eldiario.es

Menú

"Antes de Navidad volveremos a Podemos"

Los junteros expulsados del partido morado en Álava inician curso político bajo la marca Orain Araba, que busca un hueco propio en el grupo mixto, aunque con la esperanza de que se declare nula su salida de la formación tanto en vía interna como en vía judicial

- PUBLICIDAD -
Los críticos de Podemos, detrás de la Virgen Blanca, apoyando a los 'okupas' de Errekaleor

Los críticos de Podemos, detrás de la Virgen Blanca, apoyando a los 'okupas' de Errekaleor

Los cuatro junteros alaveses expulsados de Podemos por romper la disciplina de voto en el debate presupuestario del pasado otoño, Koldo Martín, Juan José Celorio, José Javier Bizarro y Daniel Trujillano, estrenan curso político integrados ya en el grupo mixto de las Juntas Generales bajo la nueva marca Orain Araba, que asegura representar la esencia del programa con el que la formación morada se presentó a las elecciones forales de 2015. En público y en privado no dudan en cargar contra la formación que acabó apartándolos y aluden incluso a su "financiación irregular". Pero donde hubo llamas, quedan chispas y el cuarteto está dispuesto a regresar al partido. "Si todo lleva la velocidad que tiene que llevar, antes de Navidades podremos reincorporarnos al partido", han explicado aludiendo a un resquicio de la normativa interna de Podemos, cuya Comisión de Garantías vive una profunda crisis.

Martín, Celorio, Bizarro y Trujillano entienden que todas las decisiones de ese tribunal del partido adoptadas con suplentes han de ser "declaradas nulas de pleno derecho" ya que contravendrían las resoluciones emanadas de Vista Alegre II. La expulsión de estos díscolos, según han explicado en un encuentro con periodistas celebrado este miércoles en Vitoria, la adoptó un plenario de cinco personas, dos de ellos no titulares, por lo que tienen claro que deberían regresar a las filas moradas a no más tardar en Navidad. Fuentes de la Ejecutiva de Podemos puntualizan, ante estas manifestaciones, que ello no supondrían su reincorporación automática al grupo del partido en las Juntas Generales.

En paralelo, los críticos se hallan "en vías de presentar un recurso judicial" para hacer frente a su expulsión "en base a una vulneración de la Ley de Partidos". También por esta vía se solicita la "nulidad del expediente de expulsión".

No es el único frente judicial abierto. Uno de los cuatro ex de Podemos, Koldo Martín, mantiene abierto también un expediente por un supuesto cobro irregular de dietas en las Juntas Generales. Martín contraatacó con querellas por injurias contra distintos cargos del partido que realizaron valoraciones públicas sobre el asunto, aunque con distinto éxito. El expediente judicial relativo a Lander Martínez, secretario de Organización y portavoz en el Parlamento, fue residenciado en el Tribunal Superior de Justicia al tratarse de un aforado pero quedó archivado porque, según la resolución judicial, a Martínez no sólo le ampara la libertad de expresión y la inviolabilidad parlamentaria, sino que Martín debería aceptar la crítica sobre asuntos de interés común al ser un cargo público. Un juzgado de instrucción de Vitoria, por su parte, mantiene abierta la causa contra el resto de cuadros morados denunciados, aunque fuentes de Podemos explican que ya se ha hecho llegar a la juez del caso la resolución del Superior y se ha solicitado el archivo.

El hueco de Orain Araba: pugna con IU

La llegada de Orain Araba al grupo mixto de la Cámara foral alavesa ha supuesto un nuevo vendaval político en la institución. Hasta ahora, ese grupo lo integraba José Damián García Moreno (IU-Equo/Irabazi) y el ex de Ciudadanos Miguel Ángel Carrera, ahora oficialmente independiente. Ambos, aunque sobre todo García Moreno, han lamentado que la llegada de los cuatro expulsados pueda suponer una merma en sus recursos y en sus tiempos para participar en los debates plenarios y de comisiones.

Orain Araba insiste en una solución "salomónica" que supondría que ellos asumieran dos tercios de las prerrogativas previstas para el grupo y que el otro tercio quede para IU-Equo y el ex de Ciudadanos. García Moreno, en cambio, ha manifestado su discrepancia y exige mantener su cuota de participación en la vida parlamentaria. "Son tránsfugas, son no adscritos. Nosotros somos los únicos que representamos en el mixto a una candidatura que se ha presentado a unas elecciones y los otros cinco están expulsados, uno de Ciudadanos y otros de Podemos. Están haciendo un abuso. Que se cree un grupo de 'no adscritos', el mixto no está para esto", explica el representante de la coalición Irabazi.

Los expulsados ahora agrupados bajo la marca Orain Araba insisten en que es "inaceptable" que los tiempos y recursos se repartan a partes iguales entre los ex de Podemos, el ex de Ciudadanos y García Moreno (también el PNV y el PSE-EE, con 13 y 5 escaños, tienen el mismo trato a esos efectos) y acusan a IU-Equo de sólo buscar mantener sus ingresos económicos como hasta ahora. Bizarro ha denunciado incluso que no sólo no haya acuerdo, sino que Irabazi se esté negando a firmar el desacuerdo para dejar la solución en manos de la Mesa de la Cámara, presidida por el nacionalista Pedro Elosegi. En el contexto  de que IU-Equo pudiera pasar al grupo oficial de Podemos (como ocurre en el Parlamento Vasco y en las Cortes Generales), algo que ahora mismo está en "stand by" en Álava, los díscolos de Podemos entienden que las "maniobras" de García Moreno responden a un "acuerdo" con la Ejecutiva de la formación morada para continuar el "desgaste" a quienes ahora se han convertido en Orain Araba.

El programa genuino de Podemos

Orain Araba ha explicado también por qué manifestaron sus dudas sobre continuar en las Juntas Generales y luego optaron por pasar al mixto. Según ha indicado Trujillano, en 2015 dieron su "palabra" política "para cuatro años" y tienen "muchos apoyos" en los círculos que, tras la expulsión, les han animado a continuar y a defender el programa genuino de Podemos. "Tenemos 40/50 personas siempre detrás", han asegurado. 

Los junteros han explicado que durante este curso político defenderán iniciativas en cuatro áreas fundamentales: la política del agua, luchar por defender a municipios, concejos y cuadrillas frente a la macrocefalia de Vitoria y las prácticas "caciquiles" en las provincias, impulsar una reforma fiscal de izquierdas y defender medidas contra el desempleo y para mejorar los derechos sociales.

El enigma de Polaina

El grupo de Podemos en las Juntas Generales lo componían ocho personas. Cuando ocurrió el cisma el pasado año, cuatro acabaron expulsados por romper la disciplina de voto y tres mantuvieron la línea oficial. La octava, Mari Cruz Polaina, ha estado de baja durante todos estos meses y sólo se ha dado de alta (aunque no reincorporado al trabajo aún) ahora, a la vuelta del verano. Polaina ha apoyado manifiestos de los junteros críticos pero formalmente no pesa sobre ella ninguna medida disciplinaria. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha