eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez se opone a que el PSOE valenciano vaya con Podemos y Compromís al Senado

La dirección de Ximo Puig ha acordado este martes negociar con Compromís y Podemos un posible entendimiento para concurrir juntos a la Cámara Alta

Pedro Sánchez recuerda que el PSOE es un "partido autónomo" y advierte de que una hipotética candidatura conjunta "caerá en la Comisión Federal de Listas"

El PSPV aprueba negociar un acuerdo al Senado con Compromís y Podemos

125 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez y Ximo Puig respaldan este sábado a Calabuig en su presentación como candidato a la Alcaldía de Valencia

Pedro Sánchez y Ximo Puig en una imagen de archivo

El PSOE valenciano quiere ir por libre e intentará en las próximas 48 horas alcanzar un acuerdo con Compromís y Podemos para que las tres fuerzas vayan juntas al Senado el próximo 26 de junio. Así lo ha decidido la Ejecutiva regional en una reunión este martes. Sin embargo, Pedro Sánchez amenaza con impedir que ese posible entendimiento se traslade a las papeletas: "El secretario general ha dicho que el PSOE es un partido autónomo", señalan fuentes oficiales de Ferraz.

PSOE, Compromís y Podemos tienen de margen hasta el día 13 de mayo a las 20 horas para intentar llegar a un acuerdo. Es el límite para que se registren las coaliciones electorales. En esa misma fecha se reúne la Comisión Federal de Listas del PSOE para dar el visto bueno a las candidaturas que lleguen de las federaciones, que se ratificarán oficialmente el sábado 14 en una reunión del Comité Federal. La consigna general de los socialistas es mantener las mismas listas que el 20D salvo "circunstancias sobrevenidas". 

La idea de Puig es alcanzar un "Acord Valencià" que permita "desplazar al PP". Los cálculos de la dirección regional es que con una candidatura conjunta podrían obtener tres senadores -otros tres Compromís y otros tres Podemos- para eliminar la hegemonía de los conservadores valencianos en la Cámara Alta. Además, temen que la alianza de Pablo Iglesias y Alberto Garzón les deje sin parlamentarios en el Senado. 

"Si no acabamos de una vez con la infrafinanciación y la infrainversión que injustamente sufrimos y que con el PP se han acentuado, el autogobierno no es viable y están en riesgo todos los avances conseguidos en estos meses y los que podamos alcanzar en el futuro -señala la resolución que ha aprobado el PSOE-PSPV-. Un Acord Valencià en el Senado, que es la cámara territorial, donde de forma conjunta podamos defender la viabilidad de nuestro autogobierno y el futuro de la Comunitat Valenciana".

Ferraz amenaza con tumbar el acuerdo

Sin embargo, apenas una hora después de que se haya distribuido esa resolución, Ferraz cerraba la puerta a la exploración del acuerdo: "El secretario general ha dicho que el PSOE es un partido autónomo. Ese acuerdo caerá en la Comisión Federal de Listas", advierten fuentes oficiales de Ferraz que concluyen: "El PSOE irá con listas unitarias en la Comunidad Valenciana y en el resto de autonomías". Con esa contundencia desautorizaban cualquier amago de Puig de lograr una alianza de izquierdas.

En la federación valenciana no han sentado bien ya en la mañana de este martes las palabras de Sánchez en su rechazo a la propuesta de Pablo Iglesias. "En la Comunidad Valenciana la realidad es otra", reconocen fuentes del partido, que recuerdan que gobiernan junto a Compromís y con el apoyo externo de Podemos. Además, sostienen que Ferraz no les ha consultado sobre sus negociaciones antes de cerrar la puerta al entendimiento con Podemos. 

En el sector crítico con Puig también hay reticencias al acuerdo. Es el caso del número dos y portavoz del partido, Francesc Romeu, que escribió un artículo en eldiario.es/cv bajo el título 'Decimos no a la Entesa valenciana de Ximo Puig' en el que atacaba la posibilidad de llegar al acuerdo: "Los que estamos con la gente, ¿cómo lo explicamos, si ese pacto no es también para las listas al Congreso? Y, en cualquier caso, ¿por qué renunciamos a ser los líderes de la izquierda moderna valenciana y queremos diluirnos bajo el amparo de otras? ¿Quien engaña a quien? Hasta aquí hemos llegado". "Lo único que yo tengo claro es que antes, ahora y después, los socialistas tenemos que reivindicar nuestro espacio, nuestra posición electoral y nuestra oferta programática, nuestra gestión en las instituciones y nuestra vinculación y responsabilidad con la sociedad. Ya esta bien de cesiones en favor de terceros por aguantar los propios", rezaba el texto.

"Desde el punto de vista aritmético es cierto que puede ser positivo pero es una campaña nacional y hay que mantener la coherencia", explica otro dirigente valenciano, que considera que el PSOE lo tendría más fácil si la alianza fuera con una fuerza exclusivamente regional, como Compromís o como el caso de Nueva Canaria en el archipiélago, donde concurre con el PSOE. "Si se empeñan en que sea incorporando a Podemos lo van a tener difícil", dice ese destacado dirigente, que considera, además, que la dirección de Sánchez "no ve una coalición con Podemos" y recuerda que es Ferraz quien tiene que dar el visto bueno a las candidaturas. "Su aliada natural, Susana Díaz, tampoco lo aprobaría", agrega una fuente sobre la posible candidatura en la que también figure Podemos. 

Las conversaciones frustradas en Aragón y Baleares

La oferta de Iglesias para un acuerdo estatal para el Senado con el PSOE se ha producido cuando ya había contactos y negociaciones en algunas comunidades. Además de en la Comunidad Valenciana, se estaba intentando en Aragón y Baleares, pero parece que en estas se han encallado las conversaciones. Según fuentes de Podemos, la propuesta iba en serio. "Si quieres hacer un proyecto de cambio real del país tiene que pasar por robar la mayoría absoluta al PP en el Senado", señalan esas fuentes, informa Aitor Riveiro

El PSOE ha mantenido este martes una reunión en las Cortes de Aragón con el resto de fuerzas de izquierdas (Podemos, CHA, IU y también Equo) para explorar las posibilidades de plantear una candidatura conjunta para la Cámara Alta, pero las expectativas están frustradas. Los socialistas sostienen que "a falta de 48 horas es difícil que se llegue a un acuerdo por las cuestiones previas que planteaba Podemos".

Entre las "condiciones" que el PSOE ve inviables de aceptar en Aragón están el planteamiento de los de Pablo Echenique de que el expresidente Marcelino Iglesias no podría ir en esa lista así como la supresión de las Diputaciones. Ese era uno de los puntos del acuerdo de Sánchez con Ciudadanos y que provocó un profundo malestar en importantes sectores del PSOE, entre ellos la dirección en Aragón. De hecho, los militantes de Huesca votaron mayoritariamente en contra del pacto con Albert Rivera en la consulta que promovió Ferraz.

Los socialistas aragoneses recuerdan que su negociación con el resto de fuerzas de izquierdas estaba planteada antes de que Iglesias hiciera su propuesta de pacto estatal y de que Sánchez lo rechazara y desvinculan la previsible frustración de las conversaciones del 'no' del secretario general: "Antes de la reunión ya se plantearon dificultades", expresan fuentes oficiales de la federación aragonesa.

En Baleares también ha habido "contactos informales" para tantear una posible alianza del PSOE con Podemos para el Senado en los puestos de Ibiza y Menorca, pero los socialistas sostienen que han sido los de Iglesias los que han dicho que "no" sin que se retomen las negociaciones. La federación de Francina Armengol, una de las más fieles a Sánchez, sostiene que el ofrecimiento de Podemos para una candidatura conjunta tras haber roto las posibilidades en Baleares "era una maniobra".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha