eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Feminismo publicitario o #feminismochic

Beyonce posó en Instagram emulando 'Rosie la remachadora', icono del empoderamiento de las mujeres

El anuncio de Kaiku sin Lactosa, en el que un grupo de mujeres blancas, con estudios y muy felices bailan y cantan como si bailar y cantar y sentirte libre fuera suficiente para terminar con el sistema patriarcal, está generando cierta controversia en las filas feministas. Que si es un horror que cae en el cliché, que si es una burda broma que desvirtúa las reivindicaciones de las mujeres, que si sólo representa un modelo de mujer muy determinado….

En los últimos tiempos diarios escritos y online, revistas para mujeres e incluso revistas del corazón publican reportajes sobre “el nuevo feminismo”, la actriz Emma Watson dio un contundente discurso en la ONU en el que se definió como feminista e incidió en la necesidad de la incorporación de los hombres al feminismo, cantantes como Beyoncé proyectan la palabra feminista en sus conciertos e incluso se visten y fotografían como Rosie la remachadora, un icono feminista creado curiosamente por gobierno norteamericano en la II Guerra Mundial para animar a las mujeres a que trabajen en las industrias armamentísticas ante la ausencia de hombres.

Seguir leyendo »

De Chunguitos estamos rodeadas

Ilustración de Núria Frago para Pikara Magazine

Ilustración de Núria Frago para Pikara Magazine

 

No salgo de mi asombro. Después de todos los alegatos a favor de la libertad de expresión que hemos escuchado durante estas semanas, van y echan a Los Chunguitos de Gran Hermano VIP porque haber dicho que prefieren tener un hijo anormal que maricón o que las personas negras son como monos. Lo de los dobles raseros y el ponerse medallitas está empezando a ser preocupante.

Seguir leyendo »

Cerremos las puertas

‘Torschlusspanik’ es una palabra alemana que literalmente significa ‘miedo a que se cierren las puertas’. En las muchas referencias que se pueden encontrar en la red, establecen su origen en la época medieval, cuando quienes habitaban castillos y fortalezas sentían un nosequé angustioso al cerrarse las puertas para evitar los ataques de fuera. Con un poco de empatía, podemos imaginar el temor de quienes permanecían dentro, con el oído pendiente de cualquier ruido, pero, sobre todo, el de quienes por descuido o retraso quedaban extramuros de la fortaleza al albur de la noche, los enemigos y las fieras.

Este lunes, un hombre de 68 años mató con una barra de hierro a su ex y a la hermana de ella en Elche. Después, se ahorcó dentro de la misma vivienda. Los investigadores encontraron una nota manuscrita en la que el exmarido reconocía la autoría.

Las mujeres eran Teresa S. F., de 70 años y empadronada en Santa Pola, y su hermana, Natividad, de 64. El hijo de esta última, que vivía cerca, saltó la valla del chalé y encontró los cuerpos. Son las primeras víctimas de violencia de género de este año. En las estadísticas solo constará una: Teresa.

Seguir leyendo »

Las navidades: esas fiestas en las que es difícil ser una madre feminista

31 Comentarios

Inevitable e inexorablemente nos imbuimos en ese período del año marcado por el consumismo y por las reuniones familiares. Las Navidades son como la gripe, que una vez que te pilla no tienes más remedio que esperar a que se pase. No hay muchas más opciones. Uno de los principales acontecimientos que marcan el devenir de estos días, sobre todo si tienes niñas o niños en casa –hijos, hijas, sobrinos, sobrinas- es la llegada del Olentzero, Papá Noel o los Reyes Magos. Todas estas figuras masculinas traen regalos. Regalos que tienen mucho que ver con los roles y estereotipos de género que una sociedad patriarcal como la nuestra asigna a niños y niñas, dejando claro que si eres niña lo tuyo son las muñecas y si eres niño los coches o balones.

Ser feminista mola mucho, pero ser una madre feminista es complicado. ¿Qué hacer si tu hija te pide las Monster High o la Barbie y tu hijo todo el pack de las Tortuga Ninja o un balón de fútbol? Por una parte lamentarte de que la organización social binarista esté plantada en tu casa desde la más tierna infancia, y por otra comprar lo que tu hija o hijo te pide intentando combinar estos regalos con otros no tan definidos y marcado, con la esperanza de que al menos ofreces otros referentes que no son los marcadamente sexistas.

La importancia de los roles de género y la socialización

Seguir leyendo »

Matrimonio igualitario y desamparo

Marcha por la Igualdad 2014 en Caracas. En la izquierda, Koddy Campos./ ACVenezuela Igualitaria

Las venezolanas Giniveth Soto y Migdelis Miranda se mudaron a Argentina para poder casarse y tener un bebé mediante inseminación artificial. Las leyes argentinas permiten que en la partida de nacimiento consten las dos como madres, pero a su regreso a Venezuela, el Registro Civil se negó a aceptarla. La única solución ofrecida por las instituciones a las que acudieron fue que una de las dos renunciase a constar como madre. La semana pasada, cuando hacía apenas un mes que habían regresado de Argentina, intentaron robarle el carro a Giniveth en el centro de Caracas. Ella resistió y el ladrón le disparó. “Giniveth decía que no quería morir sin que el niño tuviera el apellido de las dos”, cuenta el activista y amigo de la familia Koddy Campos. El bebé tiene tres meses. El 28 de diciembre quedará en situación ilegal si el Registro Civil sigue sin aceptar su partida de nacimiento.

La muerte de Giniveth ha dejado a su pareja y su hijo en una situación de desamparo administrativo y económico. Ella era la propietaria de los bienes de los que disponía la familia; el hijo no los puede heredar mientras no se resuelva su situación administrativa, y Migdelis tampoco mientras no se la reconozca legalmente como su esposa. A la viuda no se le permitió tomar decisiones sobre los ritos fúnebres.

Este caso se ha convertido en emblema de la lucha por los derechos civiles de lesbianas y gais, y también en revulsivo para exigir su urgente reconocimiento. Si bien Nicolás Maduro ha citado el respeto a la diversidad sexogenérica en sus últimos discursos - como durante una marcha antiimperialista el pasado lunes -, y el I Plan de la Patria 2013-2019 insta a generar políticas y legislaciones para reconocer los derechos de las personas LGTBI, la tramitación de un Proyecto de Ley del Matrionio Civil Igualitario no es fruto de su compromiso, sino de una Iniciativa Popular Legislativa, después de que más de 40 asociaciones lograsen recoger 21.000 firmas (el mínimo que se exige es 20.000). La Asamblea Nacional ha estado apurando el plazo que la Constitución bolivariana contempla para responder a las leyes propuestas por la ciudadanía; el periodo de sesiones parlamentarias que siga a su tramitación, que termina este mes de diciembre.

Seguir leyendo »

Las otras violencias del patriarcado

"Enfrentamos todas las violencias machistas".-Campaña de Mugarik Gabe

El sistema patriarcal no ha anunciado nunca ningún alto al fuego, no nos ha dado jamás tregua, ni hay vistas de que entregue alguna vez las armas. Está cómodamente instalado en el sustrato de nuestra sociedad, que lo riega cada día con muchísima indiferencia. Nos atraviesa a todas y a todos. A unas, nos mata; a otros, les ofrece la capacidad de hacerlo. Nadie se libra de sus efectos perversos, que se manifiestan a través de muchas formas de violencia, que se ejercen de diferentes maneras. La violencia de género es una de las pocas estrategias patriarcales que se denuncian, condenan, contra la que se legisla; pero no es la única. Ni muchísimo menos. 

De este sistema se derivan infinidad de violencias con sus propias peculiaridades. Podríamos dividirlas en dos grandes bloques: las violencias que se ejercen contra las mujeres y aquellas que agreden a otros cuerpos e identidades no normativas. Vamos poco a poco.

Seguir leyendo »

¿Quién no dejaría todo por Nicole Kidman?

39 Comentarios

Collage de Señora Milton para pikaramagazine.com

"Después de vivir tres años en Barcelona, amigos que no dejarían México ni para casarse con Nicole Kidman, me ven como si no hubiera pasado el antidoping. ¿Qué clase de toxina me hizo regresar?"

Esta frase es parte del arranque del artículo que abre '¿Hay vida en la Tierra?', la recopilación de columnas del escritor y periodista mexicano Juan Villoro. Su forma de narrar escenas cotidianas es una gozada, pero esta periodista feminista no puede evitar fruncir el ceño con las múltiples formas en las que el androcentrismo y el heterosexismo se cuelan en los textos.

La cita anterior sirve como ejemplo de lo que Álvaro García Messeguer definió como salto semántico: leemos una palabra en masculino pensando que incluye a ambos sexos, y al terminar la frase descubrimos que excluye a las mujeres. Un ejemplo clásico es: "Los kuna viven en las islas del Caribe de Panamá. Sus mujeres siguen vistiendo las ropas y adornos tradicionales". Inicialmente pensamos que "los kuna" es un uso del masculino como genérico equivalente al pueblo kuna y que incluye, por tanto, a mujeres y a hombres. Pero en la segunda frase entendemos que el planteamiento es androcéntrico, porque el sujeto de referencia al que alude "los kuna" es el hombre, y las mujeres se nombran en relación a los varones.

Seguir leyendo »

Barcina y las políticas de derechas: poder y clase social

Yolanda Barcina, la presidenta navarra, anunció recientemente que no será cabeza de lista en las elecciones forales del 2015. Más allá de cierto alivio para la ciudadanía navarra a la que ha dejado sin la posibilidad de echarla en las urnas, podemos realizar ciertas apreciaciones que tienen que ver con el poder de las mujeres en los partidos de derechas.

Desde el feminismo es una práctica habitual denunciar la falta de compromiso de los partidos políticos con los feminismos. En este sentido, Beatriz Gimeno es tajante y muy clara en sendos artículos como Ser feminista en un partido político (mi experiencia) donde narra a través de su experiencia personal la sistemática expulsión de las reivindicaciones feministas en las estructuras políticas o como El silencio político alienta la violencia machista en el que a su vez reflexiona sobre cómo la ausencia de un compromiso político firme con las reivindicaciones feministas crea un clima que alienta la violencia machista.

Por estas mismas razones, llama aún más la atención ver cómo en los partidos de derechas, de forma especial en el Partido Popular o en el caso de Barcina en Unión del Pueblo Navarro, existen mujeres con mucho poder, con mucho más poder que cualquier mujer de partidos de izquierdas.

Seguir leyendo »

Correr riesgos, perder privilegios

Participantes en el X Encuentro Lésbico Feminista de Abya Yala./ Producciones y Milagros

Participar en la política supone asumir riesgos. Si formas parte de la política tradicional puedes verte envuelto en una trama de corrupción; si perteneces a una Casa Real puedes tener un accidente mientras matas elefantes; si eres activista contra los desahucios de viviendas, puede pegarte la policía; si eres lesbiana pueden matarte y, es más, lo hacen. Quizá no en el Estado español, donde sólo somos víctimas del 17% de los delitos de odio que se denuncian y agredidas a la salida del instituto; pero sí en Abya Yala. Así es como el pueblo Kuna se refería a América Latina hasta que el colonialismo les robó la palabra. Igual que la tierra, el agua, que sus costumbres, organización social, lengua, cultura.

 

Las lesbianas feministas de aquellos territorios llevan organizándose, cada dos años, desde 1987. La primera cita fue en México. La última, a principios de octubre, en Colombia. La situación ha cambiado mucho desde la primera vez que se dieron las primeras jornadas, pero lo cierto es que los  Encuentros Lésbico Feministas de Abya Yala siguen siendo un escenario indispensable para la articulación de un discurso lesbofeminista que pretende, ni más ni menos, cambiar el mundo. Discurso que tiene que llegar también a esta parte, que nosotras también necesitamos para la construcción de las bases de la sociedad a la que aspiramos.

Seguir leyendo »

Feminismo y ternura

Mi perfil de Twitter dice así: " Si no puedo perrear, no es mi revolución". Es el título de un post que escribí en mi blog a modo de provocación y que tuvo mucha más difusión que la que esperaba. La semana pasada, precisamente,  me entrevistaron en una radio libre para hablar sobre reguetón desde un enfoque feminista y crítico. Surgió de los constantes cuestionamientos que recibo cuando dejo caer que me divierte bailar reguetón y que me gusta su ritmo. Me hablan del machismo en el reguetón (indudable) pero mi tesis es que, si esas alarmas no saltan cuando digo que me gusta bailar salsa (en la que el hombre dirige a la mujer), la bachata (en la que las letras son probablemente más terribles) o cuando alguien dice que le gusta el indie (lean 'Machismo gafapasta') es porque, en realidad, lo que escuece del reguetón es que el perreo, entre otras cosas, desafía nuestro puritanismo. El caso es que en ese post decía:

"En realidad disfruto más escuchando y bailando otras músicas, pero la imagen de feminista que perrea rompe los esquemas, y eso me mola, así que la exploto. Para la gente con resistencias antifeministas, cuestiona el estereotipo de que las feministas vivimos amargadas, de que somos unas ‘malfolladas’ que no sabemos disfrutar de la vida y nos lo tomamos todo a la tremenda. Para muchas feministas, que una de las suyas disfrute restregando voluntariamente su culo contra el paquete del maromo de turno, puede generar un cortocircuito interesante". Y concluía: "Estoy convencida de que si nos reímos, si bailamos, si perdemos la compostura, si nos entregamos al desenfreno, seremos seres menos rígidos, más libres, capaces de hacer un activismo más transformador. Un activismo desde el placer y no sólo desde el enojo".

Recientemente, Erika Irusta escribió en su blog un post con un título inspirado en el mío (yo por mi parte parafraseaba la gran frase de Emma Goldman, "si no puedo bailar, no es mi revolución"): "Si no hay mimos, no es mi revolución". Este es el párrafo clave:

Seguir leyendo »