eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

España y Portugal se mantienen unidos y firmes en exigir condiciones a Grecia

- PUBLICIDAD -

Los Gobiernos de España y Portugal escenificaron hoy su total sintonía sobre Grecia con una reunión entre sus ministros de Asuntos Exteriores en la que defendieron la exigencia de contrapartidas a Atenas a cambio de la ayuda europea.

Ésta fue la principal conclusión del encuentro mantenido por el titular de Exteriores portugués, Rui Machete, y su homólogo español, José Manuel García-Margallo, quien se desplazó hasta Lisboa para reunirse también con el primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, y con su "número dos", Paulo Portas.

A falta de que Grecia concrete sus propuestas -se espera que el documento sea enviado a Bruselas a lo largo del día de hoy-, los representantes de ambos ejecutivos se mostraron firmes a la hora de reclamar al país heleno que cumpla con sus compromisos.

El acuerdo alcanzado el viernes en el Eurogrupo "preserva el principio de que las deudas se deben pagar, que los compromisos se deben honrar y que la financiación está ligada al cumplimiento de las condiciones que aseguren su devolución", afirmó Margallo.

"Así se refuerza el principio de que la zona euro se rige por unas reglas que aprobamos entre todos y que se deben cumplir. No se pueden adoptar políticas heterodoxas", agregó el ministro español en declaraciones a los periodistas.

El titular español de Exteriores consideró el pacto alcanzado con el nuevo Gobierno griego como un "triunfo de la sensatez" que, en su opinión, "asegura de momento la permanencia" de Atenas en el euro.

"El plan que tiene que mandar hoy Atenas a las instituciones europeas es una extensión de cuatro meses y habrá que revisar la ejecución del programa (de reformas). Y ahí España y Portugal tenemos posiciones comunes", argumentó Margallo, quien insistió en que las reformas económicas puestas en marcha ya dan fruto y que "en política los atajos no conducen a ningún sitio".

El ministro español precisó, asimismo, que tanto Madrid como Lisboa abogaron en esas negociaciones por que el cumplimiento de las contrapartidas acordadas con el país heleno sea conocido "por todos los miembros del Eurogrupo, y no sólo por la troika".

"En Grecia creo que estamos a mitad de recorrido", aseguró en un encuentro previo con empresarios organizado por la Cámara de Comercio e Industria Luso-Española, durante el que calificó de "buena noticia" el acuerdo del pasado viernes.

Rui Machete incidió por su parte en que "hay cosas que son indiscutibles, como que las deudas tienen que ser pagadas", y rechazó evaluar las contrapartidas griegas al no conocerlas todavía.

"Las propuestas serán analizadas primero por la troika, y luego por el Eurogrupo", precisó el ministro luso, quien se mostró "contento porque las negociaciones prosigan" con la "esperanza de que la fase que ahora se inicia llegue a buen puerto" para que Grecia se mantenga en el euro.

El titular del Gobierno luso, además, dio explicaciones sobre unas polémicas declaraciones realizadas la semana pasada en las que advertía de que Portugal podía llegar a pedir "reparaciones" en caso de confirmarse que las medidas de austeridad reclamadas por la troika perjudicaron al país.

Machete puntualizó hoy que estas compensaciones podrían exigirse sólo en el caso de que los organismos internacionales diesen a Grecia un tratamiento diferente y se crease "una situación de desigualdad" respecto a la vivida por Portugal, una hipótesis que "en este momento perdió actualidad" por el acuerdo alcanzado con Atenas.

Los dos titulares de Exteriores coincidieron en señalar que las relaciones hispano-lusas atraviesan un momento "excelente" y aseguraron que ya se refleja en acciones concretas.

Socios comerciales clave para la economía de ambos países, España y Portugal trabajan juntos para convencer a Europa de los beneficios que una mejora de las interconexiones energéticas con Francia podría suponer para todo el continente a nivel de electricidad y gas.

Los dos ministros también hablaron del conflicto en Ucrania y del de Libia que, en palabras de Margallo, constituye un motivo "de preocupación enorme" por su cercanía con el continente europeo y por su potencial desestabilizador en la región.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha