía de que cuidar lo que comemos supone cuidarnos a nosotros mismos. Permite consumir productos saludables, libres de químicos y pesticidas. También una forma de tomar conciencia de la dieta que tenemos.

Los huertos urbanos son también una forma de tomar conciencia de la dieta que tenemos

Los huertos urbanos son también una forma de tomar conciencia de la dieta que tenemos

"Alimentarse mejor está en nuestras manos"

Montar un huerto en casa supone una inversión inicial media, en cuanto a que hay que preparar los sustratos y los materiales iniciales, aunque se trata de un proyecto duradero en el tiempo y muy enriquecedor, destacan desde 'El huerto en tu balcón'.

Comer sano supone también complementar el resto de la cesta con productos locales. Lograr con la escusa del huerto urbano sea el modo de establecer un contacto más cercano con los productores y alejarse de las grandes cadenas de distribución y verduras de invernadero.

Una región como la extremeña es perfectamente idónea para disfrutar de los productos de temporada de la mano de una rica variedad de posibilidades. Apostando por los circuitos cortos comerciales a la hora de alimentarse, explica Toni Alpuente.

La realidad es que está en nuestro poder alimentarse mejor y fomentar la economía más cercana. Es poner en práctica el concepto de soberanía alimentaria y de tener la capacidad de elegir la procedencia de lo que se come.

Dentro del mundo de la agroecología una de las patas fundamentales es el uso de las semillas autóctonas y el intercambio entre los propios consumidores y productores. Un intercambio fuera del poder de grandes multinacionales que aportan semillas que no están adaptadas al medio.

En Extremadura ya hay redes de semillas y de personas que practican estos intercambios de semillas locales. Para el pequeño productor es un paso más para ser conscientes de que no son necesarios los químicos y fertilizantes, aprovechando al mismo tiempo la sabiduría popular, que marca por ejemplo una asociación de cultivos adecuada a los que se les combina con aromáticas para tener punto la huerta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha