eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los maquinistas alemanes evalúan la oferta de la patronal en medio de la huelga

- PUBLICIDAD -
Los maquinistas alemanes evalúan la oferta de la patronal en medio de la huelga

Los maquinistas alemanes evalúan la oferta de la patronal en medio de la huelga

El sindicato de los maquinistas alemanes, GDL, evalúa la oferta lanzada ayer por la compañía de ferrocarriles Deutsche Bahn (DB), con el fin de que dicho colectivo desconvoque la huelga iniciada el lunes y que afecta a los servicios de mercancías y pasajeros de todo el país.

El líder del sindicato, Claus Weselsky, anunció hoy en unas declaraciones a una radio pública su propósito de informar esta misma tarde sobre el resultado de esas evaluaciones y apuntó a la posibilidad de interrumpir la huelga "en el momento oportuno".

La ronda de paros se inició el lunes en los servicios de mercancías y se extendió la madrugada del martes a los de pasajeros, tanto en trenes de cercanías como de largo recorrido.

La acción de protesta ha implicado la suspensión de dos tercios de los servicios de pasajeros y la mitad de los de mercancías, lo que ha afectado los suministros a grandes consorcios y a la producción del sector de la automoción.

Se trata de la octava ronda de huelgas en el conflicto salarial que enfrenta a la DGB con la patronal de la DB.

La nueva oferta de la dirección fue presentada ayer y topó, de entrada, con el rechazo de Weselsky, quien ratificó los planes de mantener la huelga, de acuerdo a lo previsto, hasta el domingo a las 09.00 de la mañana.

La propuesta de la DB consistió en plantear la mediación en el conflicto laboral del socialdemócrata Matthias Platzeck, ex primer ministro del estado federado de Brandeburgo.

Hasta ahora, la GDL ha rechazado todo arbitraje, pese a las presiones del ámbito político para que ponga fin a una huelga que, según estimaciones, cuesta 100 millones diarios a la compañía.

Se calcula que, de prolongarse los seis días previstos, la huelga habrá afectado los planes de 30 millones de pasajeros.

La convocatoria de huelga, la más larga en la historia de la compañía, agudizó el pulso entre la GDL y la DB, que más allá de las reivindicaciones salariales se ha convertido en una prueba de fuerza para los maquinistas.

Este colectivo reclama un incremento salarial del 5 %, la reducción de su semana laboral a 38 horas -una menos de las actuales 39-, así como la limitación de las horas extras.

El gran punto de fricción no son estos incrementos, sino el hecho de que este colectivo pretende ampliar su convenio a los revisores y resto de personal de a bordo.

Con ello se propone ganar afiliados y evitar la pérdida de poder que conllevará, de materializarse, un proyecto de ley del gobierno de Angela Merkel que pretende limitar la capacidad de los sindicatos pequeños para establecer sus propios convenios.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha