eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PNV interpreta "la agresión" al pacto sobre Entidades de Previsión Social como la ruptura con el PP en los PGE

Cree que "la mano" del alcalde de Vitoria está detrás de "la intolerable ruptura del acuerdo" sobre EPSVs

- PUBLICIDAD -

El secretario de Relaciones Institucionales del PNV, Koldo Mediavilla, interpreta "la agresión" al acuerdo firmado en 2013 con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que "permitía reiniciar el curso ordinario de la previsión social complementaria en las administraciones públicas y cuya incidencia afecta únicamente a las Entidades de Previsión Social (EPSV) existentes" en Euskadi, como "la ruptura de la voluntad conciliadora del PP para con los Presupuestos Generales del Estado (PGE)".

Además, cree que "la mano" del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, está "detrás" de "la intolerable ruptura del acuerdo" con el fin de ahorrarse el pago de las aportaciones conveniadas con los trabajadores municipales.

En un post colgado en su blog, recogido por Europa Press, Mediavilla denuncia que el Partido Popular, "de la mano de su portavoz en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha presentado una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado que, de prosperar --ya ha sido aprobada en la Cámara baja-- imposibilitaría nuevamente las aportaciones económicas de las instituciones vascas a los fondos de previsión social voluntaria (EPSV) para la contigencia de jubilación de los trabajadores públicos".

Según explica el dirigente jeltzale, de esta forma, "se rompe el acuerdo que el pasado ejercicio alcanzó el PNV con el Gobierno del Estado en esta materia".

Koldo Mediavilla recuerda que el acuerdo, que firmaron en 2013 el PNV, el PP y el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, "permitía reiniciar el curso ordinario de la previsión social complementaria en las administraciones públicas y cuya incidencia afecta únicamente a las entidades de previsión social a existentes en la Comunidad Autónoma Vasca".

En este sentido, apunta que el Gobierno español, que en el texto del proyecto presupuestario mantenía la literalidad del acuerdo, ha señalado que "la responsabilidad última de la iniciativa" es de Alonso, "quien, al parecer, ha argumentado su decisión en el hecho de que el Gobierno vasco no ha hecho uso de tal previsión normativa, suspendiendo las aportaciones a su plan a través de la EPSV Itzarri".

"Lo que no hace la normativa es obligar a nadie a hacer aportación alguna a las EPSV, máxime cuando puedan existir problemas objetivos que lo aconsejen --disponibilidad económica--. Pero, de ahí a prohibir hacerlas va un trecho indefendible. La norma en vigor, acordada tras dura negociación el pasado año, habilita a las instituciones municipales y forales para renovar el programa pactado de aportaciones a EPSV", señala.

De esta forma, subraya que, durante el ejercicio 2014, "prácticamente todas las instituciones municipales y forales lo han hecho y, en algunos casos concretos --el Ayuntamiento de Vitoria, singularmente--, desde un esfuerzo de flexibilidad y acompañamiento a las situaciones particulares de esta institución, se había pactado el modo de cumplirlo".

"Es decir, en lo que se refiere a Elkarkidetza y a la parte del sector público vasco que se conduce en el ámbito local y foral, se ha hecho un uso razonable de la norma presupuestaria de 2014, con vocación de proyectar a futuro tales previsiones", indica.

En este sentido, dice que "es obvio que una norma presupuestaria habilita a una institución pública a realizar tales aportaciones institucionales, aunque ciertamente no le obliga". "Es ésta una cuestión que se reserva a su autonomía política y de la que responde frente a terceros", apunta.

"AGRESIÓN GRATUITA Y FRONTAL"

Por ello, considera que "el movimiento" de Alfonso Alonso "agrede gratuita y frontalmente al proyecto Elkarkidetza y a la capacidad de los ayuntamientos vascos y Diputaciones Forales para continuar en la senda de normalidad debida en un proyecto tan sensible como el que nos ocupa".

"La agresión es tomada por el PNV como una ruptura de la voluntad conciliadora del PP para con los PGE y pretende, por la puerta de atrás, dejar sin efecto los compromisos asumidos por el Ayuntamiento de Vitoria para retomar, como pago aplazado de 2014, sus aportaciones a Elkarkidetza previstas para marzo del 2015", señala.

La formación jeltzale cree que, "detrás de esta intolerable ruptura del acuerdo", está "la mano del alcalde Maroto que pretende, de esta manera, ahorrarse el pago de las aportaciones conveniadas con los trabajadores municipales".

"Si Maroto no quiere pagar, que lo diga, que se lo explique a los trabajadores, pero que el PP deje al resto de instituciones del país que así lo decidan, cumplir con sus obligaciones contraídas", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha