eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ni gais, ni alcohol, ni condones: nada se escapa de la censura keniana

- PUBLICIDAD -
Ni gais, ni alcohol, ni condones: nada se escapa de la censura keniana

Ni gais, ni alcohol, ni condones: nada se escapa de la censura keniana

Un beso apasionado entre dos jóvenes en un anuncio de Coca-Cola encendió la polémica sobre la moralidad en Kenia. Abanderando la protección de los valores familiares más tradicionales, las autoridades han optado por la mano dura: censurar los anuncios con condones, alcohol o cualquier insinuación sexual.

Ni en la televisión, ni en la radio, ni en las vallas publicitarias, ni en internet. Ningún espacio escapa a la nueva normativa confeccionada por la Kenya Film Classification Board (KFCB), el órgano regulador que vigila el contenido audiovisual para que se ajuste a los "valores" nacionales.

"Los anuncios no deben socavar la importancia de la familia como la unidad básica de la sociedad", reivindicó el director general de la KFCB, Ezekiel Mutua, al anunciar la nueva y polémica regulación que entrará en vigor en julio.

A fin de "promover los valores morales nacionales", apunta la guía, los condones u otros productos anticonceptivos -que no difundan un "mensaje de salud pública"- las bebidas alcohólicas, los cuerpos semidesnudos o el lenguaje sexual quedan vetados en todos los anuncios desde las 5 de la mañana hasta las 10 de la noche.

Kenia ya mantiene conversaciones con empresas internacionales como Google o Netflix para abordar esta nueva regulación nacional porque, quien la incumpla, será castigado por la ley.

Las reacciones no tardaron en llegar. Las redes sociales se incendiaron rápidamente para denunciar la hipocresía en Kenia, donde la sexualidad sigue siendo tabú (solo de puertas hacia fuera) pero resulta casi imposible encontrar en la cartelera una película que no tenga un alto contenido de violencia.

También son habituales en los medios locales las secciones en los que expertos hablan sin tapujos sobre sexo, infidelidades o problemas de pareja que hacen tambalear la vida familiar, lo que tanto se empeña en proteger la KFCB.

Algunos kenianos bromeaban en Twitter intentando adivinar la próxima sorpresa de la KFCB: prohibir las películas de terror porque los espectadores pueden asustarse.

"No estamos limitando las libertades constitucionales. Sólo queremos garantizar los valores morales en la publicidad", afirmó Mutua ante las numerosas críticas.

Esta no es la primera vez que las autoridades intervienen en los medios de comunicación para censurar escenas "ofensivas" con el pretexto de proteger al público.

La del beso apasionado de Coca-Cola fue finalmente eliminada del anuncio, mientras que el vídeo musical "Same Love" en el que parejas gais y lesbianas pedían igualdad frente a la homofobia del continente fue totalmente prohibido.

"Es hora de nuevas leyes, no de nuevas guerras (...) Compartimos el mismo dolor y la misma piel. Juzguemos menos y amemos más", decía la canción.

La KFCB no solo censuró el vídeo en territorio keniano sino que además pidió a Google su retirada de Youtube al alegar que iba en contra de su legislación.

El gigante tecnológico desoyó la petición y el vídeo se convirtió en viral en las redes sociales, donde la etiqueta #KenyanGayVideo agrupó numerosas críticas contra el Gobierno y múltiples reivindicaciones a favor del amor y la igualdad.

Los kenianos parecen cansados de la actitud paternalista con la que el Gobierno camufla la censura, por ejemplo, de películas como "Cincuenta Sombras de Grey", vetada en la gran pantalla por "sus escenas sexuales prolongadas y explícitas".

Tampoco pasó el ojo censor de las autoridades "El Lobo de Wall Street" por contener "escenas extremas de nudismo, sexo, alcohol, consumo de drogas y profanación".

La medida, sin embargo, provocó el efecto contrario: se disparó la venta pirata del filme y los cinéfilos descargaron masivamente esta producción en la que Leonardo DiCaprio daba vida al corredor bursátil Jordan Belfort y que obtuvo cinco nominaciones a los Óscar.

Los ciudadanos utilizan internet para luchar contra la censura y reivindicar la otra cara de Kenia: la de la tolerancia.

Las nuevas directrices de la KFCB también afectarán al ámbito de la política: la publicidad degradante de figuras políticas o la utilización del lenguaje despectivo también serán prohibidos.

Se avistan elecciones presidenciales el próximo año y parece que la KFCB quiere tenerlo todo bien atado para entonces. Hay mucho en juego: la moralidad y la libertad de expresión, por ejemplo.

Por Jèssica Martorell

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha