eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | José Manuel Franco

"Soy persona leal a Pedro Sánchez, pero tampoco soy marioneta"

El candidato 'sanchista' a liderar el PSOE de Madrid no descarta cambios en la portavocía del grupo en el Ayuntamiento: "Lo estudiaremos y si se puede mejorar, lo haremos"

"Si el Estado es plurinacional o no, me importa poco", dice Franco, que considera una "anécdota" haber dicho que Madrid es una nación 

- PUBLICIDAD -
El candidato 'sanchista' a dirigir el PSOE de Madrid, José Manuel Franco.

El candidato 'sanchista' a dirigir el PSOE de Madrid, José Manuel Franco. Eva Ercolanese Muñoz

José Manuel Franco (Pueblo de Brollón, 1957) es el candidato 'sanchista' para liderar la convulsa federación madrileña. Cuenta con el respaldo de destacados dirigentes que estuvieron con Susana Díaz y Patxi López e incluso con dirigentes de la órbita del secretario general del PSOE que amagaron con impulsar otra candidatura para las primarias.

Franco, que presentó su proyecto el 18 de julio y se lo toma con humor, asegura que no ha prometido ningún cargo, que es de lo que le acusan sus rivales. Con el respaldo de Rafael Simancas, Manuel Robles o José Cepeda, entre otros dirigentes madrileños, en la candidatura de Franco esperan que el liderazgo se dirima este sábado, sin que sea necesaria una segunda vuelta.

Comenzó la campaña con mal pie al decir en una entrevista en El Español que Madrid sería una nación en el futuro Estado federal al que aspira el PSOE y esas declaraciones le han perseguido. La polémica se extendió hasta Ferraz. Ahora considera que fue una "anécdota" y pide no centrar el debate en si el "Estado es plurinacional o no" sino en que todas las comunidades tengan los mismos derechos. 

Ha conseguido sumar a su candidatura a distintas familias del PSOE de Madrid. ¿Va a ser posible la integración después de las primarias?

A mí el término familias me gusta poco o nada y vamos a intentar integrar a todos los compañeros y todas las compañeras en torno a un proyecto porque es más sólido integrar en torno a un proyecto que en torno a una persona. Las personas van y vienen, desaparecen; los proyectos permanecen. De hecho, el proyecto socialista lleva muchos años vigente y ahí sigue. Intento sumar a todos los compañeros y todas las compañeras que compartan los ejes básicos de nuestro proyecto inspirado en el 39º Congreso. Ese es el secreto y espero que ese sea el secreto del éxito también. 

¿Habrá 'susanistas' en su Ejecutiva?

Digo lo mismo que antes: los 'ismos' me gustan poco, pero es verdad que hay compañeros y compañeras que han apoyado en el proceso de primarias a Susana y que van a estar con nosotros, con este proyecto, ya lo están y van a seguir estando. Pero nuestro proyecto es abierto a todo el que quiera sumarse y va a seguir siendo abierto a partir del día 30. Después vamos a dar la oportunidad a los compañeros que compartan nuestras tesis de sumarse a nuestro proyecto. 

Sus rivales le reprochan que esa integración no va a pacificar la federación porque al final va a ser un reparto de puestos. ¿Podría decirme a qué personas pretende poner en puestos clave, como la secretaría de organización o la presidencia del partido?

Me gusta ir paso a paso en todos los terrenos de mi vida. Sería muy prepotente asegurar ya qué personas van a estar en puestos determinados. Primero ganemos el día 30 y luego ya será el momento de, en función de nuestro proyecto y sus características, situar a las personas que mejor pueden desarrollar la labor. El proceso tiene que ser así: primero que los compañeros voten libremente el día 30 y luego ya veremos los puestos, la estructura de la Ejecutiva que todavía no la hemos decidido. Sería una falta de respeto a los compañeros que votan el día 30 adelantarse. 

Sara Hernández dijo al dar marcha atrás que su número dos formaría parte del su proyecto y también se movió otra parte del 'sanchismo', representada por Carmen López o Daniel Viondi, entre otros, para una candidatura; pero Viondi al final se fue con usted. Le recriminan que haya repartido cargos. Por eso le pregunto concretamente dónde estarán estas dos personas.

No he hecho ninguna promesa concreta de ningún cargo porque sería una falta de respeto a los militantes. Es verdad que en la próxima Ejecutiva habrá compañeros y compañeras que en el pasado proceso de primarias federal han defendido otras opciones. Hay compañeros y compañeras muy válidos que estuvieron con Sara Hernández que pueden seguir estando en la próxima Ejecutiva, no veo ningún problema en ello. Ahora promesas de puestos concretos, ni una. 

¿Qué tamaño le gustaría que tuviera su Ejecutiva?

Un tamaño que nos permita trabajar y al mismo tiempo que todos se sientan representados.

¿Por qué usted y no Sara Hernández?

Me siento legitimado como cualquier compañero. Nuestro partido se caracteriza por ser un partido muy abierto en este terreno. El hecho de que haya más compañeros ahora mismo con opciones se debe en buena parte a que la Ejecutiva regional se ha visto receptiva a mi propuesta de rebajar el número de avales en línea con lo que surgió del 39º Congreso y eso ha permitido que haya más candidatos.

¿Por qué yo? Bueno, decía que me siento legitimado como cualquier compañero o compañera que quisiera dar el paso, pero yo lo he dado por la ilusión que he visto en la campaña de Pedro Sánchez que me ha tocado coordinar. He visto que había muchos compañeros y muchas compañeras que estaban dispuestos a actuar en esa dirección, a revitalizar el partido, que es lo que pretendemos y eso me ha animado a mí a dar el paso. Sara Hernández ha visto que los planteamientos que hacíamos nosotros coincidían en buena medida con los suyos y han decidido sumarse. Bienvenida, porque nuestro lema es sumar.

¿Sara Hernández no había revitalizado la federación? ¿Ella no iba en línea con lo que salió del 39º Congreso?

No lo sé. Es cierto que en el 39º Congreso yo desde el principio apoyé a Pedro Sánchez, fui su coordinador en Madrid, y Sara Hernández en ese momento optó por apoyar a otro candidato. Legítima una cosa y legítima la otra. Yo me sentía casi obligado moralmente a dar ese paso porque, insisto, veía que había en el partido una ilusión que hacía tiempo que yo no veía.

Dice que hay que separar procesos, pero a la vez que se sintió con ganas de lanzarse a raíz de lo que percibió en la campaña de primarias. Pedro Sánchez hizo injerencias en la federación madrileña. Dada su proximidad a él, ¿eso se va a acabar o precisamente no se va a poder plantar?

Cuando doy el paso, nadie me inspira. Me inspiran las ganas de mejorar el partido solamente eso. Yo no soy candidato de nadie en particular, pretendo ser el candidato de la militancia de base. Yo soy persona leal, pero tampoco soy marioneta.

Uno de los reproches que le hacen es que lleva muchos años en la Asamblea de Madrid. Sara Hernández propuso una limitación de mandatos. ¿Iba por usted? ¿Hay que dar un paso atrás?

No tengo datos para pensarlo ni creo que haya sido así. Es una de las medidas que tenemos que tomar en el futuro y con la cual coincido. Y yo llevo mucho tiempo, efectivamente, pero también tengo la satisfacción y el honor de que mi partido, elección tras elección, ha confiado en mí y eso es muy importante.

Su rival Juan Lobato propone que las listas sean abiertas, que las candidaturas se hagan íntegramente mediante primarias. ¿Qué le parece esta medida?

Digna de ser estudiada en el futuro. Ahora mismo habría que ver los mecanismos porque eso así puede generar mucha confusión, puede generar más división interna, puede generar que los compañeros más conocidos tengan más oportunidades que los menos conocidos... No despacharía el tema con un sí o un no. Es un tema para estudiar en el futuro, sin duda.

Dice que le gustaría que Gabilondo repitiera como candidato, pero los estatutos del partido les obligan a celebrar primarias y, con las reglas actuales, él no puede presentarse porque no es militante. ¿Cómo lo van a hacer?

Lo de Ángel Gabilondo es una apreciación absolutamente personal. Trabajo todos los días codo con codo con él y sé de su enorme valía intelectual y política. A mí personalmente me gustaría que Ángel Gabilondo fuera nuestro candidato. Sería un excelente presidente de Madrid, que es lo que pretendemos. Mi candidatura solo tiene una pretensión: colocar al partido en posición de poder ganar. Vamos a habilitar el procedimiento adecuado para que cualquier persona aun siendo independiente tenga que someterse a primarias porque las reglas tienen que ser iguales para todos. El procedimiento puede ser o bien por primarias o bien haciendo una consulta directa a los militantes.

¿Para el Ayuntamiento de Madrid tiene a alguien en mente?

Decidirán los militantes. El proceso de primarias tiene estas cosas, que a mí me gustan.

¿Pero un perfil que le gustaría?

Quiero a alguien que garantice que podemos gobernar el Ayuntamiento de Madrid. Buscar un perfil para el Ayuntamiento de Madrid es complicado, pero seguro que en el partido hay gente que da ese perfil y estoy convencido de que podemos ganar en el Ayuntamiento. Buscaremos a la persona adecuada, lo decidirán los militantes y estoy convencido de que habrá un magnífico candidato o candidata.

¿Cristina Narbona?

Sería una buena posibilidad, sin duda; pero no sé ni su predisposición ni su deseo. Sería una muy buena candidata, por supuesto.

¿Debería entrar el PSOE en el Gobierno de Manuela Carmena o es tarde?

Es uno de los temas que tendrá que estudiar la nueva Ejecutiva. Es algo que tenemos que replantear, verlo entre todos y también, por qué no, no estaría mal consultar a la militancia.

¿Qué se puede y qué no se puede consultar a la militancia?

Es fundamental que la militancia tenga la última palabra en listas y en alianzas postelectorales.

¿Y en las listas cómo?

Votando primero a los cabeza de lista y después el conjunto de la lista. Hay que perfeccionar el mecanismo que tenemos ahora, pero busquemos fórmulas para que la última palabra la tengan siempre los militantes.

Pero si votan una lista cerrada...

Por eso digo que hay que perfeccionar los sistemas, pero sería frívolo por mi parte habla ya de un método sin consultar con la militancia porque las normas las tiene que aprobar el congreso y nosotros tenemos que hacer propuestas pero la última palabra la tiene el congreso y los militantes en las agrupaciones. Y eso para mí es sagrado.

¿Se plantea cambiar a Puri Causapié como portavoz?

La estrategia del Ayuntamiento de Madrid tenemos que verla con profundidad, con calma y viendo cómo está la situación y cómo se puede mejorar. Hacer ahora mismo precisiones en ese terreno me parece aventurado.

O sea que puede haber cambios en el Ayuntamiento de Madrid.

Hay que estudiarlo. No puedo pronunciarme porque desconozco cuál es el funcionamiento interno del grupo municipal. Creo que hacen una labor digna. Es muy complicada la situación del grupo municipal, pero creo que trabajan bien. ¿Que se puede perfeccionar? Lo estudiaremos y si se puede mejorar lo haremos para perfeccionar el funcionamiento y para perfeccionar la percepción que tienen los ciudadanos de nuestro grupo. Eso es fundamental.

¿Le gusta más Puri Causapié o Antonio Miguel Carmona?

Esto es como: ¿A quién quieres más: a papá o a mamá? Los dos gozan de mi respeto más absoluto y mi cariño personal.

El otro rival, Eusebio González Jabonero, dice que se hace una oposición floja tanto en el Ayuntamiento como en la comunidad. ¿Está desdibujado el PSOE en Madrid?

Es una apreciación respetable del compañero Eusebio. La respeto pero no la comparto. Creo que se está haciendo una buena labor de oposición en las dos instituciones.

Le pido un diagnóstico. ¿Qué ha pasado para que el PSOE no gobierne en Madrid desde hace dos décadas?

Hemos cometido algunas equivocaciones, algunas de gran calibre. Es momento de entonar en parte el mea culpa. Es verdad que la crisis ha tenido buena parte de culpa, pero es también probable que nosotros no hayamos sabido explicar convenientemente a los ciudadanos que de la crisis se podía salir también desde políticas de izquierdas. Muchos ciudadanos tuvieron la percepción de que de la crisis solo los sacaría la derecha. También hemos estado en muchas ocasiones pendientes de problemas internos que no conducían a nada que de hacer propuestas a la sociedad.

¿Le complica a los socialistas madrileños la vida el nuevo discurso plurinacional del PSOE?

No, en absoluto. Me remito a las resoluciones del 39º Congreso que habla de reforma de la Constitución en el sentido de que España sea un Estado federal y de manera que todas las comunidades autónomas se sientan cómodas en el futuro Estado. Si el Estado es plurinacional o no, me importa poco; yo quiero que haya igualdad de derechos entre todos los ciudadanos y, en el caso de Madrid, que los madrileños tengamos al menos los mismos derechos que el resto de comunidades. Con eso me doy por satisfecho.

¿Es Madrid una nación?

Las anécdotas son anécdotas, son frases sueltas que ha quedado convenientemente explicado en su día. Una frase suelta que tiene el valor que tiene. Yo me remito a las resoluciones del congreso de mi partido y de ahí no me va a sacar nadie.

Esas resoluciones son muy genéricas y no parece que el PSOE tenga un proyecto definido. Si el PSOE propone la plurinacionalidad del Estado, ¿no tendría que definir a priori cuáles son las naciones para el PSOE?

Explicar el concepto de nación podría hacerlo pero no quiero ser pedante. En un Estado federal, el cómo denominemos a cada una de las partes, es poco importante. Lo importante es que todas las partes de ese Estado federal se sientan cómodas y se sientan cómplices, cumplidoras, de un proyecto común y que todas puedan sumar en ese proyecto. El modo que le demos para mí es secundario.

¿Y cuál sería el encaje de Madrid en ese proyecto?

Habría que definirlo en la nueva estructura estatal el papel que tiene que tener Madrid. Eso está por definir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha