eldiario.es

Menú

El Plan de reactivación prevé la contratación directa de jóvenes en paro por los municipios

El Gobierno vasco aprueba en su reunión del martes el plan de reactivación económica (2014-2016) pactado entre PNV y PSE-EE en septiembre, que incluye una inversión de 6.475 millones de euros hasta el final de la legislatura.

El programa marco se irá ejecutando por fases y arrancará con uno de los objetivos prioritarios: la lucha contra el desempleo juvenil y de larga duración, del que se beneficiarán unos 8.600 jóvenes en los tres años.

Delegaciones de ambos partidos, encabezadas por sus respectivos líderes, Andoni Ortuzar y Patxi López, y varios consejeros del gabinete Urkullu certifican en un encuentro la buena salud del acuerdo y su cumplimiento.

- PUBLICIDAD -
España fue el sexto mayor aportador de inmigrantes a Alemania en 2012

Jóvenes rellenan unos documentos en unas pruebas para irse a trabajar al extranjero.

Los máximos líderes del PNV y del PSE han dado un espaldarazo al acuerdo firmado en septiembre pasado y que incluye una inversión en los próximos tres años superior a los 6.475 millones. Los últimos datos de desempleo de la EPA en Euskadi (15,76% en 2013) confirman uno de los objetivos prioritarios de ese plan: la lucha contra el paro juvenil (más del 50%) y de larga duración en los municipios vascos. Por eso ambos partidos incluyeron en su acuerdo una propuesta que hoy aprueba el Ejecutivo vasco dirigida específicamente a los parados de larga duración y a los jóvenes sin experiencia laboral. El plan, que desarrollará la consejería de Empleo que dirige Juan Mari Aburto, prevé ayudas a la contratación de estos colectivos y con especial incidencia en las comarcas con más tasa de desempleo. 

Auque el acuerdo no citaba expresamente cuántos jóvenes se iban a poder beneficiar de esa contratación directa entre 2014 y hasta 2016, algunas fuentes socialistas han cifrado en unos 8.600 los jóvenes que podrían beneficiarse de este tipo de contratación en los municipios con tasas de paro por encima de la media vasca, según acordaron ambos partidos. Esto incluye municipios gobernados por socialistas y peneuvistas, pero también por EH Bildu. La dotación para 2014 es de 16 millones de euros, según anunció Patxi López.

"Los más de 160.000 parados que tenemos en Euskadi, muchos de ellos jóvenes (una generación entera a la que estaríamos abandonando al abismo del desarraigo social), deben ser una llamada de alerta para todos nosotros y deben encontrar repuestas a sus necesidades", reconoció López.

Por su parte, Andoni Ortuzar calificó el programa de "realista y ambicioso" porque pretende "relanzar la actividad de las Pymes y los profesionales autónomos con un enfoque orientado al futuro económico". El líder el PNV apuntó que el futuro económico pasa por "la estabilidad en la inversión, el apoyo decidido a la industria, el espíritu de la innovación en el interior de la empresa y también la apertura de nuevos mercados y la internacionalización".

De hecho, las otras patas del Programa Marco, que aprueba el consejo de Gobierno aunque se irá materializando por fases, prevén una programa específico de estímulo empresarial para asegurar financiación, a través de avales, a las empresas con unas determinadas características: firmas con proyectos solventes que creen empleo en Euskadi, que impulsen contratos de exportación o estén en fase de abordar proyectos de inversión de alto valor añadido en I+D+i.  

El acuerdo incluye también un "Plan Interinstitucional territorializado de inversiones en infraestructuras generales estratégicas generadoras de empleo (transporte, vivienda, científicas, medio ambiente, etc..), dando continuidad a iniciativas previstas anteriormente", algo que supone inversiones en una docena larga de proyectos, algunos de los cuales ya estaban en marcha desde la etapa del PSE en el Gobierno. Finalmente, se prevé establecer un 'Fondo Euskadi' para dotar de capital a nuevas iniciativas empresariales, con un tratamiento fiscal específico.


Rentabilizar el acuerdo de septiembre

Hasta aquí, algunas de las políticas incluidas en el plan que aprobará hoy el Ejecutivo que encabeza Íñigo Urkullu. Los socialistas querían comprobar el cumplimiento del 'Acuerdo para una Euskadi más moderna, solidaria, sostenible y competitiva' y de paso rentabilizar también la aprobación del plan por parte del Ejecutivo de Urkullu. Pero el objetivo de la foto y del encuentro de esta tarde -"al más alto nivel"- era también acabar con las suspicacias que habían nacido en una materia que, precisamente, quedó fuera del acuerdo cerrado entre socialistas y peneuvistas en septiembre: el de la pacificación, la convivencia y el final ordenado de ETA.

Cobra una mayor importancia ante el distanciamiento que se ha producido entre ambos partidos tras la decisión del PNV de pactar con Sortu una manifestación ante la prohibición de la Audiencia Nacional de la tradicional marcha de enero en favor del acercamiento de los presos de ETA y la propuesta remitida por el lehendakari a Sortu y el contacto con este partido para intentar afianzar el proceso del final ordenado de la violencia en Euskadi y la desaparición definitiva de ETA. Unos contactos y una propuesta que el Ejecutivo se vio obligado a confirmar tras hallar la Guardia Civil el documento en la redada contra los abogados de presos etarras y ser posteriormente filtrado a un periódico.

Con la reunión, los socialista admitían que de alguna manera se "culmina" los contactos mantenidos entre ambos partidos y el Gobierno vasco en las últimas fechas, para garantizar que el Plan asumiera los compromisos en materia de lucha contra el paro e incentivación de la economía contemplados en el citado acuerdo. Pero también para frenar suspicacias por los movimientos del nacionalismo, tanto en Sabin Etxea, como en Ajuria Enea. Fuentes socialistas aseguraron que se ha dado "por zanjado" ese desencuentro.

A la reunión han acudido, además de Ortuzar y López, la secretaria del EBB, Pilar García de Salazar, en representación del PNV, al tiempo que la delegación del PSE la completaban José Antonio Pastor, Rodolfo Ares, Txarli Prieto e Idoia Mendia. Por el Gobierno vasco han estado los consejeros de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia; el de Economía y Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria; y el de Empleo y Políticas Sociales, Juan María Aburto, los tres consejeros que participaron en las reuniones entre socialistas y peneuvistas en las que se gestó el acuerdo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha