eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Javier Fernández: Ser moderado es no interpretar la política como un combate

- PUBLICIDAD -
Javier Fernández: Ser moderado es no interpretar la política como un combate

Javier Fernández: Ser moderado es no interpretar la política como un combate

El presidente del Principado, Javier Fernández, ha advertido hoy de que, al desvestir el lenguaje político de matices y reducirlo "a clichés y consignas", la esencia misma de la política "se desvanece" y ha subrayado que ser moderado consiste en no interpretarla "como un combate".

Fernández se ha expresado así tras recibir la XXXVIII Amuravela de Oro, un galardón que distingue a quienes que destaquen por su labor en beneficio de Asturias y de la villa de Cudillero y que ha compartido este año con el empresario astur mexicano Plácido Arango Arias y el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El presidente asturiano fue distinguido por el jurado por su discurso conciliador y dialogante en situaciones políticas de gran dificultad como gestor coyuntural de su partido "en un difícil equilibrio de responsabilidad y compromiso".

Fernández ha admitido definirse como moderado pese a ser consciente de que esta actitud "carece de atractivo en la política porque no da titulares", dado que la "aspereza" de la vida pública "dificulta el diálogo, en la medida en la que la negociación y el acuerdo precisan de un aprendizaje que sólo es posible a partir de una cierta disposición psicológica cada vez más infrecuente".

"La polarización política aumenta en la misma proporción en la que disminuye la calidad del debate", ha apuntado antes de señalar que el debate sigue monopolizado por el eje izquierda-derecha dado que, quienes intentaron introducir planteamientos más transversales como "vieja y nueva política, arriba y abajo, o ciudadanía y élites" han acabado por situarse "en la izquierda de la izquierda".

Tras abogar por desterrar del lenguaje político "el tono camorrista, el matonismo amedrentador" y la descalificación ética del adversario, Fernández ha señalado que, por el contrario, los populistas no dudan y se limitan a cambiar, mutar y fluir "sin que nadie les pida cuentas de su autorectificación continua".

En esa categoría de los que nunca dudan ha incluido también a los nacionalistas que siguen "con sus soberanías, sus referendos y demás entelequias metafísicas" y cuyos retos no pueden ser replicados "sólo con la ley" dado que responden a un sentimiento, "el sentir propio de quienes se consideran nación".

"Precisamente mi preocupación es que no se conteste al sentimiento con el sentimiento, porque los choques emocionales tienen muy mal remedio. No sé cuál será el punto exacto de la solución, pero estoy convencido de que sólo se alcanzará mediante la razón, la política y la duda", ha añadido.

Así, ha proclamado su fe "en la duda y en la palabra" como requisito para el diálogo ante la tensión independentista, la falta de consensos básicos para ordenar la educación o la reforma de la Constitución, "problemas que no pueden despacharse con el encastillamiento de quien se supone dueño de la única razón".

Durante el acto de entrega de los premios, al que han asistido unos 400 invitados, el exministro de Educación y Defensa Gustavo Suárez Pertierra, ha glosado la figura de Fernández mientras que el expresidente asturiano Pedro de Silva ha hecho lo propio con la de Plácido Arango y el jurista Leopoldo Tolivar con la del TSJA, cuyo galardón ha recogido su actual presidente, Ignacio Vidau.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha