Focos

'Ley Mordaza': los puntos más polémicos que la oposición quiere derogar

El Congreso debate una moción que insta a derogar la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana

Las devoluciones en caliente o las sanciones a manifestantes son algunos de los puntos con más consenso en contra

- PUBLICIDAD -
Activistas de Greenpeace protestan frente al Congreso contra la "Ley Mordaza"

Protesta de Greenpeace frente al Congreso contra la "Ley Mordaza". EFE

El Congreso debate este martes la derogación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como 'Ley Mordaza'. Se trata de una moción presentada por el PSOE y que podría contar con el apoyo de Unidos Podemos y Ciudadanos, que ya apoyaron una iniciativa similar en abril.

Durante el debate de la interpelación que ha desembocado en esta moción, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, mostró la disposición del Gobierno a negociar sobre algunos puntos de la ley "susceptibles de ser mejorados". Zoido es consciente de que tiene una mayoría en contra, y busca amortiguar el golpe y tener cierto control sobre la reforma.

Si finalmente se abre una negociación sobre los puntos concretos de la 'Ley Mordaza' -una opción que el PSOE ve más viable que la derogación completa-, hay ciertos artículos con muchas posibilidades de ser eliminados. Estos son algunos de ellos, los que más críticas han suscitado por parte de la oposición y los colectivos sociales.

Las devoluciones en caliente

Es uno de los puntos más controvertidos, por su contenido y por el momento en el que se aprobó. En su disposición final primera, la ley regula las denominadas "devoluciones en caliente", la práctica de la Guardia Civil que consiste en devolver a los inmigrantes al otro lado de la frontera cuando ya han pisado suelo español.

En estas expulsiones inmediatas a los inmigrantes no se les pregunta su nombre, no son identificados, no tienen opción a asistencia letrada y no pueden, por ejemplo, pedir protección internacional si su vida corre peligro, un derecho amparado por las principales normativas sobre Derechos Humanos.

Concretamente, la norma establece que "los extranjeros que sean detectados en la línea fronteriza de la demarcación territorial de Ceuta o Melilla mientras intentan superar los elementos de contención fronterizos para cruzar irregularmente la frontera podrán ser rechazados a fin de impedir su entrada ilegal en España".

La entrada en vigor de esta regulación llegó poco después de que 15 inmigrantes falleciesen tratando de llegar a las costas españolas. Los agentes de la Guardia Civil dispararon pelotas de goma contra algunos de ellos cuando intentaban alcanzar la playa a nado.

Sanciones a manifestantes

La Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana se promulgó tras un periodo de intensas movilizaciones contra los recortes del Gobierno, como la de Rodea el Congreso. El texto recoge un incrementos en las multas por manifestarse sin permiso, negarse a disolver una concentración o provocar altercados, que van de los 600 a los 600.000 euros.

La norma también castiga a quienes graban a la Policía y difunden las imágenes poniendo en peligro la integridad del agente o instalaciones protegidas. Tratar de parar un desahucio se puede castigar con hasta 30.000 euros. Las multas más altas se reservan para las protestas en las denominadas infraestructuras críticas, como centrales nucleares. La ley contempla multas de hasta 410.000 euros para los convocantes de una manifestación de este tipo.

Con esta ley se penalizan también otras conductas como el consumo de alcohol en la vía pública, o el de drogas. La reincidencia en el consumo de marihuana en la calle se puede castigar con hasta 30.000 euros.

"All Cats Are Beautiful"

Además de las sanciones a manifestantes, la norma recoge un catálogo de multas que han penalizado multitud de conductas. Fumar porros se multa con entre 600 y 30.000 euros, hacer botellón con hasta 600 y apuntar con un puntero láser a pilotos o conductores de medios de transporte con hasta 600.000.

Las conductas castigables de la ley Mordaza han generado situaciones insólitas. Una mujer fue multada por llevar un bolso con la cara de un gato y las siglas A.C.A.B. con el mensaje "All Cats Are Beautiful" (Todos los gatos son bonitos). La Policía entendió que esas siglas significan "All Cops Are Bastards" (Todos los policías son unos bastardos).

Otro joven fue sancionado por llamar "escaqueados" a los policías de su pueblo, y en Alicante se multó con 800 euros a una mujer por sacar una foto a un vehículo policial que estaba mal aparcado.

Estas multas obedecen a que la ley castiga "las faltas de respeto y consideración cuyo destinatario sea un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el ejercicio de sus funciones de protección de la seguridad, cuando estas conductas no sean constitutivas de infracción penal". La norma deja a la interpretación de la Policía qué es una falta de respeto.

El derecho de huelga

Lo recordó en el debate el diputado socialista Antonio Trevín, autor de la moción, y es una denuncia constante de los sindicatos: la 'Ley Mordaza' limita el derecho a la huelga y la libertad sindical. Aunque la ley no menciona las huelgas, UGT y CCOO han apuntado a que varios artículos chocan con este derecho.

Así, señalan por ejemplo a las multas por "obstruir" el desarrollo de las funciones de un empleado público, que podría afectar a los piquetes, o a la sanción por perturbar la seguridad ciudadana mediante la colocación de objetos, mobiliario, contenedores o neumáticos.

Los sindicatos también han denunciado que la indeterminación de la ley provoca que algunas actuaciones durante las protestas laborales se interpreten como desórdenes graves. Por ejemplo, "ocupar un inmueble en contra de la voluntad del propietario": los sindicatos recuerdan que sus representantes podrían ser sancionados cuando su presencia se requiere en un centro de trabajo privado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha