eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Salud restablece la atención a la transexualidad tras ocho meses de suspensión del servicio

Pone en marcha Transbide, una unidad específica cuya apertura fue anunciada para septiembre

- PUBLICIDAD -
ONG y sindicatos exigen aprobar de forma urgente la ley de Igualdad LGTBI

EFE

“El Servicio Navarro de Salud se ha visto obligado a posponer nuevas citas hasta la puesta en marcha de la nueva unidad” de atención a la transexualidad. La nota del SNS, emitida en agosto del año pasado, reconocía de facto que las personas transexuales, bisexuales o intersexuales de Navarra que pedían cita en la unidad de referencia para la atención de este colectivo (UNATI) recibían como respuesta el socorrido ‘vuelva usted mañana’. El propio consejero de Salud, Fernando Domínguez, aseguró que la nueva unidad que se estaba creando para adaptar el servicio a la ley foral para la igualdad de social de las personas LGTB+I estaría en marcha en septiembre. Ocho meses después de la suspensión del servicio, el Gobierno anuncia el estreno de Transbide, “una nueva unidad técnica multidisciplinar para garantizar una atención integral y de calidad a las personas transexuales, transgénero e intersexuales y sus familiares o personas allegadas”.

La principal novedad que trae la puesta en marcha de Transbide radica, básicamente, en que la atención a este colectivo no trata su realidad como una patología. De acuerdo con la citada ley aprobada en junio del año pasado, En este sentido, el nuevo modelo de atención de Transbide, regulado mediante orden foral, “establece la libre autodeterminación de la identidad sexual, derecho que no podrá ser limitado, restringido, dificultado o excluido, debiendo interpretarse y aplicarse las normas siempre a favor del libre y pleno ejercicio del mismo”.

Es decir, reconocida la autodeterminación de la identidad sexual de cada persona, ésta puede solicitar atención sanitaria sin tener que someterse previamente a una prueba médica o psicológica, como ocurría con el protocolo establecido en la Comunidad foral hasta el momento.

A partir de ahora, los tratamientos médicos o quirúrgicos “necesarios para el mejor desarrollo de la identidad sentida se realizarán a demanda de la persona interesada, previa entrevista de acogida, validación y acreditación de su condición de transexualidad mediante la oportuna autodeclaración”. Dejará de ser necesaria, por tanto, la intervención de especialistas en psiquiatría o la inclusión de un diagnóstico de salud mental.

Además, según informa el Gobierno, “la indicación de los citados tratamientos se hará previa información objetiva y científica, y tras una valoración previa compartida entre médico y paciente de los beneficios y riesgos de dicha actuación en cada persona, así como del oportuno consentimiento informado libre y voluntariamente aceptado”.

La nueva unidad, que va a ser presentada ahora a la Comisión de Atención a la Transexualidad, tramitará las nuevas citas que se produzcan, y que llevan ocho meses suspendidas. También será la responsable de gestionar las consultas de seguimiento de los pacientes que ya estaban en tratamiento, y a quienes no se había dado cita para Endocrinología o Pediatría desde que se suspendió de facto el anterior modelo asistencial.

El acceso de las personas trans a la primera consulta del programa se realizará directamente a petición propia o bien mediante la derivación por profesionales de los equipos de Atención Primaria o de los centros de Salud Sexual y Reproductiva, informa Salud. Transbide está integrada por un profesional de Psicología Clínica con formación en sexología; Educación Sanitaria con formación en sexología; Especialista en Endocrinología; y Especialista en Pediatría con formación en Endocrinología; y cuenta con profesionales consultores de referencia. Sus funciones abarcan todos los aspectos, concreta Salud: facilitar orientación e información individualizada, realizar o indicar las exploraciones y las pruebas complementarias necesarias para evaluar los beneficios y riesgos de los tratamientos y las interconsultas necesarias con los especialistas de referencia; asumir la realización de los tratamiento médicos o quirúrgicos que no precisen ser derivados a unidades superespecializadas; o prestar apoyo emocional y acompañamiento adecuado del proceso a las personas del colectivo y/o familiares que los soliciten, entre otras.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha