eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Incertidumbre

A Pablo Iglesias le ha salido barato el CD del rapero Tote King que regaló al presidente de Cantabria. Miguel Ángel Revilla no pidió explícitamente el voto para Podemos pero, a veces, bastan los piropos.

- PUBLICIDAD -
Iglesias ha regalado a Revilla un disco del rapero Tote King. | NACHO ROMERO

Iglesias regaló a Revilla un disco del rapero Tote King. | NACHO ROMERO

Ya lo dijo Revilla en la rueda de prensa que ofreció la semana pasada junto a su colega Pablo Iglesias. Le informó, por si no estaba enterado, de que Cantabria era una comunidad pepera. Y el Partido Popular ha ganado a pesar del castigo que ha recibido de sus electores, de esos 59.664 votantes que no han confiado, esta vez, en la formación conservadora premiando a Ciudadanos, que suma más de 50.000 papeletas y un escaño. Escaño que estará representado por el polémico Carlos Pracht, que lo mismo dice que el aborto es una forma de violencia, que a las pocas horas envía una nota pidiendo disculpas.

Se repite el varapalo para un Partido Popular que no supo gestionar su mayoría absoluta en Cantabria y que pierde en estas generales el equivalente a lo que gana Ciudadanos, al que habrá que preguntar si, como apunta, pretende fusionar o eliminar ayuntamientos.

Es evidente que la visita a Cantabria del candidato de Podemos, Pablo Iglesias, apadrinado por el líder autonómico, Miguel Ángel Revilla, le ha salido bien para rescatar el voto regionalista y lograr el escaño que ha recaído en Rosana Alonso, a la que también han podido ir buena parte de los 13.666 votos que ha perdido el Partido Socialista que, sin embargo, mantiene su escaño.

A Iglesias le ha salido barato el CD del rapero Tote King que regaló al presidente de Cantabria. Revilla no pidió explícitamente el voto para Podemos pero, a veces, bastan los piropos. Y Podemos ha logrado ser, por ejemplo, primera fuerza en Castro Urdiales. Lo que parece no haber conseguido la formación morada es hundir a Izquierda Unida, que bajo el paraguas de una plataforma de unidad ha mejorado su resultado en relación a 2011 y a pesar del tirón de Podemos.

El bipartidismo cede terreno a las nuevas formaciones que irrumpen con fuerza. El PSOE, a pesar de ser oposición y jugar con ventaja respecto al PP, al que estos cuatro años de Gobierno le han pasado factura, pierde en confianza pero, sin embargo, podría gobernar.  Lo mismo que le ocurrió en las elecciones autonómicas. El PSC-PSOE supo camuflar su derrota en el pacto alcanzado con el PRC para volver al Ejecutivo. En estas generales le toca a Pedro Sánchez gestionar un pacto de izquierdas que evite otras elecciones. La opción de arrimarse al PP le puede salir caro.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha