eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

La UARM. Por la dignidad del actor profesional en Murcia.

- PUBLICIDAD -

Cuando me propusieron participar en una mesa redonda con motivo del Día Internacional del Teatro me sentí muy honrada y traté de encontrar el motivo por el cual los organizadores ( Antonio Saura Nacho Vilar y Fulgencio M. Lax) se habían acordado de mí. "Hacer teatro en Murcia", aspiraba a la posibilidad de construir un espacio común de diálogo. Sólo podía agradecer la oportunidad para volver a trabajar por la dignidad de mi profesión y reivindicar labor desarrollada por la UARM ( Unión de Actores de la Región de Murcia) que desde hace 5 años agrupa al colectivo al que pertenezco.

Para aquellos que desconozcan la situación de mi profesión, baste con recordar que, “A lo largo del último año, solo el 43 por ciento de los intérpretes realizó algún trabajo sobre los escenarios o frente a las cámaras”. Este apunte del estudio de AISGE (la entidad que gestiona en España los derechos de propiedad intelectual de los actores profesionales), realizado en 2016 con una muestra de más de 3000 socios, perfila un panorama desolador, como ya planteó mi compañero Salvador Serrano, presidente de la UARM. Dicho informe, se refiere a un análisis a nivel nacional que, en nuestra región, todos sabemos que no es ni de lejos una aproximación; es netamente peor.

La UARM, la primera organización que ha luchado por la dignidad del oficio del actor en nuestra región, ha seguido tres líneas de acción: la formación, el asesoramiento jurídico y laboral y la promoción profesional. Estas vías de intervención constituyen los pilares de una asociación que, defendiendo el espacio profesional de un colectivo, ha querido constituirse en un frente común y actúa en su propio nombre.

Esto no es óbice para que también podamos unir fuerzas con otras asociaciones y colectivos profesionales. Todos aquellos que trabajamos en el teatro de esta región, componemos el tejido de las artes escénicas de Murcia y debemos cooperar en el sostenimiento de esa trabazón: tejer unidos sobre la base de que todos aspiramos a vestirnos del mismo paño.

He dicho que hace cinco años nos constituimos en asociación en esta región, sin embargo, los actores siempre estuvimos ALLÍ. Mucho antes de que se diferenciasen las diferentes profesiones del teatro hubo un actor, antes del autor de comedias clásico, antes del dramaturgo, antes del director, del productor, del distribuidor, del programador, del coordinador de teatros municipales, del concejal, de la consejería de cultura y del sangrante 21% de IVA que nos sigue estrangulando (los cachés que facturan las empresas continúan al 21%: la reducción es sólo para las entradas). Antes de todos ellos, hubo alguien que se puso de pié junto a una hoguera, que se subió encima de un cajón en una plaza y contó historias a otros que le escuchaban y que, tal vez, le aplaudieron al terminar…Y cuando todos ellos no estén, todos los que vinieron después, seguirá habiendo un ACTOR o ACTRIZ. Somos la pieza imprescindible de ese tejido, esa RED TEATRAL, que tanto echamos de menos en Murcia desde 2010.

Los actores somos obstinados en el ejercicio de nuestra tarea, porque nuestro ARTE es un impulso vocacional. Tristemente, aunque el amor melodramático mueve montañas, el amor al arte no hace sino menoscabar las condiciones dignas de trabajo. En no pocas ocasiones, los profesionales estamos haciendo de nuestro trabajo el único sostén del teatro, en condiciones de miseria artística y poniendo en peligro supervivencia de que según la RAE, ‘capacidad, habilidad para hacer algo’, es un arte.

Esto se debe a que la explotación de nuestra habilidad, nuestra competencia profesional, se mantiene en los límites de la heroicidad; cuando para sobrevivir un actor trabaja en los límites de la legalidad, necesita trabajar como mercenario de mil proyectos o tener una segunda profesión se le está pidiendo un sacrificio que no hace sino herir de muerte el sentido de un desempeño PROFESIONAL. Este es el rasgo habitual de los actores de nuestra región.

La ocasión que nos reunió frente a una mesa redonda, el Día Mundial del Teatro, era sin duda motivo de celebración: dialogar en torno a un punto de encuentro es una pequeña conquista, un pequeño nudo en esa red de sostenimiento mutuo. Para mí, el foco principal debería ser el acuerdo tácito en la necesidad de actuar unidos, frente a aquellos que tratan de esclavizarnos con la lógica.

Nos hablan de ‘la lógica de mercado’ para hacernos creer que sólo la economía puede guiar nuestros pensamientos y nuestros actos. Hoy, más que nunca, me parece que tiene vigencia un texto de Unamuno, ‘Amor y pedagogía’, que nos recordaba que «sólo la lógica da de comer»  Si bien, es cierto que se refería al poder liberador de lo cómico, de lo que nos habla, en el fondo, es de la esclavitud de la razón, la mesura y la medianía. Todos ellos son conceptos cargados del vacío intelectual de nuestras élites económicas (las sociales y políticas van de la mano), que ponen en valor la actitud del ‘esclavo’ que decide rebelarse: «¿Pero es que no hay algo  grande, algo sublime, algo sobrehumano, en esa rebelión del pobre esclavo?»

Ese algo sublime es la experiencia teatral y tratar de hacer teatro profesional en Murcia un acto rebeldía.  La reivindicación de la DIGNIDAD de nuestro trabajo es en sí mismo un acto revolucionario y éste ha sido, hasta la fecha, el principal objetivo de la UARM.

Karmen Heredia, es actriz e investigadora teatral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha