eldiario.es

Menú

“Hablar de engaño en la RGI y no abordar el fraude fiscal es hacer trampa”

Los profesores Félix Arrieta e Íñigo Calvo reconocen que el sistema de protección social puede tener fallos, pero advierten de que el fraude hay que abordarlo desde una perspectiva global: social, laboral y fiscal.

- PUBLICIDAD -
Los profesores Félix Arrieta (primero por la izquierda) e Íñigo Calvo, en el Parlamento.

Los profesores Félix Arrieta (primero por la izquierda) e Íñigo Calvo, en el Parlamento.

“Es mucho más costoso para la sociedad dejar caer a una familia en la exclusión social que mantenerla a flote gracias a las ayudas públicas” Los profesores de la Universidad de Deusto, Félix Arrieta e Íñigo Calvo, defienden el sistema de protección social como una inversión rentable para el conjunto de la sociedad y, por eso, cuando ven como se relaciona fraude con la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) advierten de que “el fraude hay que abordarlo desde una perspectiva global: social, laboral y fiscal”. “Centrarse solo en la RGI y no hablar del fraude fiscal, que hace mucho daño, es hacer trampa”, recalca Calvo.

Arrieta, profesor del Departamento de Trabajo Social de la Universidad de Deusto (campus de Donostia) e Íñigo Calvo, profesor de Deusto Business School, han comparecido en el Parlamento vasco para explicar cómo revierte en la economía vasca la inversión en políticas sociales, en políticas activas de empleo y en el sistema de Garantía de Ingresos. Calvo ha puntualizado que aunque 2015 y 2016 sean los años en los que la economía despegue, en Euskadi muchos desempleados no podrán volver al mercado de trabajo. “Ahora, el 64% de los desempleados es de larga duración. La crisis ha dejado en el mercado laboral vasco una gran cicatriz y un importante riesgo de cronificar a miles de personas en el desempleo. Y desde el paro a la exclusión hay un paso y no es muy grande”.

Con esta lectura de situación, Calvo y Arrieta recalcaron que “la RGI es el último dique de contención para evitar la exclusión, el muro de contención frente a la pérdida de empleo”.

En los últimos tres años, Euskadi ha gastado 1.313 millones en la RGI y la Prestación Complementaria de Vivienda. El fraude ha ascendido en este tiempo a 3,8 millones de euros, el 0,3% del total. “Todo sistema de organización”, ha explicado Calvo, “tiene fallos. Aquí hay capacidad de mejora, pero no se puede perder de vista que el fraude es todo: social, laboral y fiscal. Cómo se puede ver el problema solo en una parte? El fraude hay que abordarlo como un todo”. Y prueba de ello, es que el fraude fiscal en Euskadi es muy superior al de los países de Europa occidental. “Uno de cada cinco euros no pasa por el radar de Hacienda. Euskadi tiene superpoderes en materia fiscal, pero existe una dejación de responsabilidades”. En esta línea, ha abogado por una mayor coordinación de la lucha contra el fraude entre todas las administraciones.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha