eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Empresarios sugieren les falsificaron facturas para justificar mordidas a CDC

- PUBLICIDAD -
Empresarios sugieren les falsificaron facturas para justificar mordidas a CDC

Empresarios sugieren les falsificaron facturas para justificar mordidas a CDC

Los representantes de dos empresas han sugerido hoy que les falsificaron las facturas con las que el Palau de la Música justificó ante Hacienda supuestas mordidas a CDC, ya que han negado haber facturado a la institución cultural e incluso uno de ellos ha alegado que nunca trabajó para la entidad.

En la novena sesión del juicio por el expolio del Palau han comparecido hoy como testigos, entre otros, el exgerente de Horencat SL -que cerró en 2004- y una empleada de CBM 10 SL, a cuyo nombre iban algunas de las facturas que el Palau entregó a Hacienda entre 2007 y 2008 para justificar los reintegros en efectivo con los que hacían llegar a CDC las supuestas comisiones de Ferrovial.

La exdirectora financiera del Palau Gemma Montull confesó el pasado 8 de marzo, en su declaración como acusada ante el tribunal que, a raíz de la inspección de Hacienda a la entidad cultural por los importantes reintegros en efectivo, el saqueador confeso Fèlix Millet llamó a CDC y les dijo: "tenemos un problema, dadme una solución".

Según el relato de Gemma Montull, tras la llamada de Millet a CDC, el exnúmero 2 de la entidad, Jordi Montull, le entregó unas facturas falsas a nombre de dos proveedoras -CBM 10 SL y Horencat SL- que le dijo que le había dado el entonces tesorero de CDC Daniel Osacar -también acusado- para que las utilizaran para burlar a Hacienda.

Ante el tribunal, Jaime Lendínez Gutiérrez, que fue gerente y legal representante de Horencat SL hasta que la compañía cerró por quiebra voluntaria en 2004, ha asegurado que nunca facturaron directamente al Palau, aunque sí lo hicieron para Ferrovial, ya que esta empresa les subcontrató para las obras de reforma del edificio modernista que tenía adjudicadas.

El fiscal le ha mostrado entonces al testigo una factura de 78.500 euros emitida por Horencat en octubre de 2003, y que el Palau entregó a Hacienda para justificar los reintegros en efectivo, ante lo que ha asegurado que no fue expedida por su empresa, ya que no tiene ni el membrete, ni el número de registro mercantil, ni el formato de los documentos de su sociedad.

Por su parte, la testigo Claudia Valcells, que entre 1998 y 2000 estuvo empleada en CBM 10 SL, empresa dedicada a la decoración de interiores, ha afirmado que nunca trabajaron para el Palau de la Música, aunque sí ha admitido que conocía al extesorero de CDC Daniel Osácar porque coincidió profesionalmente "muchos años" con su padre, que era el dueño de la empresa Natur System.

En la comisión de investigación que el Parlament celebró en el año 2010 sobre el saqueo del Palau, los responsables de Natur System, que fue contratista del Palau, negaron que financiaran de forma irregular a CDC a través de esta institución cultural, aunque evitaron aclarar por qué su empresa aparecía en una agenda de Gemma Montull vinculada a cobros por la adjudicación de obras públicas.

Osàcar, para quien el fiscal pide siete años y medio de cárcel, había sido apoderado de Natur System, empresa que en 2005 entregó un donativo de 20.000 euros a la Fundación Trias Fargas, afín a CDC.

Por su parte, el jefe administrativo de contabilidad de la mercantil Triobra entre 2001 y 2007, Javier Gregorio Lacambra, ha afirmado hoy al tribunal que Hacienda también les mostró facturas suyas que les había entregado el Palau para justificar sus reintegros en efectivo y observó que estaban falsificadas, ya que habían modificado el número de referencia tras borrar el original.

El responsable contable de esta constructora, que había hecho trabajos para el Palau y reformas en los domicilios de Millet y los Montull, ha afirmado que en las facturas que les mostró Hacienda notó que habían modificado el titular y que no se correspondían con las que habían emitido para la institución cultural.

El testigo ha reconocido además que los trabajos que hacían en los domicilios de Fèlix Millet y de los Montull los cargaban a la entidad cultural a instancias de Jordi Montull.

En la misma línea, el testigo Francisco Mañaricúa, legal representante de FM2, que cerró en 2006, ha reconocido que también facturaban al Palau trabajos que habían efectuado en los domicilios de Millet y los Montull, que lo justificaron asegurando que de esta forma la institución cultural les gratificaba un sueldo que no cobraban.

"No me pareció fuera de lo normal", ha alegado el testigo, que ha detallado que, cuando entregaban un borrador de las facturas, Millet y Montull eran "muy estrictos", ya que controlaban de forma "exhaustiva" que estuviera bien documentado y especificado y se la devolvían cambiando únicamente el destinatario para que quien pagara fuera el Palau.

Este testigo también ha indicado que le entregaron duplicados de las facturas al Palau porque cuando les inspeccionó Hacienda se lo pidieron, alegando que habían perdido los originales.

Por su parte, otros dos testigos que han comparecido en representación de las empresas Construccions Amics y Brody 2000 también han confirmado al fiscal que algunas de las facturas a su nombre que figuran en el sumario no las emitieron ellos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha