eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El estreno de Irene Montero como portavoz cambia el discurso de Unidos Podemos

La nueva número dos del grupo parlamentario refuerza en su primera rueda de prensa las tesis que triunfaron en Vistalegre 2

Montero critica el "plan restaurador de las élites" de PP, PSOE y Ciudadanos, apuesta por el papel de la sociedad civil y alaba el trabajo de Alberto Garzón

159 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Íñigo Errejón pasa junto a Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso.

Íñigo Errejón pasa junto a Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso tras estrenar su nueva ubicación. Marta Jara / Madrid

Vistalegre 2 dirimía mucho más que un reparto de asientos entre los dirigentes de Podemos. Los proyectos de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón confrontaban en el diagnóstico de lo que ocurrió en 2016, en el análisis de la situación actual del país y en la estrategia a seguir hasta el próximo ciclo electoral. Ganaron las tesis del secretario general y los cambios en el discurso del partido comienzan a notarse. El relevo de Íñigo Errejón de la portavocía del Congreso por Irene Montero se ha confirmado este martes. Tanto en lo formal, la ubicación en el hemiciclo, como en el fondo.

La primera rueda de prensa de Montero como portavoz de Unidos Podemos ha evidenciado las tres patas en las que se asentará la labor parlamentaria del partido y, por su condición de dirigente, del resto del grupo. Su crítica al apoyo que PSOE y Ciudadanos dan "al partido más corrupto de la democracia", el PP; la necesidad de movilizar a la sociedad civil para recuperar "derechos que están siendo vulnerados"; y la apuesta por el llamado bloque histórico de cambio, el espacio político articulado alrededor de Podemos que tiene en IU su principal aliado estatal.

"Estaremos a favor de las medidas que combatan la corrupción pero hace falta algo más que hechos y algo menos de proposiciones para que el PP deje de gobernar. Ciudadanos, junto al PSOE, sostienen el Gobierno más corrupto de la democracia", ha arrancado Montero cuando informaba de la posición de su grupo en la votación de la proposición de ley sobre la lucha contra la corrupción propuesta por el partido de Albert Rivera y que este martes el Pleno del Congreso tomaba en consideración.

Montero también aplaudió el cambio de posición de Pedro Sánchez en su camino para recuperar la Secretaría General del PSOE. Pero advirtió: "Me preocupa que el PSOE deje de ser el ministerio de maquillaje social del PP". Un concepto, el de "ministerio de maquillaje" que sale de la nueva unidad de argumentario de Podemos que ya venía trabajando para Pablo Iglesias desde hace meses.

La portavoz insistió varias veces en esta idea, por ejemplo al responder sobre el juicio perdido por el exministro José Manuel Soria contra eldiario.es. En su opinión, Soria fue "protegido por el ministerio de maquillaje social, que es el PSOE, y el de maquillaje de la corrupción, que es Ciudadanos". 

El secretario general de Podemos y sus afines habían arremetido duramente contra el PSOE desde que permitió con la abstención la investidura de Mariano Rajoy. Hubo una crítica más tibia desde el sector de Íñigo Errejón. El motivo nunca fue una supuesta afinidad del ya exportavoz con el PSOE, sino la convicción de que Podemos podría crecer electoral y socialmente mucho más rápido y de forma más sostenida si lograba "seducir" a esos exvotantes socialistas "huérfanos". Algo que no se le lograría, según defendió el ahora secretario de Análisis Estratégico, ofendiendo a su antiguo partido.

Iglesias, como también Montero o Rafael Mayoral, han hablado en repetidas ocasiones de la "triple alianza". Este martes, la portavoz metía al PSOE de la gestora como parte del "plan restaurador de las élites de nuestro país". "De momento", añadía en referencia a las intenciones de Pedro Sánchez.

Alabanza del trabajo de Alberto Garzón

Otro de los elementos novedosos en la rueda de prensa de Montero ha sido la alabanza del trabajo del líder de IU y portavoz adjunto de Unidos Podemos, Alberto Garzón. La  número dos del grupo quiso resaltar antes de las preguntas su labor en las negociaciones para acordar una comisión de investigación sobre el rescate financiero. 

"Quiero destacar el trabajo que ha comandado Alberto Garzón" con el que se han "salvado las reticencias del PP y del PSOE para que pueda ser prorrogable, que se inicie a la mayor brevedad sin esperar a que se inicien otras comisiones, y que se investigue todo lo que ha tenido que ver con el rescate y la crisis financiera", aseguraba Montero. Y zanjaba: "Como dice mi compañero Alberto Garzón, ya sabemos quién ha pagado la crisis. Ahora queremos saber quiénes son sus responsables".

Una referencia ("mi compañero Alberto Garzón") difícil de escuchar en el sector de Errejón, que hizo bandera durante las primarias de Podemos de ser la vacuna para que el partido no se convierta en una "nueva IU".

Iglesias y sus principales colaboradores han defendido desde la fundación de Podemos pero, sobre todo, desde las elecciones del 26J, la necesidad de una colaboración entre su partido y la "izquierda tradicional". O "las fuerzas del campo democrático", como las denominó en la noche del 25 de mayo de 2014, cuando Podemos dio el pelotazo de las europeas.

Tras las elecciones de junio de 2016, Iglesias aseguró: "Unidos Podemos ha venido para quedarse". Y desde entonces defiende la necesidad de crear un amplio espacio político en el que, cada uno de forma independiente, todas las partes empujen hacia un mismo lugar. Esto incluye a IU, pero también a Equo, a Compromís, a En Marea y a En Comú, entre otros.

Montero también ha definido cuál será la labor fundamental para el grupo parlamentario de Podemos: movilizar a la sociedad civil. "No vamos a hacer frente al plan restaurador solo desde las instituciones", defendía la portavoz. "Podremos hacer frente a ese plan restaurador solo si hay millones de ciudadanas ejerciendo cada día sus derechos democráticos en todos los lugares donde se toman decisiones importantes para la vida de la gente".

Montero zanjaba con una frase el planteamiento que ha hecho Iglesias desde el pasado verano: "Nuestro trabajo aquí y fuera tiene que ser conseguir trabajar junto a la sociedad civil para garantizar derechos y hacer frente al plan de restauración de las élites".

El viraje en el discurso de Podemos, y por ende de Unidos Podemos, fue uno de los objetivos en los relevos en las portavocías que el partido ha llevado a cabo desde su II Asamblea Ciudadana. Y Montero ha querido dejarlo claro a la primera oportunidad que le han dado los periodistas al proclamar su "total respeto a lo que ha salido como conclusión de Vistalegre 2 y que tiene que ver ganar la batalla al plan restaurador de las élites de nuestro país comandado por Mariano Rajoy y apoyado por Ciudadanos y el PSOE".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha