eldiario.es

Menú

Villalabeitia: "Queremos más beneficios para fortalecer la obra social"

Gregorio Villalabeitia, sucesor de Mario Fernández al frente de Kutxabank, reconoce la desconfianza existente en la sociedad en los bancos y sabe que los reguladores bancarios "pondrán el ojo en la sostenibilidad del modelo de negocio de las entidades finacieras".

Asegura que no va a renunciar "a nada a la hora de configurar su futuro como entidad".

En su primera comparecencia tras ser nombrado presidente de Kutxabank, Villalabeitia admite que el reto que tiene por delante es "muy difícil" y el futuro será "muy exigente".

- PUBLICIDAD -
El nuevo presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, segundo por la izquierda

El nuevo presidente de Kutxabank, Gregorio Villalabeitia, segundo por la izquierda

Gregorio Villalabeitia tiene por delante la difícil tarea de empastar en el futuro de Kutxabank. Y así lo ha admitido en su primera comparecencia esta mañana tras ser nombrado nuevo presidente del banco vasco."Goio conoce la casa, Goio es la casa", ha apuntado Xabier Sagredo antes de darle la palabra al nuevo piloto de Kutxabank. Un comandante en jefe que deberá llevar la nave en las aguas turbulentas del sistema financiero y de las mayorías políticas en Euskadi, después de que el PNV haya dado la espalda a Fernández y su hoja de ruta de privatización y salida a bolsa de la entidad. Y asegurar la obra social de las tres fundaciones, a las que ha anunciado su voluntad y objetivo de lograr mayores beneficios para "poder mantener y en su caso fortalecer la obra social, que es nuestra razón de ser y lo que nos diferencia" del resto de entidades.

Villalabeitia ha reconocido la desconfianza de la ciudadanía en el sistema financiero tras los sucesivos escándalos financieros a los que no se ha referido en una intervención en la que no ha habido posibilidad de hacer preguntas. "Debemos recuperar la confianza en el sistema financiero", ha señalado.

El nuevo presidente de Kutxabank, nombrado esta misma mañana, sabe que los reguladores bancarios -el Banco de España y el Banco Central Europeo, "pondrán el ojo en la sostenibilidad del modelo de negocio de las entidades finacieras". Ha abogado por "no mirar tanto a los 'test estrés'", sino por "poner el foco en aspectos como el negocio bancario, sin bajar un ápice la calidad del riesgo". Ha indicado que Kutxabank tiene "músculo, determinación y trayectoria" y no va a renunciar "a nada a la hora de configurar su futuro como entidad".

Tanto Xabier Sagredo, responsable de BBK, como el propio Villalabeitia han alabado la labor de Mario Fernández al frente de Kutxabank en esto seis años. No han ahorrado elogios. Pero ahora toca mirar a la nueva etapa. Villalabeitia ha admitido que el reto que tiene por delante es "muy difícil" y el futuro será "muy exigente".

Gregorio Villalabeitia ha tenido una amplia trayectoria en el mundo financiero y económico. Licenciado en Ciencias Económicas en la Comercial de Deusto, granero del que se ha nutrido la clase dirigente de este país, inició su recorrido financiero en el Banco de Vizcaya en 1977. Pero conoce la cultura que dio lugar a la BBK. En 1988 ya fue director adjunto de la Caja de Ahorros Vizcaína, germen junto a la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao de la BBK que lideró con éxito otro hombre del Vizcaya, José Ignacio Berroeta, proceso de fusión en el que participó.

Posteriormente, ante las diferencias internas en la entidad vizcaína, Villalabeitia la abandonó en 1989 y pasó a la dirección general del Banco Cooperativo Español, consejero delegado del Banco de Crédito Local en Argentaria y consejero delegado en Caja Postal. En 2001 formaba parte del Consejo de dirección del BBVA, bajo la presidencia de Francisco González.

El sucesor de Fernández al frente del banco vasco es un gran conocedor también del entramado industrial de este país. No en vano ha sido miembro de los consejos de administración de Repsol, Telefónica entre otras en representación del BBVA. De hecho, en el BBVA pilotó la Banca e Inversiones Global y de Mercados, así como el Grupo Industrial de esa entidad financiera. Ahí, en la cartera industrial de la entidad financiera, deberá demostrar también la vocación de arraigo de Kutxabank con Euskadi y su tejido industrial, algo que algunos cuestionan si finalmente la entrada de capital privado y la posibilidad de salir a bolsa alejan los órganos de dirección real de Euskadi. Y esa hoja de ruta dibujada por Mario Fernández, que no cuenta con el apoyo ni del PNV ni del lehendakari Urkullu, ha estado detrás de su salida.

La Junta de Accionistas de BBK, una entidad con 61.587 millones de euros de activos, 6.500 empleados y 76 millones de beneficios en el primer semestre, ha nombrado a primera hora de la mañana a Gregorio Villalabeitia como sucesor de Mario Fernández. A continuación, el consejo de Administración le ha designado como presidente de la entidad financiera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha