eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

A Moix le preocupan las filtraciones, pero no los chivatazos

El fiscal jefe Anticorrupción que prefieren los corruptos no debería seguir un minuto más en el cargo

Necesitamos tu apoyo más que nunca. Ayúdanos a seguir haciendo nuestro trabajo y publicar más filtraciones. Hazte socio de eldiario.es

48 Comentarios

- PUBLICIDAD -

“Las filtraciones socavan el estado de Derecho”, dice el fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, en una reveladora entrevista en Onda Cero. “En otros países se sanciona al medio que filtra. A lo mejor si nos planteamos esa posibilidad habría menos filtraciones”, asegura Moix, al que se le nota preocupado porque la prensa haga su trabajo, que deja el suyo en evidencia.

Fue por medio de esas “filtraciones” como supimos de los elogios del corrupto Ignacio González al “serio” y “profesional” Moix. Gracias a ellas descubrimos cómo González maniobró para mandar al juez “a tomar por culo a Onteniente”. Y han sido esas filtraciones las que han permitido descubrir hasta qué punto el partido en el Gobierno utiliza su poder para presionar a la Justicia y proteger a los suyos.

A Moix le preocupan las filtraciones a la prensa. Otras filtraciones a los corruptos cuando aún no se habían producido siquiera las detenciones, los chivatazos que recibió Ignacio González, no parecen preocuparle tanto. El expresidente de Madrid sabía que su teléfono estaba pinchado desde hace meses. Las personas que le pasaron esa información cometieron un delito castigado hasta con cuatro años de cárcel.

Gracias a las filtraciones a la prensa, que tanto preocupan a Moix, sabemos que la banda de González se enteró de la investigación secreta por dos fuentes: por una magistrada y por un miembro del Gobierno. Que se sepa, la Audiencia Nacional y la Fiscalía Anticorrupción aún no ha iniciado ninguna investigación penal sobre este gravísimo asunto. En otra entrevista en la SER, Moix aseguró que “no le constan” esos chivatazos.

Manuel Moix, en Onda Cero, sí apunta algo preocupante: que hay grabaciones telefónicas de la Operación Lezo “que tarde o temprano van a desaparecer porque no afectan a la investigación”. Según Moix, esas conversaciones son privadas y por eso serán purgadas de la causa.

Moix relaciona estas grabaciones que deben ser censuradas con las informaciones que está sacando la prensa estas semanas. En todo lo publicado no hay mención alguna sobre asuntos privados, salvo que Moix considere que las conversaciones entre  Ignacio González y Eduardo Zaplana sobre cómo librarse de un juez incómodo o quién debe ser el nuevo fiscal Anticorrupción son un asunto que no afecta a la investigación. Para Moix es algo personal, no son negocios.

La doctrina que Moix intenta aplicar no es sorprendente. Ya lo hizo una vez, cuando eldiario.es y otros medios publicamos los correos de Blesa y Manuel Moix intentó parar su difusión porque consideraba que eran “privados”. Moix no veía ningún delito en lo que contaban esos mails, salvo el que  podríamos estar cometiendo los periodistas. Fue también Moix quien quiso impedir que esos correos llegaran a los juzgados; según él, no tenían interés penal alguno. Son los mismos correos que destaparon el caso de las tarjetas Black, gracias una exclusiva de eldiario.es que ha desembocado en 63 condenados a cárcel, y también los mismos que revelaron detalles importantes sobre las preferentes, que hoy investiga la Audiencia Nacional dentro del caso Bankia.

Lo que está ocurriendo con la Operación Lezo socava el Estado de Derecho y la confianza en la Justicia mucho más que cualquier filtración del sumario. La prensa señala la luna y Moix se fija en el dedo. Puede ser por dos motivos: por torpeza o porque precisamente ese es su encargo.

El fiscal jefe Anticorrupción que prefieren los corruptos no debería seguir un minuto más en el cargo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha