eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las consultas de Ginebra deben determinar si hay espacio para una negociación

- PUBLICIDAD -
Las consultas de Ginebra deben determinar si hay espacio para una negociación

Las consultas de Ginebra deben determinar si hay espacio para una negociación

Las consultas que el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, mantendrá a partir de hoy con decenas de representes de las distintas partes implicadas en el conflicto sirio determinarán si hay espacio para avanzar hacia una eventual y real negociación.

"Esto no será una conferencia, no estamos hablando de Ginebra 3. No habrá comunicado final. No son negociaciones de paz. Esto es un simple proceso de consultas para determinar dónde estamos", afirmó De Mistura en rueda de prensa.

Esta tarde comenzará en Ginebra el tercer intento de la ONU de colaborar en la búsqueda de una solución política a un conflicto que en cinco años ha costado la vida a más de 220.000 personas, ha forzado a huir del país a cuatro millones y ha obligado a abandonar sus hogares y vagar como desplazados internos a otros ocho millones.

En junio de 2012, los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se reunieron en la ciudad de Calvino en el primer intento de resolver por la vía diplomática el conflicto sirio, encuentro que se conoce como Ginebra 1.

En enero de 2014, hubo un segundo intento de negociación en el que participaron miembros de la oposición y del Gobierno, un proceso, bautizado como Ginebra 2, que no condujo a ningún resultado concreto.

Esta vez no se trata de una negociación entre las partes.

"Quiero aplicar un test de estrés, como a los bancos, para saber cuál es la posición real de cada uno hoy, no en 2012 o en 2014", agregó De Mistura.

El mediador indicó que "nunca hay un momento indicado" para comenzar un proceso de consultas, pero que "tampoco hay excusas" para no intentarlo, por lo que explicó que, a pesar de que parezca que hay "pocas esperanzas", debe hacerse el esfuerzo.

"El conflicto en Siria es la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. No podemos quedarnos de brazos cruzados, debemos intentar cualquier plan posible", sentenció De Mistura.

El plan diseñado por el enviado especial pasa por mantener encuentros uno a uno con "la mayor parte de actores posible", explicó.

Un consejo que recibió de sus dos antecesores en el cargo, Kofi Annan y Lakhdar Brahimi.

Es por eso que va a reunirse "sin límites de tiempo ni espacio" con el mayor número de actores posible, unos representantes cuyo número puede aumentar conforme el proceso avance y cuyas identidades se mantendrán secretas.

De Siria, se reunirá con al menos 20 grupos, entre los que habrá representantes "de la juventud, de partidos políticos, actores militares, víctimas, mujeres, diáspora, líderes religiosos", entre otros.

Asimismo, mantendrá encuentros con representantes del régimen del presidente Bachar al Asad, aunque no especificó a qué nivel.

Los encuentros también incluirán a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia.

"Tengo la esperanza que estas consultas puedan ayudar a superar los escollos que dividen al Consejo de Seguridad respecto a Siria", confesó el mediador.

Rusia y, en menor medida, China han apoyado abiertamente al régimen de Al Asad y han bloqueado todos los intentos del Consejo de debilitar su posición.

De Mistura se reunirá también con representantes de los países colindantes receptores de gran número de refugiados (Líbano, Irak, Jordania y Turquía), y de Estados con influencia en la región, como Arabia Saudí, Catar o Irán.

Precisamente, consultado sobre la presencia de Irán, rechazada por la mayoría de los grupos de la oposición siria por apoyar explícitamente al régimen de Al Asad, De Mistura respondió:

"Cada uno tiene el derecho de decir lo que sea. Yo tengo el derecho y la obligación de consultar a todas las partes con influencia sobre el tema sirio, hablaré con Irán como lo haré con Jordania o con Turquía".

No obstante, De Mistura descartó reunirse con los yihadistas de los grupos Estado Islámico o Frente Al Nusra, muy activos en el país y que han crecido al calor del conflicto.

El enviado especial quiere escuchar a todas las partes para entender cuál es su opinión respecto al conflicto y cómo resolverlo, y más específicamente, cómo poder "hacer operativo" el Comunicado de Ginebra.

El Comunicado se acordó al final de Ginebra 1, cuando se decidió apoyar la creación en Siria de un Gobierno de transición donde tengan cabida miembros del régimen de Al Asad y de la oposición.

"El Comunicado de Ginebra nunca se ha hecho realidad ni nunca se ha discutido cómo se podría implementar. Espero que tras todas mis conversaciones podré ver cómo se puede hacer operativo", confesó.

De Mistura quiere mantener las conversaciones "a un nivel bajo", por lo que no se revelará el resultado de las conversaciones ni durante ellas, ni al final de las mismas.

"No esperen un comunicado final, ni un resultado concreto. Cuando acaben, transmitiré mis conclusiones al secretario general de la ONU", concluyó.

Se espera que la ronda de conversaciones dure entre cinco y seis semanas, aunque el mediador advirtió de que pueden prolongarse tanto como haga falta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha