eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Aznar advierte de que "lo peor que le puede pasar a la democracia española" es que la derecha "se fragmente"

Reclama para la resolución que ilegalizó Batasuna "el mismo respeto" que se exige para la anulación de la Doctrina Parot

- PUBLICIDAD -
Aznar advierte de que "lo peor que le puede pasar a la democracia española" es que la derecha "se fragmente"

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha advertido este viernes de que "lo peor que le puede pasar a la democracia española" actualmente es que "se fragmente" el espacio político que existe "a la derecha de la izquierda" y que considera que logró unir en su etapa como presidente del Partido Popular.

El también presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) ha participado en una conferencia-coloquio en el hotel Felipe IV de Valladolid con motivo de la reciente edición del segundo tomo de sus memorias políticas, titulado 'El Compromiso del Poder', al que han asistido más de un centenar de vallisoletanos y representantes políticos como el alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva; el presidente de la Diputación provincial, Jesús Julio Carnero; el delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano; y el subdelegado en Valladolid, José Antonio Martínez Bermejo.

Sentado en un sillón, ante una mesa con varios de los ejemplares de su último libro y acompañado en la tarima por el diputado 'popular' Miguel Ángel Cortés, el expresidente español ha repasado aspectos tanto de su pasado político como la pervivencia de algunos de estos temas, como la problemática con Cataluña y el terrorismo, que perviven hoy en día.

Aznar también ha reservado un mensaje para el actual jefe del Ejecutivo, su compañero de partido Mariano Rajoy, a quien ha advertido de que el mandato que "recibió" en noviembre de 2011 se dirigía, entre otros aspectos, a "asegurar" que el espacio político existente "a la derecha de la izquierda" no se "fragmente", porque de ocurrir así, sería "lo peor que le puede pasar a la Democracia española".

El también presidente de FAES ha coincidido con Miguel Ángel Cortés en que durante su etapa como presidente del Partido Popular y su primera Legislatura en la Presidencia del Gobierno logró unir "todo lo que hay a la derecha de la izquierda", lo que se traslució en la victoria electoral por mayoría absoluta del PP en 2000, cuando considera que el partido no tuvo que "disfrazarse de izquierda" sino que tuvo "la fuerza suficiente para atraer a una parte" de la misma, en lo que supuso un "cambio en la mayoría social".

HAY COSAS QUE "NECESITAN ALGO MÁS DE TIEMPO"

De vuelta a su libro, José María Aznar ha subrayado que en él quería dar "acceso a todo el mundo" al porqué de las "muchas cosas que ocurrieron" durante sus mandatos presidenciales, y ha recalcado que cuenta la verdad, lo que sólo implica que todo lo que figura en las páginas de 'El Compromiso del Poder' es "la realidad", si bien existen cosas que "tal vez necesiten algo más de tiempo" para conocerse.

También ha defendido que en este segundo tomo, al igual que en el primero, las palabras "se corresponden con los hechos", algo que ha querido valorar en un momento en el que "en la política las palabras significan lo que algunos quieren que signifiquen".

En cuanto a la problemática de la independencia catalana, José María Aznar ha considerado que en torno al año 2001 se concluyó "el desarrollo de las autonomías" necesario para "no cruzar ninguna raya que ponga en riesgo la convivencia y para mantener un Estado "cohesionado y eficaz", sin embargo, el nacionalismo catalán "tuvo que elegir entre dos caminos" y el exdirigente de CiU Jordi Pujol "optó por el mal caminó" de "intentar revisar el Pacto constitucional".

Desde entonces, a juicio de Aznar "todo se ha transformado en un desafío secesionista", "incrementado por errores del Gobierno anterior", por lo que ha aseverado que considera "inaceptable" e "imposible" cualquier tipo de "discusión o de duda" sobre la nación española, la soberanía que le corresponde y su transformación en el Estado de Derecho. "Cuando se rompe la mesa y se rompen los pactos, hay consecuencias", ha apostillado.

Por otra parte, ha recordado la lucha de sus gobiernos contra el terrorismo y ha defendido que en 1996 existía el pensamiento en España de que "ETA era invencible" y que "lo más que se podía lograr era una especie de empate". En cambio, ha subrayado que como presidente logró la ilegalización de Batasuna, el cumplimiento íntegro de las penas y, consecuentemente, "la derrota operativa de ETA".

Pero ha querido advertir que tras el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se pueda "dividir la derrota" al diferenciar entre el aparato terrorista y el político, de modo que se pueda dar en España una "organización terrorista derrotada aparentemente, pero que se abre camino desde el punto de vista político".

PREOCUPACIÓN POR LA ANULACIÓN DE LA PAROT

A este respecto, ha incidido en su "preocupación" por la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que anuló la conocida como Doctrina Parot y ha añadido que comparte "el sentimiento de muchos españoles, y un poco más". Por ello, ha querido pedir a algunos estamentos que han querido "acelerar" decisiones a raíz de una resolución que, a su juicio, "sólo afectaba a una persona", que tengan, con el dictamen del TEDH que ilegalizó Batasuna, "el mismo respeto" que se exige para la anulación de la Doctrina Parot.

En cuanto al terrorismo internacional, ha advertido de que se mantendrá como un "elemento turbador y amenazante", pero ha defendido que en su momento se posicionó en la lucha contra el mismo porque, al mismo tiempo, España debía reclamar "solidaridad" a las instituciones internacionales para la labor frente a ETA. "Ese posicionamiento produjo unas ventajas en la lucha contra el terrorismo", ha afirmado.

Tras ser cuestionado por Cortés sobre las referencias agradecidas que incluye en su último libro para el ex presidente socialista Felipe González, José María Aznar ha apuntado que "si hay cosas positivas" que consiguió con el apoyo de personas que no son sus "amigos", "se puede reconocer". Una actitud de la que, a su juicio, "no participa la izquierda española", que "necesita una parte de resentimiento, de destrucción, y si no existe la crea".

Según el expresidente 'popular', la ausencia de resentimiento por parte de su Gobierno, unida al "desconcierto" que provocó en la izquierda la mayoría absoluta lograda en las Elecciones de 2000, derivó en que el propio González, junto al exdirector de El País Juan Luis Cebrián aseguraran en un libro que esa victoria electoral era "como si hubiera vencido Franco".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha