eldiario.es

Menú

La desarticulación de la cúpula acerca el final de ETA

Tras la caída de los jefes Iratxe Sarzabal y David Pla la gran pregunta que se hace la sociedad vasca es si la banda terrorista ha recibido la puntilla final

- PUBLICIDAD -
Cae la cúpula de ETA con el arresto en Francia de David Pla e Iratxe Sorzábal

Iratxe Sorzábal y David Pla.

La nueva desarticulación de la cúpula de ETA a cargo de la Guardia Civil ha vuelto a reabrir una eterna interrogante: ¿Es la puntilla para ETA? ¿Se podrá recuperar y establecer una nueva dirección? Las opiniones son variadas. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que la operación policial en el sur de Francia supone "el acta de defunción de ETA". Tras conocer la operación y comentar que ETA puede tener un final estrictamente policial, el proio Gobierno vasco ha recalcado que la banda terrorista debe asumir su "responsabilidad" si se produce tal hipótesis, ya que rechazó la oferta del Ejecutivo de Vitoria para su desarme ordenado, propuesta que hizo pública el pasado 21 de diciembre.

Pase lo que pase, lo que parece evidente es que se trata de un golpe sustancial a los dos de los jefes de la banda, que se suma al que la policía propinó a ETA en julio.

La detención por parte de agentes de la seguridad francesa en Saint-Jean de Pied du Port de cuatro presuntos miembros de ETA, entre ellos los delos 'jefes' David Pla e Iratxe Sorzabal, apunta hacia el principio del final. Los arrestos, que son fruto de una investigación del Servicio de Información de la Guardia Civil, también incluyen a Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, 'Ramontxo', antiguo jefe del aparato internacional de la organización terrorista, y a a dueño de la casa rural, Pantxo Flores, quien también cuenta con antecedentes por su vinculación con la organización terrorista.

Pla y Sorzabal formaban la actual cúpula de la banda terrorista y fueron los encargados de leer el comunicado que puso fin a la violencia en octubre de 2011. La Guardia Civil ha denominado 'Operación Pardines' a las pesquisas en honor a la primera víctima de ETA, el agente José Manuel Pardines, asesinado por la banda en 1963. La decisión de denominar así a la operación traslada el significado que los investigadores dan a estas detenciones, el cierre del ciclo de la lucha antiterrorista ya que son las últimas que se producirán de responsables de la organización "con peso y experiencia".

Florencio Domínguez, periodista especializado en ETA y su mundo, ha recalcado que ahora la dirección de la banda se traslada a las cárceles, donde algunos dirigentes encarcelados controlan al colectivo de presos. "Desde luego, ETA no volverá a ser la misma", ha señalado en declaraciones a la Cadena Ser.

El hecho de que David Pla e Iratxe Sorzabal hayan dirigido mano a mano la organización en los últimos tiempos por eliminación del resto de cuadros supone, según fuentes antiterrorista consultadas por la agencia Efe " un paso importante hacia el fin de la banda". En octubre de 2011, ETA declaró el fin de la violencia y desde ese momento las fuerzas de seguridad han seguido golpeando las estructuras de la banda, desde su frente de cárceles hasta la reciente desarticulación, en julio pasado, de su aparato logístico.

Sin embargo, la disolución definitiva aún podría tardar. Por ejemplo, la banda no ha mostrado ningún interés en informar del paradero de sus zulos, donde guarda su armamento y explosivos. El 21 de febrero escenificó el sellado del 1% de su arsenal en un acto que finalmente se consideró una especie de mascarada.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha