eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bosco Ntaganda se presenta ante la CPI como una víctima del genocidio ruandés

- PUBLICIDAD -
Bosco Ntaganda se presenta ante la CPI como una víctima del genocidio ruandés

Bosco Ntaganda se presenta ante la CPI como una víctima del genocidio ruandés

El exlíder de las denominadas Fuerzas Patrióticas para la Liberación del Congo (FPLC), Bosco Ntaganda, acusado de crímenes de guerra ante la Corte Penal Internacional (CPI), se presentó ante los jueces como una víctima del genocidio de Ruanda debido a que parte de su familia tutsi murió asesinada.

"Mi hermana falleció durante el genocidio y perdí otros familiares, como mis tíos o mis primos más jóvenes", dijo Ntaganda, cuyo testimonio se retrasó más de cinco horas debido a que sus abogados solicitaron tener más información sobre las posibles preguntas que la Fiscalía hará en su interrogatorio.

Ntaganda, que en el campo de batalla recibía el sobrenombre de "Terminator", está acusado de trece crímenes de guerra y cinco de lesa humanidad cometidos presuntamente en la República Democrática del Congo (RDC) entre 2002 y 2003, motivo por el cual está detenido en La Haya desde hace cuatro años.

En el testimonio que prestó hoy, Ntaganda sólo contestó a las preguntas de su abogado y no habló sobre los crímenes de los que se le acusa, sino de algunos detalles de su vida personal y los motivos que lo llevaron en 1991 a enrolarse en el Ejército Patriótico de Ruanda, ala militar del Frente Patriótico de Ruanda, cuando apenas tenía 17 años.

"Me uní a los rebeldes porque escuchamos que todos los tutsis seríamos asesinados. Los jóvenes que éramos fuertes decidimos enrolarnos en lugar de esperar a que nos masacraran con machetes", dijo.

Ntaganda recordó que en aquel momento los tutsis tenían prohibido ser parte del ejército regular de Ruanda debido a que estaba copado por los hutus.

A pesar de su juventud, Ntaganda ascendió rápidamente en la jerarquía de la milicia rebelde y llegó a convertirse en instructor debido a que "era animado, despierto, listo y contestaba siempre con fuerza. Los instructores vieron que podía ser un modelo para los demás", explicó a los jueces.

Los altos mandos del Ejército Patriótico de Ruanda decidieron entonces ascenderlo a sargento. "Me dieron ese rango porque durante mi formación como soldado tuve muy buenos resultados", explicó.

Según su testimonio, él mismo se convirtió más tarde en instructor de soldados rasos, momento en el que aprendió "a liderar a otros hombres".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha