eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Dirigentes del PSOE no aplauden el estilo de Sánchez en el debate pero creen que era necesario y confían en su efecto

Dirigentes del PSOE no aplauden el estilo que adoptó el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, en el debate con el candidato del PP, Mariano Rajoy, ni se reconocen "cómodos" con el ataque "personal" al presidente, pero coinciden en que era "necesario" poner el foco en la corrupción y destacan el efecto movilizador en la militancia, donde ha sido todo un "revulsivo".

- PUBLICIDAD -

De hecho, algún dirigente socialista aseguraba que este martes estaba preparada ya "la esquela" de Sánchez, porque muchos, en otros partidos y en medios de comunicación "le daban por muerto" en el debate con Rajoy. "Y ha resucitado", han señalado, convencidos de que ahora más que nunca "hay partido" y el próximo domingo los socialistas pueden ganar al PP.

En su opinión, Sánchez se impuso en el 'cara a cara' y, así, ha conseguido un efecto "movilizador" en la militancia, que pedía esa actitud. "A Pedro le pedían dar caña y es lo que hizo", han asegurado a Europa Press miembros de la Ejecutiva federal.

"ERA NECESARIO"

Así, aunque algunos dirigentes reconocen que no les "gusta" el tono duro que empleó el secretario general, que le dijo a Rajoy que no es "una persona decente", y particularmente, ese "ataque personal", todos coinciden en que "era necesario".

"No sobró nada", apunta un destacado dirigente, que defiende que "alguien tenía que decirle" al presidente lo que Sánchez le dijo, porque sus políticas "han causado sufrimiento" a mucha gente y la corrupción ha sido la tónica de su legislatura.

Y, por eso, ha recalcado, el debate ha "movilizado" mucho a los militantes socialistas. Otros dirigentes apuntaban que ha sido un "golpe de efecto" para insuflar ánimo en las filas propias. "Ha sido un revulsivo interno", defienden.

Ahora, los socialistas defienden que hay que mantener el músculo los últimos días de la campaña. "Estamos en el minuto 20 del segundo tiempo del partido", apuntaba un dirigente, convencido de que todavía está todo muy abierto y el PSOE puede ser primera fuerza.

Con todo, reconocen que los porcentajes de voto que se manejarán el domingo serán muy diferentes a las anteriores legislaturas y el escenario será complicado de manejar. De hecho, algunos dirigentes ven inevitable ir a un escenario de pactos, porque consideran que gobernar con el apoyo de entre 105 y 112 escaños es "un disparate".

De esta manera, señalan estas fuentes, será necesario acuerdos más allá de pactos de investidura y habrá que hablar de "coaliciones". Eso sí, señalan, no sería razonable un tripartito en contra de la primera fuerza.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha