eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Experto dice que el "factor de acierto" en la detección de la radicalización violenta "nunca va a ser del 100%"

El director del Centro de Estudios Estratégicos e Inteligencia ICFS de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y experto en terrorismo, Luis de la Corte, ha asegurado este jueves en Santander que las políticas de contraterrorismo de la Unión Europea (UE) y España se orientan actualmente hacia la "prevención" y "detección temprana" de la radicalización violenta en ámbitos como el yihadismo, pero que "el factor de acierto nunca va a ser del cien por cien".

- PUBLICIDAD -

Así, ha explicado que estas políticas "requieren recursos, requieren tiempo" y que "detectar los procesos de radicalización a veces es posible y otras veces, francamente, no es posible y las opiniones públicas deben ser conscientes de ello".

Del mismo modo, considera que en algunos casos la radicalización "será reversible y en otros casos a lo mejor será demasiado tarde". "Insisto, por muy perfectas que sean las medidas a aplicar, por muchos recursos que tengamos, de momento no son suficientes, no va a haber un éxito del cien por cien. Lo que sí va a haber, probablemente, es una reducción de casos de radicalización y una reducción del riesgo", ha incidido.

Esto se debe, en su opinión, a que "uno de los problemas" para la detección temprana es que las cifras actuales de personas atraídas por la ideología yihadista, u otras ideologías, y movilizadas hacia zonas de conflicto donde hay actividad yihadista, suponen un número "que consume todos los recursos que tienen las agencias de seguridad e inteligencia para detectar y prevenir".

Por ello, considera "importante" que la sociedad civil y actores de la Administración no relacionada con la seguridad "traten de colaborar en la detección de radicalización en fases tempranas", para lo que es necesario, según ha añadido, que "estén familiarizados con la fenomenología de la radicalización, tengan una idea mínima de en qué consiste",

Así lo ha señalado en declaraciones a los medios después de intervenir en la 'XV Escuela de Psicología 'José Germain'. Psicología de la adolescencia. Sus riesgos y problemas' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Este experto ha calificado de "tremendamente dura en el plano personal y social" la situación que viven las personas cuyos familiares cercanos, maridos, esposas o amigos se radicalizan, por lo que "requieren apoyos".

De hecho, ha recordado que ha habido "casos de éxito y colaboración" por parte de familiares "que han avisado de los riesgos que sus parientes tenían o de las actividades en las que podían estar implicados". "Esa es una dinámica de trabajo que hay que potenciar en el futuro", ha defendido.

EL 'AGENTE ENCUBIERTO 2.0', UNA HERRAMIENTA "MUY ÚTIL"

En su intervención previa en la Escuela, ha advertido de que en los últimos años "la radicalización violenta se está acelerando de forma exponencial" con Internet y que este proceso es un "proceso de procesos con pasos que no se producen de forma mecánica", ya que "hay personas que no llegan a actuar".

"Este es un mensaje de esperanza", ha apostillado De la Corte en la Escuela, al tiempo que en declaraciones a la prensa ha calificado de "muy útil" la nueva figura del 'agente encubierto 2.0' introducida en la legislación española.

Esto se debe, a su juicio, a que tratará de "detectar en qué medida las instrucciones que se dan se pueden tomar como indicios de radicalización o no" por parte de "personas en sus interacciones con miembros de grupos terroristas o personas ya radicalizadas".

"Se trata de detectar de la forma más temprana posible que procesos de radicalización que dependen cada vez más de comunicación vía Internet, aunque no sólo, no se lleguen a traducir ni en un desplazamiento a zonas de conflicto ni en una integración en organizaciones terroristas o en la constitución de grupos terroristas nuevos o la realización de atentados de actos solitarios", ha relatado.

También ha señalado que los expertos saben que los procesos de radicalización violenta son "complejos", con la existencia de "diferentes patrones" y factores macrosociales o individuales de adhesión, llegando a haber cuatro perfiles, como "inmigrantes que se radicalizan en países en los que no han nacido" sin ser inmigrantes de segunda o tercera generación; una "ruptura" de sus "expectativas de vida"; conversiones al "Islam violento" que "han acabado en filas terroristas"; o "delincuentes marginales".

AUMENTO DE CONVERSOS "AL ISLAM VIOLENTO" Y PERSONAS CON "TRASTORNOS"

En este sentido, ha señalado que en los últimos años está aumentando el número de personas conversas "al Islam violento", un "problema relativamente nuevo y creciente" --4.000 europeos y 178 españoles de 30.000 combatientes en Siria, tal y como ha precisado-- y "un aumento de personas con trastornos, con desequilibrios mentales, personas particularmente impredecibles a la hora de traducir la radicalización en violencia".

Además de destacar las iniciativas de "contranarrativa" y educativas basadas en "promoción de valores, pensamiento crítico y educación en la convivencia para evitar problemas de discriminación, agravios e islamofobia", ha incidido en la formación de profesionales en contacto con personas que están "en especial riesgo de radicalización", entre las que ha mencionado a la juventud.

Concretamente, se ha referido a jóvenes que han nacido en países europeos con ascendencia musulmana y que "en algunas ocasiones, con razón o sin ella, no se sienten ciudadanos con igual derecho que los demás". Del mismo modo, califica de "fundamental" la "información y la sensibilización" y ha destacado en la Escuela que actualmente "es difícil" que en España haya "imanes radicales" que "secuestren mezquitas".

De la Corte ha incidido en las políticas orientadas a "estrechar vínculos y crear relaciones con las comunidades vulnerables, las comunidades musulmanes, que son las que primero padecen el propio problema de la radicalización porque son hermanos, hijos, nietos o amigos los que se radicalizan y son el objetivo principal de los reclutadores".

Al mismo tiempo, ha hecho hincapié en las políticas de apoyo a organizaciones de "Islam moderado, que están en contra de la violencia, como la mayoría de los musulmanes, por otro lado". En este sentido, durante la intervención previa en la Escuela asegurado que "la mayoría" de las personas "no acaban adhiriéndose al radicalismo violento", sino que quienes lo hacen son "una minoría dentro de una minoría".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha