eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Gamonal, una pequeña gran victoria que va más allá del bulevar (y de Burgos)

Este martes el alcalde confirmaba la paralización de las obras de la calle Vitoria, en el barrio Gamonal de Burgos, tras otra manifestación multitudinaria

Los vecinos no creen en una victoria total, pero sí en que es un paso

El conflicto de Gamonal ha pasado de ser un mero problema urbanístico y de las fronteras de Burgos a convertirse en un referente nacional.

En esta pieza, hago una crónica multimedia mediante texto, vídeos, fotos y tweets en primera persona del día de ayer en el barrio, y hago un pequeño análisis de qué puede significar esta victoria de los movimientos vecinales.

- PUBLICIDAD -

LA VICTORIA

Empecemos por el final. Anoche, a eso de las siete y pocos minutos en la concentración / asamblea de la calle Vitoria, en el barrio de Gamonal en Burgos, pasaba esto:


EL BARRIO

Gamonal es un barrio de clase trabajadora con fuerte movimiento organizativo y tradición de lucha social. De hecho, el conflicto por obras en este barrio viene de lejos. Gentes curtidas y luchadoras. Siempre en crisis. Nada extraordinario: hay un Gamonal en cada ciudad y varios Gamonales en Burgos, pero es lo que es, y eso ha formado parte de la ecuación y del éxito de la historia.

LOS VECINOS

Poco tengo que añadir a los tweets. Gente. Normal. Buena gente. Gente de todo tipo. Luchan por lo suyo y por los suyos. Y por lo de todos, lo común. Y os puedo tranqulizar: no, no son terroristas. No son ni siquiera delincuentes. Son gente como tú, que lees estas líneas.

Adela, la pastelera del barrio que tiene la tienda justo en el centro de la llamada 'zona cero', nos cuenta qué opina de la obra y de lo que está pasado estos días en este streaming (retransmisión en directo por internet):

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Incluso una cuestión en apariencia poco importante, como el qué es lo que vemos tras los redactores en las conexiones en directo en los informativos de televisión, no se suele dejar al azar.

Es conocida la exageración mediática de cualquier tipo de conflicto callejero entre movimientos sociales y la policía. Tenemos el célebre directo de " golpear el mobiliario urbano" que podéis ver aquí. Este conflicto ha servido, además, para que mucha gente aprenda o se haga preguntas sobre esas curiosas relaciones entre medios de comunicación, empresas y políticos, esas también puertas giratorias, esos empresarios que reaparecen tras años de cárcel y consiguen nuevos contratos públicos... Etc, etc, etc... Los vecinos de Gamonal han tomado parte activa en intentar mostrar su realidad a los medios. En esta ocasión no han dejado "manipular su realidad" por los grandes medios de comunicación. Es famoso ya el caso del vecino que corrigió al redactor de RNE que decía cómo se destrozaban comercios, cuando eso no ha pasado. Las referencias a no informarse mediante los medios que pertenecen al grupo del Señor Méndez Pozo (dueño de gran parte de los medios de Castilla y León y contratista de las obras) han sido constantes. El consumo de medios de comunicación alternativos y de las redes ha sido exhaustivo.

LA LEGITIMIDAD DE SU LUCHA

¿Qué piden los vecinos? ¿Que hagan las obras, que no las hagan? En el fondo da un poco igual. Piden que se les tenga en cuenta. La ciudadanía está harta de que los poderes políticos, económicos y mediáticos les pasen por encima sin consultarles y sin tenerles en cuenta. En este caso han sido unas innecesarias obras de 20 millones de euros (con beneficio para unos pocos) en un contexto de crisis, pero podía haber sido otra cosa. Creo que es tan importante el fondo como las formas. 

Tuve ayer esta conversación con Kike, burgalés, vecino de el Gamonal y estudiante de Sociología:

No voy a hablar ahora de las virtudes de lo que yo difusamente denomino ' el quincemayismo' (y que sigo sin saber muy bien lo que es, la verdad). Pero algo de eso ha habido en la organización y haceres de las movilizaciones en Gamonal. Y también a la hora de la inevitable confrontación con las autoridades, un delicado balance entre muchos factores. Este tweet tal vez hable de ello:

Ha habido cuidado del espacio, horizontalidad e inclusividad. Cuidado de los demás. Gente de todo tipo. Y muy poca violencia, muy poca. Cuando se ha considerado que ha habido que defender un espacio se ha hecho, y con contundencia. Y sí, claro, ha habido algún acto violento y alguien ha quemado un contenedor y roto escaparates de bancos, cosa que evidentemente no está nada bien y es a todas luces condenable.

Es cierto que en noches anteriores ha habido episodios -absolutamente aislados- y minoritarios de violencia contra cosas, bancos, una caseta de obra, vallas... La máxima expresión de violencia que vi yo ayer fue ésta, inmediatamente reprimida. Mirad:

Ah, y esto otro:

Del comportamiento de la policía en la noche anterior nos habla un poco Héctor Juanatey, periodista que está cubriendo las protestas para el diario Público y fue testigo de algunas acciones policiales, cuanto menos curiosas:

LA VIRALIDAD: FÍSICA Y EN LA RED

Las movilizaciones de Gamonal han despertado apoyo en Burgos y en todo el pais, el conocido como #EfectoGamonal. Conflictos derivados de problemas sociales hay prácticamente en cada ciudad de nuestro país, de hecho esta misma semana hemos tenido en Melilla enfrentamientos violentos entre la policía y vecinos debido al reparto de los planes de empleo en la ciudad. Pero el conflicto burgalés ha saltado las fronteras, y muchos ciudadanos lo han hecho suyo. Una muestra: las múltiples concentraciones de apoyo, todavía vigentes.

cartel manis gamonal

En Burgos, las manifestaciones han pasado en los tres últimos días de 3.500 a 5.000 y a unos 8.000 asistentes, según cifras estimadas por la prensa.


LA RESPUESTA DE LAS AUTORIDADES

Esto ha sido más o menos lo de siempre: represión, violencia, sobre todo mentira. Ah, y tomarnos por imbéciles, claro. Un clásico del partido en el Gobierno, que en estos últimos tiempos está llegando a nuevas cotas hasta ahora desconocidas. Creo que hay que señalar que en este caso han estado especialmente torpes.

Esa acción de "grupos violentos itinerantes", según las declaraciones del Secretario de Estado de Seguridad, cuando las detenciones han sido de personas locales y casi todos sin antecedentes. La alcaldesa de Madrid, la relajada Ana Botella " condenando los atentados de Burgos", refiriéndose a los daños causados por las portestas (digo yo...), y os invito a que volváis a ver las fotografías de más arriba de las familias asistentes a las movilizaciones, a ver si veis a algún terrorista... Desde luego, el día que yo he asistido, Gamonal era una especie de verbena de barrio y fiesta cívica.


¿Y AHORA?

Anoche comentaban los vecinos que no se fiaban del anuncio del alcalde. Que no se fiaban de él, vaya. ¿Quién se fía hoy en día de su alcalde? Que hoy volverían a la calle Victoria a primera hora a vigilar para que no se siguieran con las obras.

No conozco las dinámicas municipales de Burgos, pero creo que el señor Lacalle, alcalde de esta ciudad, se ha metido en un pequeño problema que tal vez no sea tan nimio. El número de asistentes a las movilizaciones crecía y crecía día a día, y de no haber reculado, o mejor dicho, en caso de que no le hubieran hecho recular, ¿qué habría pasado? La obra se ha parado. Es probable que nunca sigan. Vale.

¿Y ahora? ¿Tiene futuro este alcalde? Y mucho más importante: ¿tienen futuro las protestas vecinales? Este último punto me parece tan importante que lo voy a repetir en mayusculas: ¿TIENEN FUTURO LAS PROTESTAS VECINALES?

En estos momentos de crisis y desesperanza necesitamos ilusión, algo en lo que creer, y que funcione. Yo ando un tanto triste y hastiado de tanta derrota cotidiana y mierda que nos rodea. Tanto sufrimiento y falta de futuro. Tanto dolor y falta de empatía. El día de ayer, esta gente, este pequeño microcosmos burgalés, de verdad que me abrió una pequeña puerta de esperanza. Esperanza en el futuro, esperanza en nosotros. Y de nuevo lo veo: Sí, se puede.

¿Tendremos un Gamonal v.2.0, por ejemplo en Madrid...?

Nunca lo sabremos. O tal vez sí.



P.S. Hoy estoy contento. Y sí, el Ministro del Interior tenía razón. ;-)


- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha