eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Espía israelí vuelve a Nueva York después de 30 años de condena

- PUBLICIDAD -
Espía israelí vuelve a Nueva York después de 30 años de condena

Espía israelí vuelve a Nueva York después de 30 años de condena

El espía israelí Jonathan Pollard, que salió hoy de una cárcel de Carolina del Norte (EEUU) después cumplir más de 30 años de condena, pidió hoy a un juez de Nueva York que revoque las condiciones de su libertad condicional.

Tras abandonar la prisión, Pollard se trasladó a Nueva York y se presentó en un tribunal de Manhattan, acompañado de su esposa y su equipo de abogados, para impugnar las condiciones de su condicional con el fin de poder viajar a Israel, según informan medios locales.

"No hay ningún razón para tratar al señor Pollard así, y hacerlo es vengativo y cruel, además de ilegal", dijeron en un comunicado los abogados del espía después de presentar la solicitud ante un tribunal federal del distrito sur de Nueva York.

Pollard, de 60 años, fue detenido en 1985 por espionaje y condenado a cadena perpetua en 1987, acusado de entregar documentos secretos a los servicios de inteligencia israelí cuando trabajaba como analista civil para la Armada estadounidense.

"Es ridículo pensar que, después de obtener su libertad tras pasar 30 años en la cárcel, va a revelar ahora información obsoleta. Al margen de que ya no tiene ningún valor, hacerlo supondría volver a prisión y cumplir su cadena perpetua", añadieron sus abogados.

Pollard prevé instalarse en Nueva York mientras siga en libertad condicional los próximos cinco años, pero ha pedido permiso para viajar a Israel junto a su esposa, algo que de momento no parece que le vaya a ser concedido por parte del Gobierno de Barack Obama.

Según las condiciones de su libertad condicional, no podrá salir del país sin permiso durante cinco años, deberá llevar un brazalete electrónico y las autoridades podrán monitorear cualquier ordenador que utilice o el de cualquier empresa que lo contrate.

Después de abandonar la cárcel, Pollard prevé trabajar como analista de investigación en el departamento financiero de una firma de Nueva York, pero las condiciones de su libertad condicional lo hacen muy complicado, según el periódico The New York Times.

El Gobierno israelí reclamaba hace años un indulto a Pollard y en 2014 llegó incluso a poner su nombre sobre la mesa durante el fallido proceso de paz con los palestinos que dirigió el secretario de Estado, John Kerry.

El caso del espía desató en la década de 1980 una grave crisis en las relaciones bilaterales y una feroz crítica dentro de la comunidad judía estadounidense por haber puesto en tela de juicio la lealtad con su país.

El Gobierno de Israel, que concedió la nacionalidad a Pollard en los años 90 cuando estaba ya en prisión, negó en un principio que actuara pagado por sus servicios secretos, pero una década después reconoció que había sido su espía.

Fue en 2011 cuando el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, hizo la primera petición pública de clemencia presidencial, en una carta en la que llegó a reconocer que "Israel actuó de forma errónea e inaceptable".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha