eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Clegg prepara a los liberaldemócratas para un duro camino en el Gobierno

- PUBLICIDAD -
Clegg prepara a los liberaldemócratas para un duro camino en el Gobierno

Clegg prepara a los liberaldemócratas para un duro camino en el Gobierno

El líder liberaldemócrata y viceprimer ministro británico, Nick Clegg, preparó hoy a sus correligionarios para un trayecto duro y difícil en el Gobierno, que sin embargo ve necesario para adquirir madurez como fuerza política.

En su discurso durante el congreso anual del Partido Liberal Demócrata, que concluye hoy en Brighton (sur de Inglaterra), pidió a las bases "paciencia" y "perseverancia" para completar la transición de la oposición al poder.

Clegg, cuya popularidad está bajo mínimos por su aparente sumisión a las políticas de sus socios conservadores, instó a los militantes a seguir mostrando "disciplina" y "determinación" para aguantar en el Ejecutivo de coalición, a fin de acumular la experiencia necesaria para, un día, gobernar en solitario.

De cara a las elecciones de 2015 -dijo-, el partido se presentará finalmente "no como tercera fuerza política" del país sino como "uno de los tres partidos de gobierno", junto con conservadores y laboristas.

Con ese objetivo en mente, urgió a los activistas dudosos de la alianza con los "tories" de David Cameron a apoyarla, como la mejor manera de sacar al Reino Unido de la crisis.

En este sentido, Clegg, que acudió a Brighton acompañado de su esposa, la española Miriam González, ligó el futuro de su formación al del país, al asegurar que "el éxito de uno depende del éxito del otro".

Así, mientras Gran Bretaña debe recorrer el camino "de los sacrificios de la austeridad hasta la recompensa de la prosperidad compartida", el Partido Liberal Demócrata debe ir "de la comodidad de la oposición a la dura realidad del Gobierno", afirmó.

"Los dos viajes están ligados" y, aunque "no serán ni fáciles ni rápidos", "valdrán la pena".

Clegg, bajo cuyo liderazgo los liberales se han desplomado en las encuestas de intención de voto, defendió el éxito de sus ministros dentro del Gobierno a la hora de moderar a los socios de la derecha.

Recordó que, gracias a los liberaldemócratas, se incrementó el umbral a partir del cual hay que empezar a pagar el impuesto sobre la renta, si bien -admitió- a cambio tuvo que aceptar una bajada de impuestos para las rentas más altas.

Durante el discurso de hoy, en el que advirtió de que "no hay vuelta atrás" ni para el partido ni para los recortes impuestos al gasto público, subrayó su compromiso con la educación, al anunciar clases de repaso para los alumnos de secundaria cuyas notas estén por debajo de la media.

Tras admitir que el pacto con los "tories" tras las elecciones de 2010 conlleva tener que aguantar "insultos", animó a los militantes a vender mejor los logros alcanzados como socios minoritarios de la coalición a fin de demostrar la capacidad del partido para el Gobierno.

En esta línea, anunció el nombramiento de Paddy Ashdown -ex alto representante internacional para Bosnia-Herzegovina y uno de los barones del partido- como presidente de la campaña electoral de 2015, que los liberales esperan ganar en solitario.

Con un discurso sobrio y algo catastrofista, Clegg buscó dar confianza a las bases de que el camino escogido es el correcto, con el mensaje de que el pacto con los "tories" es el peaje a pagar para sacar al país de la crisis y convencer al electorado de la capacidad de la formación para gobernar.

Aunque algunos militantes, incómodos con el giro a la derecha, siguen cuestionando su liderazgo, hoy quedó claro que Nick Clegg tiene aún el timón del barco y, de momento, decide su rumbo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha