eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La victoria de la sanidad pública en Madrid: una victoria de todos

Una victoria de todos que es más grande e importante de lo que a primera vista parece

Gamonal y la #MareaBlanca nos descubren herramientas y modos que nos abren nuevas posibilidades

- PUBLICIDAD -

Se ha parado. Se acabó. Durante un tiempo, porque lo volverán a intentar. Pero disfrutemos. Un ratito. Hemos salvado lo que es de todos.

Ha sido una gran alegría. Sí. Una victoria de todos. Da igual que no seas médico o no tengas relación con el sistema de salud. Da igual que estés sano o incluso que tengas un seguro de sanidad privado. La sanidad pública la percibimos como algo de todos. Y en Madrid han intentado hacer con ella lo mismo que con el resto de los servicios sociales que están recortando como si no hubiera mañana. Además, en este caso, con una soberbia y unos modos bastante caciquiles e inadecuados, por usar palabras suaves. Incluso nos pusieron una especie de supervillano de consejero de Sanidad, el superengominado Javier Fernández-Lasquetty, moderno y dinámico heredero de los ángeles caídos (e imputados, por cierto) Lamela y Güemes. Y Lasquetty se ha topado con un muro, con nosotros.

Rueda de Prensa dimisión Lasquetty

Dos imágenes de la rueda de prensa del anuncio de la paralización de la “externalización”, como lo dicen ellos, o “privatización”, como lo oímos nosotros, de la sanidad madrileña y dimisión del consejero de Sanidad. A la izquierda, el presidente de la Comunidad de Madrid, Sr. Ignacio González, a la derecha, el ya exconsejero de Sanidad, Sr. Javier Fernández-Lasquetty.

En realidad, no paro de pensar que lo menos importante de esto es el propio hecho de que la gestión de los seis hospitales en cuestión se mantengan en manos públicas. Es algo parecido a lo sucedido en Gamonal.

Y con esto no digo que esa gestión de los hospitales o el destino del bulevar burgalés no sean importantes para los cientos de miles de madrileños o miles de burgaleses afectados. Quiero decir que, por encima de eso, la victoria ha sido mayor. Hemos ganado más. Y hemos ganado bien. La cosa es que estamos aprendiendo. Y les estamos asustando. La cosa va bastante más allá de la imagen que torpemente quieren transmitir usando sus caducos medios de comunicación. Me refiero a esa imagen de las protestas y de los que tomamos parte en ellas como “cuasi terroristas participantes en algaradas callejeras y promotores de un creciente violencia alentada por grupos de ultraizquierda extraparlamentarios y parlamentarios”. No se lo cree nadie ya.

Esto no ha pasado así como así. Hay mucho trabajo detrás. Y mucha gente. Trabajo de presión en las calles. Trabajo de explicar la situación, de ofrecer los datos, números y modelos que la Comunidad esconde hablando sólo de “eficiencia” pero sin demostrar nada. Trabajo jurídico por parte de la AFEM y otras organizaciones. Trabajo sindical también. Huelgas. Trabajo de los distintos colectivos, médicos, personal sanitario, administrativo… Trabajo de los pacientes. Esos: ‘pacientes, pacientes’, como decía un lema de por entonces.

Recuerdo ahora todos estos meses de manifestaciones y asambleas. Las acciones de cuando el Euro por receta… (por cierto, consejero Lasquetty, que usted y yo tenemos algo pendiente…), aquella sentada en Neptuno que nunca podré olvidar, llena de funcionarios (algunos con bata blanca), y que, cuando se puso la cosa fea y la policía se dispuso a “limpiar” la plaza, los funcionarios no comprendían la situación, y unos compañeros de lo que se conoce como 15M, más habituados a estas situaciones, les explicaron que había que irse o la policía les iba a pegar, y mediaron con el mando de la policía… Médicos y ‘perroflautas’ mezclados. ¡Qué recuerdos! Las mareas cruzando Madrid cada domingo... Todo eso ha pasado, y es la parte visible. Y hay otra parte que no se ve: esa de los engranajes entre los distintos colectivos dentro de la marea, AFEM, los partidos, las relaciones con los medios, las presiones en los hospitales, etc., y varios etcéteras.

Dibujo centro de salud

Dibujo en el tablón de anuncios de mi Centro de Atención Primaria en la zona centro de Madrid. La foto está tomada ayer a las 12, cuando me fui a celebrar discretamente con una enfermera del centro, ésta nuestra victoria.

Hemos aprendido en estos meses, años ya. Hemos descubierto que usar la justicia (que junto con el voto es una de las dos cosas que tiene un ciudadano a su disposición) puede ser una herramienta efectiva; sobre todo, ante tan manifiestas irregularidades o delitos como las que tratamos en este post.

Las acciones judiciales emprendidas por 15MpaRato, la #QuerellaBárcenas y esta de la #MareaBlanca de AFEM están mostrando el camino. O un camino, desde luego. Y no sólo las acciones judiciales en sí, sino también la forma de hacerlas en algunos casos.

Acabo. Decía el consejero de Economía de la Comunidad de Madrid, hace no más de seis meses, sobre la #MareaBlanca, sobre sus integrantes, nosotros: "Son olitas y se convertirá en calma chicha". Este señor se ha equivocado. Y no sólo se ha equivocado. Se ha ahogado. Resulta que todos los de las olitas hemos movido nuestras manitas en la 'piscina toi', y de esas olitas hemos pasado a un tsunami que ha engullido al señor Lasquetty, y vete a saber a quién más.

Cuando nos demos cuenta de que somos muchos. De hecho, casi todos. Y de que tenemos la razón, la legitimidad, y alguna herramienta. De que podemos votar, fiscalizar a nuestros representantes, podemos usar la justicia, podemos ejercer presión ciudadana, desobediencia civil… De que tenemos ahí a la tecnología para usarla. Entonces, habremos ganado. No digo que sea fácil. De hecho, no sé cómo hacerlo. La buena noticia es que estamos avanzando. Con estas pequeñas victorias y con estas prácticas y estos modos, estamos afianzando la democracia, haciendo país, como dirían algunos. Descubriendo caminos, posibilidades. Y estos dos ejemplos de Gamonal y la #MareaBlanca son ejemplos concretos y tangibles.

Vamos a ganar. Seguro. No sé cuándo, pero creo que tal vez ya vamos sabiendo el cómo.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha