eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los papeles de Naseiro

"Tú pides la comisión y luego nos la repartimos bajo mano"

El caso Naseiro fue la primera investigación judicial originada por las sospechas de corrupción en la financiación del Partido Popular

Las conversaciones grabadas a los protagonistas revelaron una trama de sobornos a cambio de recalificaciones y venta de terrenos, pero no sirvieron como prueba judicial

El que luego fue ministro de Aznar Eduardo Zaplana se desveló como un político obsesionado por enriquecerse

- PUBLICIDAD -
El ex jefe de finanzas del PP Rosendo Naseiro (izquierda) y el exconcejal de este partido Salvador Palop, durante un descanso en el juicio del llamado 'caso Naseiro'  en el Tribunal Supremo y en el que ambos son encausados. Efe / D. Blanco

Rosendo Naseiro (izq.) y Salvador Palop, durante un descanso en el juicio del caso Naseiro en el Tribunal Supremo. Foto: D. Blanco / Efe

Un año después de su elección como presidente del Partido Popular, José María Aznar se vio sacudido por un escándalo de corrupción que tenía un punto en común con lo que ocurrió años después en el PP. Al igual que con Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas, el tesorero del PP estaba implicado. Se llamaba Rosendo Naseiro. Era la herencia recibida por Aznar desde los tiempos de Fraga.  

Un juez de Valencia ordenó en abril de 1990 la detención de seis personas, entre las que estaban Naseiro y un joven concejal del PP en esa ciudad, Salvador Palop, dispuesto a hacerse muy rico con la política. El menú era el habitual en esa época y las posteriores: recalificaciones, ventas de solares municipales y acuerdos inmobiliarios con empresarios dispuestos a recompensar a los políticos. El presunto objetivo de los integrantes de la red era obtener comisiones para la financiación del PP y hacerse millonarios.

Judicialmente, el caso no llegó a nada por los errores del juez Luis Manglano. El Tribunal Supremo anuló la principal prueba de cargo, que al final resultó ser la única: las grabaciones de las conversaciones telefónicas que Palop mantuvo con los demás sospechosos, entre los que también estaba el diputado del PP Ángel Sanchis. La autorización por el juez de los pinchazos se basaba en una investigación de tráfico de drogas, iniciada en noviembre de 1988, en la que la policía sospechaba de un hermano de Palop. Las escuchas desvelaron indicios de otros delitos, pero la forma en que Manglano llevó el caso supuso una vulneración de los derechos de los acusados, según la sentencia del Supremo que los absolvió. El sumario llegó a ese tribunal por estar aforado Sanchis.

Los jueces anularon la prueba, pero no podían anular lo que los españoles habían oído en esas grabaciones. Palop y Sanchis, en compañía de otros, tenían claro que sus contactos en el partido y en instituciones locales valencianas les permitirían ganar muchísimo dinero. Sanchis hacía de mentor de Palop con sus consejos. La clave era no ser egoístas y que tanto empresarios como dirigentes del PP salieran contentos:

"Tengo mis dudas, porque en este negocio hay que tener dos cosas para que funcione bien y sea duradero, y hazte caso de un tío que tiene experiencia en esto y en otras cosas, ¿eh? Dos cosas hay que hacer, uno: ser muy discreto, muy inteligente y saber dónde tienes que hablar y hablar poco, primera premisa. Segunda premisa: no ser avaro, saber dar a ganar a otros, porque tanto en cuanto tú expandas el sistema por el cual puedes ganar, ganarás más que si quieres hacerlo tú solo".

En las conversaciones, Sanchis le tiene que recordar que no dé nombres. En realidad, nombres hay muchos, pero Sanchis lo dice cuando Palop se refiere a Fraga y Aznar para pedirle que comente que ellos cuentan con el apoyo de los grandes dirigentes del partido.

Palop y su grupo están convencidos de que ese apoyo al más alto nivel lo tienen asegurado. El 8 de enero de 1990 hablan Palop y Arturo Moreno, vicesecretario general del PP y responsable de acción electoral. "Tenemos que copar la tesorería" (del PP), dice un muy crecido Palop. Moreno está confiado porque además dicen tener el apoyo de Aznar. Las posibilidades de extender el negocio valenciano a todo el país son inmensas con la ayuda de Naseiro. Se trata de recoger comisiones en nombre del PP, pero a veces lo preparan todo para que el partido solo se lleve una parte y ellos se queden con el resto.

Moreno: Y entonces me ha dicho José María (Aznar) que fuese y tal y no sé qué a ver, que fuese. Y voy con el gerente, con Luis Bárcenas y tal, o sea, que actualmente, bueno, pues he estado bastante, bastante bien en el partido, ¿no? Veremos a ver cuánto dura esto.

Palop: Tenemos que copar la tesorería, ¿eh? Tenemos que coparla de verdad.

M.: Sí.

P.: Tenemos que coparla. Es fundamental. Para el grupo y para...

P.: Se tiene que dar con un canto en los dientes.

M.: Al menos se queda muy contento, porque Aznar lo dice; oye, pues Arturo (Moreno) y sus amigos me están ayudando mucho y todo esto, ¿me entiendes? De que eso...

P.: Pero tú eso también coméntaselo a José María para que sepa que estamos...

M.: Que yo no le he dicho nada, pero lo sé porque a mí directamente, a través de José María, José María no me ha dicho nada, pero de otras personas que me han dicho que sí. Que, que ha hablado muy bien de nosotros y tal. Es que estuvo comiendo el viernes con Luis Fraga, con el sobrino de Fraga, ¿no?, que trabaja ahí.

P.: Sí.

M.: Y que está muy... es también muy amigo de Naseiro, ¿no?, entonces me lo dijo, que me ponía por las nubes y tal, o sea, que ahora mismo tenemos muy buena relación con este tío, vamos a aprovecharla, macho.

Zaplana destaca el talento e independencia de Vidal-Quadras y dice que fundar Vox fue un "paso incómodo y valiente"

Zaplana tenía mucha prisa por ganar dinero.

Las conversaciones grabadas cuentan con un protagonista muy especial llamado Eduardo Zaplana, que es quien tuvo la carrera política más provechosa de todos los participantes en las llamadas telefónicas de Palop. En ese momento, presidía el PP de Alicante.

Curiosamente, Zaplana se hizo famoso por una frase ("yo he venido a la política para forrarme") que en realidad no pronunció. Pero en la conversación del 11 de febrero de 1990 deja claro que necesita dinero, y que va a hacer lo que sea para conseguirlo.

Zaplana: Me voy a que me lo expliques. A ver cómo puedo... Voy con un planteamiento fácil. Me sentaré a comer con él y le diré a ver cómo puedo rascar yo aquí.

Palop: Claro.

Z.: Así, pura y simplemente, ¿eh? Que me dé diversas opciones y me quedo con la más fácil. Pero me tengo que hacer rico porque estoy arruinado, Boro.

P.: ¿Sí? ¿Cómo ha sido eso? Estás trabajando como un cabrón.

Z.: Estoy trabajando mucho, pero estoy arruinado.

P.: ¿Y eso?

Z.: Me lo gasto todo en política. No ves que no tengo sueldo como tú. Que cobras de lo que trabajamos todos los españoles.

P.: Claro.

Z.: Pues eso es lo que pasa. Ay, tengo que ganar mucho dinero, me hace falta mucho dinero para vivir. Ahora me tengo que comprar un coche. ¿Te gusta el Vectra 16 válvulas?

Zaplana tiene muchos negocios en mente. Tiene previsto viajar a Sevilla ("voy a ver si hago unas cosas con la Expo") y tira de humor para no contar a Palop nada concreto por teléfono: "Voy a ver, ahora que han echado a Juan Guerra a ver si [...], a ver si lo sustituyo". Como Palop insiste y le pide que le meta en su aventura sevillana, Zaplana le cuenta: "Vamos a vender y comprar, y a hacer de intermediarios".

La idea que tiene Zaplana de ser "intermediario" queda clara momentos después: "Tú haces de intermediario de la venta (de un solar de Benidorm), que yo no puedo, y tú pides la comisión a Javier Sánchez Lázaro, ¿eh? Y luego nos la repartimos bajo mano". El futuro ministro de Aznar tiene una cierta idea sobre el montante: dos o tres millones de pesetas.

Salvador Palop tuvo que retirarse de la política tras el escándalo. Falleció en 2008 por un cáncer. Ángel Sanchis se fue a hacer negocios en Argentina y ahora ha resucitado para la opinión pública con el caso Bárcenas. Está imputado por un delito de blanqueo de capitales por colaborar con Bárcenas en la ocultación de su fortuna en Suiza. El juez Ruz le ha impuesto una fianza civil de ocho millones de euros. Además, se sentará en el banquillo de los acusados en el primer juicio del caso Gürtel. Rosendo Naseiro abandonó la política y utilizó su fortuna para dedicarse al coleccionismo de arte.

El PP recuperó años después a algunos de los implicados. Arturo Moreno entró en el Consejo de Administración de Telemadrid en 2003 y diez años después se convirtió en su presidente.

Zaplana salió inmaculado del escándalo. Fue elegido un año después alcalde de Benidorm, gracias a una moción de censura ganada con el apoyo de una concejala tránsfuga, y más tarde completó su fulgurante carrera con la presidencia de la Generalitat Valenciana y el Ministerio de Trabajo en el segundo Gobierno de Aznar. Hoy ocupa un alto cargo directivo en Telefónica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha