eldiario.es

Menú

López descorcha la botella del PSE-EE

La voluntad del exlehendakari de concurrir a las "primarias abiertas" del PSOE abre la puerta a la 'renovación pactada' en el socialismo vasco, acuerdo que forjarán, como siempre, los aparatos de Bizkaia y Gipuzkoa.

Por primera vez en muchos años el PSE tiene tiempo para hacer una transición ordenada, dado que la fecha más probable para la celebración de las primarias es octubre de 2014, algo que fijará el Comité Federal de enero.

- PUBLICIDAD -
Patxi López da por terminada la "travesía del desierto" del PSOE

Patxi López da por terminada la "travesía del desierto" del PSOE tras el "éxito" de la Conferencia Política. /EFE

Patxi López pasó todo el fin de semana de la Conferencia Política de PSOE testando sus posibilidades y conociendo los posibles apoyos para ser el cabeza de cartel del socialismo español. No fue lo único que hizo, claro está, pero todos los miembros que componían la delegación vasca consultados por este periódico tienen ya claro que el líder del PSE "va a jugar a tope en las primarias". "Está lanzado", repiten dirigentes socialistas y en su círculo más próximo. Aunque por respeto a los tiempos pactados en la Conferencia Política, en principio ninguno de los posibles candidatos tiene previsto oficializar su candidatura hasta que el Comité Federal dé el banderazo de salida a las "primarias abiertas" en su reunión de enero.

Hasta aquí, las previsiones que están encima de la mesa del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, una vez que la líder emergente en el partido, la andaluza Susana Díaz, cerró cualquier tipo de posibilidad de adelantar el proceso de primarias, como había solicitado el líder madrileño Tomás Gómez. Díaz, que realizó un discurso vibrante y sin papeles en la sesión inaugural de la conferencia del pasado fin de semana, también necesita tiempo para consolidar su nueva posición en el partido y para jugar, más adelante, con la todopoderosa federación andaluza la partida que considere más oportuna. Está por ver cuál.

La voluntad del exlehendakari de concurrir a las "primarias abiertas" del PSOE abre la puerta a la renovación pactada en el socialismo vasco, acuerdo que forjarán, como siempre, los aparatos de Bizkaia y Gipuzkoa. Pero esa transición -que se pretende ordenada- no estará exenta de ciertos riesgos y de algunas tensiones. Lo contrario supondría una novedad de calado en un partido acostumbrado a abrirse en canal en público y sacar al ágora pública algunas de sus miserias. "Lo vamos a gestionar con inteligencia. Y hay tiempo para hacer las cosas bien", apunta una de las personas que está llamada a pilotar esa transición en compañía del territorio hermano.

Por primera vez en muchos años, el PSE tiene tiempo para hacer una transición ordenada, dado que la fecha más probable para la celebración de las primarias es octubre de 2014. Y sin una espada de Damocles como la que puso encima de la Ejecutiva Nicolás Redondo Terreros cuando un buen día de Santo Tomás anunció su espantada en una Ejecutiva celebrada en Vitoria, en diciembre de 2001. Se abría así una crisis descomunal que el PSE no vivía desde los tiempos de Damborenea, pero también la posibilidad de forjar una alternativa creíble al PNV que tuvo sus frutos en 2009 con la llegada a Ajuria Enea de López. Pero la pregunta que realmente se hacen los sectores más vivos del partido es si los viejos aparatos están capacitados para dar respuesta a la "exigencia de renovación, que es brutal en todo el partido, pero también lo es en parte en Euskadi", añade un buen conocedor del partido que ahora desempeña responsabilidades muy relevantes en Madrid.

Ares está dando pasos atrás en política -él mismo lo cuenta a todo el que le quiera escuchar- pero eso no significa que esté amortizado. Y todavía tiene que hacer un servicio, el penúltimo, al líder de los socialistas vascos, al tiempo que ordena la transición interna si finalmente se cumple el guión y las aspiraciones.


Otro de los riesgos que nadie oculta en el PSE es que el viaje que puede iniciar Patxi López, que no es diputado en el Congreso, puede salir bien y auparle al liderazgo del partido o, bien al contrario, dejarle a medio camino. ¿Hay posibilidad de retorno para el exlehendakari una vez dado el paso y haber descorchado la botella del PSE y dar pie a la 'renovación ordenada' interna? ¿Le buscarán acomodo en la villa y corte si su particular Magical Mistery Tour no es tan mágico? ¿Tendrá que enfrentarse finalmente a Eduardo Madina en la carrera por liderar el partido? Son preguntas aun sin respuesta.

De lo que no hay ninguna duda es de que Rodolfo Ares, el coordinador de la Ejecutiva en Euskadi y de nuevo en los entresijos del aparato en el PSOE y del proceso de primarias venidero, estará ahí para contarlo. Y para ahormar el proceso en ciernes. Ares está dando pasos atrás en política -él mismo lo cuenta a todo el que le quiera escuchar- pero eso no significa que esté amortizado. Y todavía tiene que hacer un servicio, el penúltimo, al líder de los socialistas vascos, al tiempo que ordena la transición interna si finalmente se cumple el guión y las aspiraciones de unos y otros. Ya lo hizo en los meses anteriores a marzo de 2002, en el congreso extraordinario que colocó a Patxi López al frente del partido, tras ganar de calle a sus dos contrincantes: el alcalde de Ermua, Carlos Totorika, y la exconsejera de Asuntos Sociales en el gobierno del lehendakari López, Gemma Zabaleta.

El viaje está a punto de empezar. Las incógnitas se irán resolviendo por el camino.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha