eldiario.es

Menú

GALICIA

Entrevista | Luís Villares

“Percibo una ilusión que no miden las encuestas, le vamos a cerrar el paso a la derecha”

El candidato de En Marea a la Presidencia de la Xunta cree "una irresponsabilidad" que Podemos y el PSOE no llegasen a un acuerdo para "frenar al PP" en el Gobierno de España y garantiza que eso no sucederá en Galicia si Feijóo pierde la absoluta

"Nuestra primera medida sería un decreto de garantías sociales"

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Luís Villares, candidato de En Marea a la Presidencia de la Xunta

Luís Villares, candidato de En Marea a la Presidencia de la Xunta

La conversación con Luís Villares (Lugo, 1978) comienza pasadas las diez y media de la noche. A bordo de la furgoneta que el candidato de En Marea a la presidencia de la Xunta comparte con su equipo más próximo suena Venham mais cinco, la canción de Zeca Afonso que, confiesa, se ha convertido en una especie de himno del fin de cada jornada de campaña.

En ruta de Cangas (Pontevedra) a Santiago, Villares explica la adaptación acelerada que ha supuesto el tránsito del juez al candidato y del tribunal al atril de los mítines para hablar e incluso, como sucedió minutos antes de la entrevista, para tocar la gaita. Y a la exposición mediática casi continua. También el paso del "discurso racional al emocional", y viceversa. Con las encuestas a la contra, tras un turbulento proceso de conformación de candidaturas y sensaciones dispares en su entorno, el exmagistrado mantiene que la ventana del cambio de gobierno está abierta.

¿Qué tal lleva la campaña?

Muy bien, con mucha ilusión. Las jornadas son muy largas, comienzan temprano y acaban tarde, pero los actos dan energía. El encuentro con la gente da mucho retorno de lo que estamos haciendo. Vemos mucha ilusión, y eso es fundamental.

En sus actos de campaña explica por qué tomó la decisión de pasar de la judicatura a la política activa. Eso implicó también pasar del discurso del juez al del candidato en muy poco tiempo.

Al principio me costó; las primeras entrevistas que hice eran muy... Como era yo antes. Con mensajes muy subordinados [ríe]. Tuve que adaptarme; tengo un buen equipo que me va ayudando para ser claro, conciso y llegar bien a la gente.

Esta campaña está siendo para usted, de alguna manera, al mismo tiempo campaña y gira de presentación entre las bases de En Marea. ¿Cómo está siendo el retorno?

Ese es uno de los indicios que me llevan a pensar que esto va a salir muy bien. Las encuestas no son capaces de medir, demoscópicamente, el fenómeno que se produce con En Marea como partido. La gente nos dice: “Esto es mucho mejor que la coalición”, por ejemplo, porque las mareas municipales están implicadas. Y eso en la coalición no pasaba. Tenemos a nuestra base social movilizada y antes no la teníamos. Estamos sobre la pista de que la cosa va bien.

El proyecto de las mareas municipales se asentó y creció, en gran medida, en torno a las ciudades del eje atlántico. Usted reitera en sus mítines que tienen un “proyecto nacional”. ¿Cómo pueden combinar esa atención a toda Galicia con ir donde, a priori, están sus votantes potenciales?

Hacer un discurso integral significa atender los procesos de cambio de las ciudades, poniéndolas como ejemplo. Pero también trasladar la idea al conjunto del país. Mostramos con el escaparate de las ciudades que es posible hacer otra política y vertebramos el país a la hora de hacer discurso: cuando hablamos de comarcalizar servicios transmitimos nuestra idea de país, un país con una parte muy urbana pero con otra muy dispersa y rural, con villas medias, que precisa una articulación propia.

Las encuestas muestran márgenes que van de un PP con la mayoría absoluta intacta a un PP al borde de perder el gobierno. ¿Qué espera usted de un escenario que puede ser leído como el de un Gobierno del PP que está tan intacto como al principio?

Se puede revertir, completamente. Y lo avalo con dos cosas. Aparte de la sensación de ilusión que percibimos, hay otro dato: en las últimas dos elecciones que ha habido en Galicia, las municipales y las dos estatales, el PP no obtuvo mayoría absoluta de votos y la transposición no daría lugar a una mayoría absoluta en Galicia. No hay razones para pensar que ahora, en las autonómicas, se vaya a producir eso. Por el deterioro de la sanidad, porque los casos de corrupción han ido a más... Y porque frente al PP hay una alternativa sólida y estable. No es una coalición, es un partido que consigue abarcar a todas las mareas del país, más de 120. Las encuestas no recogen el fenómeno completo.

El mensaje del PP centra el foco en el bloqueo del Estado. Usted dice que en Galicia no va a pasar eso. ¿Por qué el electorado puede tener la seguridad de que si vota por En Marea no está votando a que acabe pasando lo que sucedió entre Podemos y el PSOE?

Porque nadie es tan suicida como para decir con total claridad que va a apoyar un gobierno de cambio para plantarse frente a los recortes y las políticas antisociales si no lo va a hacer. Nosotros lo decimos claramente y denunciamos la situación que se produjo en el Estado. A nosotros nos pareció una irresponsabilidad que las fuerzas antagónicas al PP en el Estado no llegaran a un acuerdo para frenar el sufrimiento que causó el PP. Para nosotros, lo primero es instaurar un mínimo de justicia social y en eso dejaremos la piel. La gente puede confiar en nosotros, lo decimos claramente: le vamos a cerrar el paso a la derecha.

¿No hay ninguna duda, entonces, de que, por ejemplo, usted se sentaría con el señor Leiceaga para buscar un acuerdo si el PP no tiene mayoría absoluta?

No va a haber ninguna duda con eso. Ni con Leiceaga, ni con Ana Pontón.

Entre las críticas más recurrentes que reciben está que no sería responsable dejar la Xunta en sus manos, porque no tienen apenas experiencia de gobierno y donde gobiernan, lo hacen mal.

Experiencia de gobierno tenemos, tenemos precedentes en el ámbito municipal. En el caso de Santiago, por poner un ejemplo, trajimos la estabilidad y la decencia al ayuntamiento. En los cuatro años anteriores hubo tres alcaldes del PP. Si eso es estabilidad y no es caos...

El precedente más próximo de gobierno de izquierda que hay en la Xunta es el bipartito de PSdeG y BNG que gobernó entre 2005 y 2009. A aquel gobierno se le dijo muy rápidamente que no había cambio suficiente. ¿Cómo podría gestionar un eventual gobierno de En Marea reclamaciones como esta?

Cada uno tiene que responder de sus hechos y En Marea no formó parte del bipartito. Pero aprendemos de la historia: la necesidad de un gobierno cohesionado para ser más eficaz en su acción política y tener en cuenta que hay políticas que sólo se ven en el medio y en el largo plazo, por eso su aplicación debe ser desde el minuto cero. Por ejemplo, con el bipartito hubo grandes medidas que no dio tiempo a desarrollar, como el Banco de Terras. Todas las medidas estructurales deben ser aplicadas desde el primer momento, por eso tenemos un programa completo y no sólo directrices, porque sabemos que es muy probable que tengamos que gobernar.

Villares, durante un acto electoral de En Marea

Villares, durante un acto electoral de En Marea

Aunque no contemplen ese escenario, existe una opción real de que el PP siga gobernando. ¿Cómo afrontaría En Marea el escenario que dibujan algunas encuestas, con ustedes liderando la oposición?

Yo no contemplo ese escenario, sinceramente. Pero en todo caso, En Marea es un proyecto que nace con vocación de pervivencia en el tiempo. No hemos venido para las elecciones, hemos venido para el próximo decenio. Somos un partido instrumental porque permitimos doble militancia y porque las mareas municipales están dotadas de una gran autonomía política, que también es una anomalía en un partido tradicional. Pero es una organización de afiliación individual, un partido con todas las letras que tiene vocación de quedarse. Si nos toca gobernar, mejor. Si no, nos toca construir y vertebrar el país.

El señor Feijóo dice que si el PP pasase a la oposición, no se quedaría ejerciéndola. ¿Quien le vote a En Marea puede pensar que Luís Villares haría lo mismo o seguiría en la oposición?

Me parece una deslealtad enorme con Galicia esa declaración de Feijóo. Si uno se presenta a las elecciones es porque tiene la confianza de su partido, pero después de las elecciones tiene un mandato ciudadano. Me parece alucinante. Yo he asumido un compromiso con un proyecto político y después del día 25, con la ciudadanía y para cuatro años. Si la ciudadanía me pone al frente del gobierno, mejor, y si no en la oposición.

En esta campaña está compartiendo muchos actos con Xosé Manuel Beiras, líder de Anova. Seguro que ya le han dicho que hablar con Beiras o después de él es complicado, que le puede hacer sombra como candidato. ¿Cómo gestiona la convivencia con alguien tan representativo?

Todo lo contrario. No es una sombra, es una luz alargada. Beiras fue impulsor del proceso de unidad popular en Galicia y gracias a su clarividencia, viéndolo antes que nadie, participando en foros altermundistas hace más de diez años, dijo que estábamos sobrepasando los espacios políticos clásicos a nivel mundial y era necesario ofrecer soluciones. A él le debemos la coalición de AGE [Anova, Esquerda Unida y otras formaciones menores en 2012] como primer esfuerzo de unidad popular, el impulso decidido al ciudadanismo y finalmente, esto. Es un referente del que yo me siento muy orgulloso.

En Marea se mueve en un espacio de la izquierda, también en las lindes del nacionalismo. ¿Formularían ustedes la cuestión de la autodeterminación?

Queremos construir un proyecto nacional, que sólo se puede construir si se considera que Galicia es una nación. Ahora lo que hace falta es un buen gobierno en clave de país, que ha faltado durante muchos años. Y eso significa construir un espacio de solidaridad, expandiéndolo completamente dentro del marco estatutario. Más allá de eso, la sociedad gallega no demanda la superación del marco jurídico-político. Y no hay esa demanda social porque no se ha explotado hasta ahora todo el autogobierno. En general, ¿nos queda pequeño el traje? Creo que todavía no, porque no se ha gobernado en clave de país. Si eso cambia, nosotros sabremos leerlo.

¿Cuál sería su primera medida como presidente, la más inmediata?

La primera medida sería un decreto de garantías sociales. Estamos fundando fuertemente nuestro discurso en los derechos sociales en una crisis que es económica, pero también demográfica y de supervivencia. Habrá varias en el primer consejo de gobierno: otra será la derogación del decreto del plurilingüismo. Es necesario levantar ya la prohibición de explicar las matemáticas en gallego, es un símbolo de opresión que no puede seguir existiendo. Y relacionado con eso, medidas educativas urgentes: la paralización de la aplicación de la LOMCE para nosotros es fundamental, porque degrada la enseñanza, es un retroceso en la calidad democrática. Será un objetivo primordial.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha