eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

DÍA INTERNACIONAL DE LAS FAMILIAS

Juan Andrés, Tomás y su hijo adoptado: "Las familias diversas estamos ensombrecidas"

eldiario.es habla con familias no tradicionales: formadas por parejas del mismo sexo, personas transexuales, abuelos con la custodia de sus nietas, hogares monoparentales o parejas sin hijos o hijas

La hija de Celia fue víctima de violencia machista y falleció años más tarde a causa de un cáncer, una situación que tanto a ella como a su marido Félix le ha dado la custodia de sus nietas

"Una familia no se mide por el número de hijos ni por el papeleo jurídico", sostiene María José, que vive con su novia Guadalupe

- PUBLICIDAD -
Juan Andrés, Tomás y Tristán

Juan Andrés, Tomás y Tristán

La familia ya no es lo que era. El modelo tradicional de matrimonio heterosexual con hijos o hijas se ha ido desdibujando con el paso de los años y los cambios sociales han tenido su reflejo en la configuración de los hogares y las unidades familiares en España. Aún así, el patrón clásico sigue copando mayor espacio en el imaginario colectivo frente a otros tipos de familia que llenan las calles y que este domingo celebran el Día Internacional de las Familias, declarado por la ONU.  

Circunstancias sobrevenidas o elegidas han hecho del mapa familiar un conglomerado salpicado de hogares homoparentales, monoparentales, que según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística suponen el 10,3% del total, o parejas sin hijos o hijas, que representan el 21,1%. Una variedad que escapa del prototipo y que abarca desde hogares multiculturales y adopciones a reagrupaciones familiares, personas que viven solas o mayores que cuidan de sus nietos o nietas.

"Estamos ahí, somos sus vecinos y votantes"

Juan Andrés y Tomás dicen que son una familia desde hace 17 años. Desde el principio de su relación sintieron la necesidad de ser padres, sin embargo, la única posibilidad era "adoptar en solitario, negar la existencia del otro y mentir sobre nuestra orientación", explica Juan Andrés, periodista de 48 años. La aprobación del matrimonio igualitario hizo que en 2007 se casara con Tomás y que un año más tarde comenzaran los trámites de la adopción de Tristán, un niño malagueño de raza negra que tiene cinco años. 

El periodista relata cómo dos compañeros de trabajo le dejaron de hablar cuando se enteraron. "Aquel comportamiento tenía un nombre: homofobia", dice. Recuerda también con indignación aquella manifestación que llenó el centro de Madrid de obispos y religiosos en 2005 y que clamaba por "el derecho a una madre y un padre". A pesar de los obstáculos, Tristán lo vive sin complejos, igual que sus compañeros de colegio. "Es la aceptación de una realidad que algunos adultos no llegan a alcanzar por condicionantes ideológicos, religiosos o morales". 

El niño está acostumbrado a oír hablar de diversidad familiar y afectivo sexual. Sus padres están implicados en el desarrollo de proyectos educativos apoyados por las instituciones malagueñas. Sin embargo, Juan Andrés sabe que es la excepción. "Cuando se habla de la familia en la escuela se da por hecho que existe un único modelo y esa es la falsa realidad que reflejan los libros de texto", critica. Las familias diversas, dice, "están ensombrecidas en los diferentes ámbitos de representatividad social, pero estamos ahí, somos sus vecinos, sus votantes y en nuestros hogares existen los mismos grados de afectividad y problemas que en las suyas". 

Alicia, Saida, Nacho y Jesse

Alicia, Saida, Nacho y Jesse

"La sociedad se basa en la cisheteronorma"

"Supongo que ser dos mujeres feministas las que encabezan la parte adulta y la proporción de cisexuales (personas  en las que la identidad sexual sentida coincide con el sexo asignado al nacer) y transexuales". Saida García responde así a por qué su familia está alejada del modelo tradicional. Y es que en la familia que ha formado junto a la cantautora Alicia Ramos, dos de las cuatro personas que la forman son trans y otras dos cis. Ambas, junto a sus hija Jesse y su hijo Nacho, han tenido que enfrentarse a situaciones de discriminación que afrontan "con herramientas para que no afecte a nuestras vidas", afirma Saida.

