eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ola de ataques sin víctimas en el sur de Tailandia tras la firma de la Constitución

- PUBLICIDAD -
Ola de ataques sin víctimas en el sur de Tailandia tras la firma de la Constitución

Ola de ataques sin víctimas en el sur de Tailandia tras la firma de la Constitución

Las autoridades tailandesas informaron hoy de un total de 19 pequeños ataques con explosivos en el conflictivo sur de Tailandia, donde opera una insurgencia separatista musulmana, después de promulgarse ayer la nueva Constitución del país.

Ninguna persona resultó herida por la deflagración de los dispositivos, de fabricación casera y similares a los que utilizan los grupos separatistas, que se produjeron horas después de que el rey de Tailandia sancionara la Carta Magna que abre la vía para celebrar elecciones, previstas según analistas locales para 2018.

"Los incidentes son para provocar alboroto y miedo entre la población", señaló Pramote Prom-in, portavoz del Ejército en la región del sur del país, en un comunicado al que tuvo acceso Efe.

Los atacantes, que en su huida prendieron fuego a barricadas de ruedas colocadas en la carretera, marcaron como principal objetivo el suministro eléctrico, al volar decenas de postes de la luz que causaron apagones en las provincias de Narathiwat, Pattani y Yala.

A mediodía del viernes, ningún grupo armado de los que operan en la región ha reivindicado el ataque mientras las fuerzas de seguridad han abierto una investigación.

La nueva Carta Magna, la vigésima desde el fin de la monarquía absolutista en 1932, fue aprobada en referendo el pasado agosto, y refuerza el papel político del Ejército, que en 2014 se hizo con el poder en un golpe de Estado.

La mayoría de la población de la región sureña donde se han registrado las explosiones rechazó con su voto la propuesta a texto constitucional, enmendado a su vez por el rey Vajiralongkorn para preservar algunas prerrogativas de la Corona.

Las tres provincias meridionales de Tailandia registran atentados con armas ligeras, asesinatos y ataques con explosivos casi a diario pese al despliegue de 40.000 miembros de las fuerzas de seguridad y la vigencia del estado de excepción.

Más de 6.700 personas han muerto en enfrentamientos en la zona en desde que el movimiento separatista musulmán reanudó la luchar armada en 2004, después de una década de letargo, según el recuento de la organización Deep South Watch.

Los insurgentes denuncian la discriminación que sufren por parte de la mayoría budista y exigen la creación de un Estado islámico que integre las provincias de Pattani, Yala y Narathiwat, que configuraron el antiguo sultanato de Pattani y que Tailandia anexionó hace un siglo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha