eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El desparpajo tiene premio

108 universitarios mostraron el pasado jueves en Madrid su talento ante 12 grandes empresas multinacionales

Nervios, risas y mucha labia protagonizaron la tercera edición del concurso ‘Jumping Talent’, organizado por Universia y Trabajando.com

- PUBLICIDAD -
Ganadores de la tercera edición de Jumping Talent. / Foto: Universia

Ganadores de la tercera edición de Jumping Talent. / Foto: Universia

108 universitarios se citaron el pasado jueves en Madrid con los equipos de recursos humanos de 12 multinacionales. La vergüenza tenían que dejarla en casa para participar en la tercera edición del concurso de talento Jumping Talent, organizado por Universia y Trabajando.com. El premio, tal y como contamos en un anterior post, es conseguir trabajo en Accenture, Amadeus, Banco Santander, Bankinter, Deloitte, Everis, Ford, Mediaset, KPMG, Psa Peugeot Citroën, Saint Gobain y Vodafone. A pesar de que se presente como un concurso, todos ganan, ya que la mayoría logra un contrato.

La mañana comenzó con una divertida dinámica de grupo, donde los jóvenes tenían que crear una campaña publicitaria en pocos minutos para las empresas participantes que ganó Amadeus IT Group. Aquí “te das cuenta del talento que hay en España”, comentaba Javier Caparrós, uno de los componentes del jurado. Al director general de Trabajando.com le sorprende que pese a la juventud de los chicos y chicas muchos ya tengan experiencias profesionales internacionales.

En la siguiente prueba, llamada La Voz –como el popular concurso televisivo- cada candidato debía contestar a una pregunta en menos de 15 segundos. Las empresas tocaban un pulsador para formar equipo para la prueba final y si más de una lo hacía, era el propio joven quien elegía a la empresa. “Es interesantísimo que no sean las empresas las que eligen a los candidatos sino al revés. Esto es lo diferencial, lo bonito, lo divertido, que cambia los procesos de selección”, aseguraba Caparrós.

No son la generación ni-ni

En esta fase tuvieron que responder a cuáles eran sus planes de futuro, cuál de las nuevas tecnologías usan para comunicarse, así como resaltar sus diferencias y hablar de sus sueños y miedos. También hubo hueco para otras más desvergonzadas como: ¿qué le dirías a tu compañero de trabajo si huele mal? Respuestas rápidas, mucho desparpajo y también voces temblorosas y respuestas preparadas donde las palabras proactividad y aprender se repetían en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. Los aplausos se hicieron notar cuando le preguntaron a uno de los candidatos sobre la generación ni-ni y él respondió, apasionado, que no sólo son la generación más preparada sino que son la que puede sacar esto adelante, la generación encontrada. Y otras de las jóvenes más provocadoras reclamó a las empresas: “no sólo queremos prácticas sino que queremos seguir”.

Como jurado no evaluaban esos 15 segundos, sino la rapidez de la respuesta. “ Buscamos el desparpajo, la capacidad para no ponerse nervioso”, explicaba Raúl Hernández. El director comercial y marketing y empleo de Universia asegura que cada vez se presentan más jóvenes, por lo que la criba de candidatos cada vez es mayor. De ahí que el nivel sea altísimo: tienen un buen expediente académico, capacidades de comunicación y de trabajo en equipo, habilidades sociales, muy buenos niveles de idiomas y experiencia internacional, bien con becas de prácticas o estudios.

Al final tienes que elegir

Jumping Talent, no es sólo un concurso, sirve para hacer networking. Una de las candidatas más resueltas, Amaya Capracci, de 24 años, tiene la carrera de Ciencias de la Información y ya ha trabajado en el Parlamento Europeo, en Bruselas. Se apuntó al concurso para trabajar en empresas con presencia internacional, por lo que aprovechó la oportunidad para acercarse a ellas.

Esther Fernández, de KPMG, destacó que son “gente muy preparada que además vienen con unas ganas y un entusiasmo tremendo”. Para Fernández, cualquiera de los 108 candidatos podría estar trabajando con ellos. Esa era la frase más repetida por las empresas, con la coletilla “al final tienes que elegir”.

Muchos ya iban con el trabajo hecho y con una preselección de perfiles súper cualificados que observar de cerca. Para José Morejón, director corporativo de gestión de talento del Santander, es muy interesante conocerlos en un entorno poco habitual, relajado, lo que “te da una percepción distinta del valor y del talento que puede tener cada uno”. En las distintas pruebas es “donde florece la personalidad auténtica sin la tensión de una entrevista”, añade.

La jornada terminó con cervezas y con el equipo de Saint Gobain como vencedor de la tercera edición de Jumping Talent, propuesta que ya han llevado a otros países como Portugal, Uruguay, Chile y Argentina en busca de más desparpajo.

- PUBLICIDAD -