"Desde la manera en que están elaborados los formularios del colegio hasta preguntas que exceden lo que yo preguntaría a alguien con quien no tuviera confianza", enumera esta librera de 40 años. "La sociedad está construida sobre la cisheteronorma" algo que ejemplifica con "que tengamos que participar en esta entrevista, que sea tan difícil encontrar una película o una canción que refleje bien la diversidad familiar y sexogenérica". En esta casa madrileña, sin embargo, la variedad "forma parte de la cotidianidad de nuestras vidas".

Rafael, Rodrigo e Isabel

Rafael, Rodrigo e Isabel

"El pediatra me dijo que a mi hija la llevara mi mujer"

Rafael Fuentes y su hija Isabel, de diez años, y su hijo Rodrigo, de ocho, se convirtieron en familia monoparental en abril de 2015, cuando su mujer Inés falleció a causa de un cáncer de páncreas. Su hogar ejemplifica las dificultades de conciliación familiar y laboral. De hecho, a este funcionario le ha costado casi un año conseguir el cambio de turno que pedía al Ayuntamiento de Madrid para poder atender a sus hijos. No obstante, debe llevarles al colegio una hora antes y recogerles una hora más tarde por la lejanía de su centro de trabajo. 

"Debería existir la obligación de que en casos así no te puedan destinar tan lejos", afirma. De hecho, dice, "cuando es una mujer, los jueces suelen fallar que no esté a más de 10 kilómetros del hogar porque la justicia entiende que es la madre la que debe hacerse cargo del cuidado". Rafael cree que a la sociedad española "le hace falta un cambio de mentalidad" porque "la teoría acepta familias diversas, pero la práctica no". El hombre recuerda su última visita al pediatra: "Al decirle que no podía llevar a mi hija por la mañana me contestó que la trajera mi mujer".

Unos abuelos con la custodia de sus nietas

La historia de la familia de Celia está atravesada por la violencia machista. Carla y Marina, de doce y once años respectivamente, son sus nietas, pero tanto ella como su marido Félix tienen la custodia. Viven, además, con un tío de las niñas llamado también Félix, una persona con discapacidad. El padre de las niñas, condenado por malos tratos hacia su mujer y madre de ellas, las echó en 2007 de su casa de Barcelona, donde residían, y se fueron las tres a vivir a León con los abuelos. Sin embargo, la enfermedad se cruzó en su camino y cinco años más tarde la madre de Carla y Marina falleció de cáncer.

La justicia decidió entonces que la custodia sería para Celia y Félix. "No sabemos nada del padre, nunca pasó la manutención y ni siquiera ha contestado a las llamadas para asistir a las visitas", sostiene Celia. La mujer, de 65 años, coincide con el resto de entrevistados en que la familia "que siempre se representa es la tradicional, a pesar de que hay muchos abuelos encargándose de sus nietos". Las circunstancias, analiza, "han provocado esta situación, pero seguimos siendo una familia, para lo bueno y para lo malo". 

María José y Guadalupe

María José y Guadalupe

"Una familia no se mide por el número de hijos ni el papeleo"

María José y Guadalupe son una familia "desde el día en que decidimos vivir juntas y pensar siempre en plural". No están casadas ni tienen hijos o hijas, pero sí dos perras, una gata y sobrinos y sobrinas "que saben perfectamente quienes somos". Sostienen que cada vez es más común ver familias diversas y agradecen los cambios políticos y el activismo de colectivos "que ha hecho avanzar a la sociedad", aunque "tendrá que pasar mucho tiempo para que esta diversidad se entienda como algo natural", opina Guadalupe.

María José circunscribe la intolerancia a ciertos "sectores de la población retrógrados" que "no ven bien no solo la unión entre personas del mismo sexo, sino, por ejemplo, las familias monomarentales", completa Guadalupe. Aún así entienden que "una familia no se mide por el número de hijos ni por el papeleo jurídico", afirma María José, que pone el ejemplo de "no poder optar al descuento de familia que aplican en el gimnasio, que indica que los matrimonios tienen otra tarifa. Yo no tengo ningún documento de unión, pero me han dicho que tampoco valdría. ¿Por qué?", se pregunta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha