eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La ONU acusa al Gobierno de Birmania de gestión "cruel" de la crisis de rohingya

- PUBLICIDAD -

El Gobierno de Birmania ha gestionado de forma "cruel" y "contraproducente" la crisis causada por la operación de seguridad del ejército que ha desplazado a 27.000 personas de la minoría rohingya, dijo hoy el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein.

"Tenemos informes que apuntan a que las fuerzas de seguridad birmanas pueden haber impuesto un castigo colectivo contra una comunidad entera, la minoría musulmana de los rohingya", detalló Zeid en un comunicado, en el que admitió la posibilidad de que se hayan cometido "crímenes contra la humanidad".

El diplomático urgió al Ejecutivo birmano a "escoger otro camino" en el que "los políticos y militares se unan para asegurar que los derechos de la población sean protegidos" y que "tenga en cuenta las graves repercusiones que pueden tener sus actos".

En varias poblaciones del norte del estado de Rakine, región fronteriza con Bangladesh, han muerto recientemente al menos 86 personas en batidas del Ejército en aldeas de los rohingya.

Las autoridades birmanas no reconocen la ciudadanía a los rohingya, sino que les considera inmigrantes bengalíes, y les impone múltiples restricciones, incluida la privación de movimientos.

Además, la Oficina de los Derechos Humanos de la ONU reconoce que el Ejército también ha sufrido bajas y que el 9 de octubre se produjeron ataques contra la policía fronteriza.

Además, falleció un militar el 12 de noviembre.

Zeid, que ha estado en contacto con los dirigentes del país, dijo que "tomaba nota del establecimiento por parte del Gobierno de una comisión de investigación", pero a la vez hizo hincapié en que "las violaciones de los derechos humanos deben ser investigadas de forma independiente".

"La gestión del Ejecutivo birmano es un ejemplo de cómo empeorar una mala situación", aseveró el diplomático, que volvió a pedir la entrada de agentes humanitarios a la zona en conflicto.

"Si las autoridades no tienen nada que esconder ¿por qué hay tanta reticencia a concedernos acceso?", se preguntó Zeid, que apuntó a que esta actitud por parte del Gobierno birmano provoca que la oficina que representa "tema lo peor" y representa "un insulto a las víctimas".

Al menos 21.900 rohingyas han cruzado la frontera y se han refugiado en Bangladesh, donde han explicado a personal de la ONU las aberraciones que han presenciado.

"Los desplazados que llegan a diario a Bangladesh han denunciado que sus casas fueron quemadas, que los civiles fueron considerados objetivos militares. Algunos presenciaron violaciones, torturas y asesinatos de los miembros de su familia", dijo la portavoz de la Oficina de los Derechos Humanos de la ONU Ravini Senanayake.

Todas estas informaciones no han podido ser verificadas por el organismo internacional, que no tiene acceso a la zona.

Asimismo, el alto comisionado denunció que la crisis "ya se está ampliando a la región más amplia".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha