eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sin objetivos vinculantes la UE no cumplirá los acuerdos del clima de París

El pasado miércoles se votó en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo el Paquete de invierno de la Comisión Europea, que incluye la nueva Directiva de Energías Renovables (RED II). La mayoría de las declaraciones y análisis realizados han hecho referencia a la gran satisfacción por los resultados obtenidos, pero detrás de dicha satisfacción se ocultan sombras que obligan a moderar ese optimismo inicial y que llevó a la delegación de a Izquierda Unida a la abstención en la votación final.

Vayamos por partes. Lo primero es explicar el papel que ha jugado la Comisión Europea torpedeando la actual directiva (RED) a base de fortalecer el papel de las políticas de competencia frente a la política energética. El ejemplo más contundente de esta afirmación es, cómo no, el amparo legal que se dio a la retirada retroactiva de apoyos a las renovables en varios países, entre ellos España, incluso frente a tribunales internacionales.  Esta situación de partida causa ahora una nube de ambigüedades sobre cómo se deberían interpretar las previsiones de la RED II, que en apariencia buscan –y esto es un elemento positivo- garantizar a los inversores en energías renovables un marco estable y predecible.

Del mismo modo que el desplazamiento de los aspectos de la gestión y la integración en los mercados de las energías renovables a diferentes directivas relacionadas con el mercado eléctrico europeo, redujo la coherencia de la directiva original, ahora ha sucedido lo contrario con algunas de las medidas contenidas en la directiva RED II, como el énfasis en las Garantías en Origen o la interconexión entre mercados eléctricos, que tienen más que ver con la Unión Energética que con la normativa específica de renovables.

Seguir leyendo »

Economía digital, economía inclusiva

Un repartidor de comida

Hace unos meses, al calor de la comunicación de la Comisión Europea sobre Las plataformas en línea y el mercado único digital, retos y oportunidades para Europa, afrontamos en el Parlamento Europeo un vivo debate sobre los radicales cambios que las plataformas han provocado su irrupción no solo en la economía digital sino en las relaciones económicas globalmente consideradas.

En aquel debate, lo primero que quedó claro fue la dificultad de definir el fenómeno de las plataformas, por la multiplicidad de sus formas y su constante evolución.

Lo cierto es que hoy en día puede decirse que la “plataformización” de la economía es un hecho y, probablemente, una tendencia irreversible por, entre otros aspectos, la mayor flexibilidad que ofrecen a sus usuarios y su mayor adaptabilidad al entorno.

Seguir leyendo »

El desgarro de la desigualdad

Las clases medias y grupos desfavorecidos, los más golpeados por la crisis

La desigualdad es el mayor desafío de nuestro tiempo y España experimenta en primera persona sus consecuencias. La desigualdad socava la confianza social y reduce el apoyo a las instituciones democráticas, se esconde detrás de la nueva relación tóxica que las sociedades occidentales han establecido con su futuro y explica gran parte de los recientes fenómenos electorales guiados por el resentimiento y la política de la identidad, con consecuencias altamente disruptivas. 

En cuanto a la dimensión económica, según instituciones como el  FMI o la OCDE, la desigualdad dificulta el crecimiento y la creación de empleo de calidad. También afirman que los niveles de desigualdad excesivos y crecientes implican costos sociales directos, impiden la movilidad social y también pueden inhibir el crecimiento sostenible ahora y en el futuro.

La polarización de los ingresos y el desempleo restringe la demanda efectiva, frustra la innovación y puede causar una mayor fragilidad financiera. Los altos y crecientes niveles de desigualdad obstaculizan no solo el progreso hacia la erradicación de la pobreza, sino también los esfuerzos para mejorar la inclusión social y la cohesión.

Seguir leyendo »

¿Quién acompañará a los torturadores libios a La Haya: Juncker, Tusk o Mogherini?

Migrantes subsaharianos en Libia

Un reportaje de la CNN destapó a mediados del mes de noviembre lo que era un secreto a voces: que las personas migrantes en Libia son esclavizadas, violadas y torturadas. Pero la semana pasada, en el pleno del Parlamento Europeo, muchos diputados parecían haberse enterado de la terrible situación que se está viviendo allí sólo por las imágenes de la cadena estadounidense.

Hace casi ya un año, la embajada alemana en Níger envió un informe a su Ministerio de Exteriores alertando de que las personas migrantes y refugiadas encerradas en los centros libios vivían peor que en los campos de concentración nazis. Mucho antes, durante el verano de 2016, ONG como Médicos sin Fronteras o Amnistía Internacional ya habían empezado a denunciar esta situación por los testimonios de las personas rescatadas en el Mediterráneo.  

La izquierda europea llevamos denunciando desde hace mucho tiempo estas prácticas y el Consejo Europeo, la Comisión Europea, los eurodiputados y las eurodiputadas, no pueden alegar que hasta ahora desconocían lo que sucedía en ese país.

Seguir leyendo »

Necesitamos una revolución… fiscal

Alexis Tocqueville en su famosa obra “El Antiguo Régimen y la Revolución” sostenía que realmente la revolución francesa se inició no en 1789 sino dos años antes cuando la aristocracia se negó a pagar impuestos en la llamada “revuelta de los privilegiados”. Esta situación forzó a Luis XVI a convocar los Estados Generales aliándose con el Tercer Estado para acabar con los privilegios de la aristocracia. El 19 de junio de 1790 se aprobó la supresión de los títulos de la nobleza hereditaria y que todas las exenciones fiscales pasaran a consideradas “delito nacional”.

Algo más de doscientos años después de la revolución francesa, las élites económicas mundiales se han conformado en una nueva aristocracia que se cree con el derecho de no pagar impuestos. Filtración tras filtración descubrimos nuevos nombres de multinacionales, multimillonarios, famosos o políticos que utilizan empresas offshore o pantalla para ocultar su verdadero patrimonio en paraísos o guaridas fiscales al margen de las obligaciones tributarias. La evasión y elusión fiscal de las grandes fortunas y empresas están en el corazón de las razones del vertiginoso aumento de la desigualdad, así como en el de la carestía recaudatoria de los estados. Solo para hacernos a la idea de la magnitud del problema, en la comisión de investigación de los Papeles de Panamá del Parlamento Europeo hemos calculado que la Unión Europea pierde un billón de euros anuales de recaudación tributaria producto de la evasión y la elusión, un montante económico casi equivalente al producto interior bruto de un país como España.

Estos años de aguda crisis, hemos visto como mientras desde las instituciones europeas se piden esfuerzos a los pueblos, se recortan derechos y se practica una política autoritaria para “salir” de la crisis; las grandes fortunas, gracias al entramado mundial de paraísos fiscales, han acelerado el proceso de concentración de poder y riqueza. Desde el inicio de la crisis la desigualdad no ha parado de crecer en el mundo, hasta tal punto que, como indica el informe de Oxfam Intermón, el 1% más rico de la población mundial posee más riqueza que el 99% restante de las personas del planeta en la crisis social de desigualdad más aguda desde que tenemos datos estadísticos en este sentido.

Seguir leyendo »

Cuando nosotros no podamos migrar: las consecuencias del Brexit sobre nuestros derechos

May activará el "brexit" el próximo 29 de marzo

En el primer pleno de octubre del Parlamento Europeo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, volvió a anunciar en Estrasburgo que los resultados de las negociaciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea están completamente en manos del Gobierno británico. Dependería de Londres que se produzca un Brexit duro con consecuencias nefastas para los derechos de la ciudadanía comunitaria y británica; que se produzca un Brexit más suave, garantizando algunos derechos para las personas, pero, sobre todo, para las grandes empresas; o que se ignore el mandato democrático del pueblo británico de salir de la Unión.

Estas declaraciones responden seguramente a una estrategia de cara a la ciudadanía británica e incluso a las propias discusiones internas del Partido Conservador de la primera ministra, Theresa May, pero no dejan de ser una declaración de intenciones sobre la forma en que las propias autoridades comunitarias afrontan el proceso.

El Brexit vuelve a poner de relieve la verdadera naturaleza de la Unión Europea que conocemos, un proyecto de las clases dominantes de Europa, donde los derechos adquiridos son accesorios al núcleo del proyecto, que no es otro que perpetuar el enriquecimiento de una élite continental a través de la creación de un enorme espacio de libre comercio y, sobre todo, a través de una nueva distribución del trabajo a nivel continental.

Seguir leyendo »

Mujeres en riesgo en la Unión Europea

Marcha del 7 de noviembre contra las violencias machistas en Madrid

En una de las regiones más desarrolladas e igualitarias del mundo, todos los días 7 mujeres son asesinadas por su pareja o ex pareja.

Ningún lugar escapa a las insoportables estadísticas de la violencia de género, que no entiende de continentes, ni de condición social ni de edad… porque hunde sus raíces en la creencia de que la mitad de la población es superior a la otra y, por tanto, tiene el derecho de poseerla y controlarla.

En esa misma región del mundo, 1 de cada 3 mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual, 1 de cada 20 ha sido violada, 4 de cada 10 han sufrido violencia psicológica y alrededor de 500.000 han sufrido mutilación genital femenina.

Seguir leyendo »

A las puertas de un nuevo invierno, la crisis de los refugiados continúa

Un voluntario arreglando una tienda de campaña en Pikpa Camp, Lesbos / Olmo Calvo

Las personas refugiadas siguen llegando a Europa. En los últimos 5 meses, de junio a octubre, han llegado 16.865 personas a las islas griegas, de las cuales aproximadamente un 37% fueron menores y un 22% mujeres. Aunque ya no llenan las primeras páginas de nuestros periódicos, los naufragios de barcazas y las personas ahogadas han continuado. En lo que va de año, según la Organización Internacional de la Migración (OIM), 2.925 personas han muerto o desaparecido en el Mediterráneo.

Nos acercamos al invierno, y si no actuamos ahora, volveremos de nuevo a ser testigos de las terribles imágenes de sufrimiento de miles de personas congelándose y muriéndose abandonados en campos de refugiados en Europa en condiciones infrahumanas. Este será el segundo invierno tras la entrada en vigor del acuerdo entre la UE-Turquía con el que se justifica la política de mantener a los refugiados recluidos durante meses en las islas griegas, privándoles de libertad de movimiento por el país, a pesar de que los centros de recepción no cumplen con las condiciones mínimas de habitabilidad ni se da acceso a personal médico, escuelas o asistencia legal. 

Como ejemplo, hoy en día aproximadamente 6.500 personas viven en el campo de Moria en la isla de Lesbos, aunque éste solo tenga la capacidad para acoger a unas 2.000. Muchas de ellas viven en tiendas de verano y tienen que dormir en el suelo en colchones muy finos o pequeñas mantas, incluso aquellas personas que padecen graves enfermedades, discapacidades, mujeres embarazadas, niños y niñas y supervivientes de torturas y otros traumas. El año pasado a causa del frío murieron 6 refugiados en este mismo campo. Es ahora cuando debemos actuar. De nada nos sirve lamentarnos de la falta de acción cuando ya es demasiado tarde.

Seguir leyendo »

COP23 de Bonn. La batalla política por el clima

Urgencia y necesidad de acción en la apertura de la Cumbre del Clima de Bonn

Estos días se celebra en Bonn la 23ª edición de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la llamada COP23. Conviene recordar que la COP21 fue la conferencia ‘de las decisiones’, en la que 195 países suscribieron el Acuerdo de París, presentado como un gran éxito internacional por los mandatarios del mundo. Y que la COP22, de Marrakech, se dijo que sería la ‘de las soluciones’ –pero más bien resultó ‘la de las paradojas’–. Ahora nos encontramos con que la COP23 o es la ‘de los compromisos económicos’ o habremos llegado, definitivamente, tarde.

Muchos países del norte global querrán renegociar en la COP23 para ver el alcance de sus compromisos en la lucha contra el cambio climático limitados a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y para no incluir ninguna mención de adaptación al cambio climático a través de un cambio en el modelo económico y productivo. El desafío al que nos enfrentamos es, por un lado, que no lo logren y, por otro, que contribuyan económicamente con los objetivos de lucha contra el cambio climático fijados por los países del sur global. Tanto el Acuerdo de París como el Convenio Marco obligan a los países ricos a contribuir a estos costos. Cerrar esta brecha sigue siendo una cuestión urgente. Desde Podemos Europa lo hemos dicho muchas veces: mientras no haya un cambio de modelo de crecimiento económico, no habrá forma de paliar el deterioro medioambiental del planeta.

Para evitar que el calentamiento global nos lleve a fenómenos climáticos incontrolables debemos transitar desde ya hacía un modelo de energía distribuido y democrático basado en el 100% renovables. Esa transición energética debe permitir un abandono paulatino de los combustibles fósiles que no deje a nadie atrás, debe hacerse de manera justa, incluyendo plenamente a los trabajadores de los sectores afectados. Se trata de no hacer cierres, sino finales con alternativas para todos y todas. Invertir en renovables, ahorro y eficiencia energética generará más empleos, más sostenibles y menos contaminantes.

Seguir leyendo »

Carta abierta al Príncipe Heredero de Arabia Saudí

Mohamed Bin Salman y Donald Trump.

He tenido el privilegio de ser parte de la primera misión oficial de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo a Arabia Saudí, en la que hemos mantenido un diálogo abierto y constructivo con las principales instancias del Gobierno y diversas instituciones. Lamentablemente, Alteza, usted no pudo o no quiso recibirnos. Lo cual he de decir que me extrañó sobremanera, habida cuenta del ambicioso y complejo empeño de transformación nacional que está liderando, para cuya viabilidad no son pocos ni pequeños los apoyos políticos que necesita.

Llegamos a Riad justo después de que usted desvelara al mundo, con una puesta en escena milimétrica y deslumbrante, de factura 100% norteamericana, su proyecto emblemático, la ciudad del futuro NEOM. Y aprovechara, como quien no quiere la cosa, para lanzar en ráfaga de titulares su plan para tomar las riendas de su futuro y ser el referente integral de la región.

Ciertamente, Arabia Saudí se encuentra inmersa en un rapidísimo proceso de cambio de modelo económico, social, energético y tecnológico. La sociedad, muy conservadora, está teniendo dificultades en asimilarlo. Pero usted, Alteza, ha visto claramente que un país donde el 70% de sus 32 millones de habitantes tiene menos de 30 años, con déficit de inversión y empleo del sector privado, desafiado por el progresivo declive del papel central del petróleo, e identificado con el extremismo islamista y el trato a la mujer como ciudadanas de segunda... ha de acometer esa transformación profunda sin demora.

Seguir leyendo »