eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Diez años de los 6 muertos en el viaducto de la A-7 y no quedan ni homenajes

- PUBLICIDAD -
Diez años de los 6 muertos en el viaducto de la A-7 y no quedan ni homenajes

Diez años de los 6 muertos en el viaducto de la A-7 y no quedan ni homenajes

Diez años después del accidente que causó la muerte de seis trabajadores por el desplome de un viaducto en construcción de la A-7 a su paso por Almuñécar (Granada), ya no quedan ni los homenajes, aunque continúa en el aire la pregunta de qué es lo que falló y qué se pudo hacer para evitarlo.

Hoy se cumple una década de ese grave accidente laboral, que hasta hace unos años era recordado con actos de homenaje por parte de los sindicatos, que consideran que las medidas de seguridad laboral han cambiado desde entonces "sobre el papel", pero en la práctica faltan medios.

Eran la 15.38 horas del 7 de noviembre de 2005 cuando el desplome de una plataforma suspendida a más de ochenta metros de altura en el viaducto de la Autovía del Mediterráneo, a su paso por Almuñécar, causó la muerte de seis trabajadores, cinco de ellos portugueses.

Testigos presenciales relataron que algunos de los veinte trabajadores que se encontraban en la obra quedaron colgando de la estructura del tramo La Herradura-Taramay de la autovía, que precisamente ha sido inaugurada en su totalidad hace escasas semanas.

Siete años después del siniestro, el Juzgado de lo Penal 1 de Motril (Granada) absolvió a los once procesados por el desplome después de que la Fiscalía retirara los cargos al considerar que no había quedado acreditado con certeza lo ocurrido y que todo eran hipótesis.

Las acusaciones particulares, que no ejercieron los familiares de los fallecidos y recayeron sobre los sindicatos, retiraron por su parte las imputaciones iniciales por homicidio y lesiones imprudentes y atribuyeron sólo a algunos de los procesados delitos contra la seguridad y salud laboral.

Una década después, el secretario general de Construcción y Servicios de CCOO Granada, José Miguel Sánchez, recuerda el siniestro como una desgracia que quedó sin resolver, al mismo tiempo que considera que no es normal que todo se produjera de manera "fortuita".

Sin embargo, más allá de la lucha sindical durante años para aclarar este accidente, para Sánchez queda constatado que "algo falló" de forma prudente o imprudente y apunta a la falta de medidas de seguridad como la causante del siniestro.

Lo que ha cambiado desde entonces, ha añadido, es que se empezó a "tomar en serio" la salud laboral de los trabajadores y los sindicatos lograron acceso directo a la Fiscalía en materia de accidentes que, sin embargo, se siguen produciendo.

A su juicio, "sobre el papel" la seguridad laboral ha cambiado mucho, pero en la práctica se siguen "echando de menos" las actuaciones judiciales y administrativas.

Ante esto, recuerda, no conoce de nadie que esté en prisión por homicidio imprudente por la falta de prevención de riesgos laborales.

Sánchez insiste en que "algo está fallando" y que existe un "abismo" entre cómo se hacen las cosas a cómo, desde su punto de vista, se tienen que hacer.

La falta de medios, inspectores de trabajo, formación en materia de prevención y contundencia judicial son para los sindicatos, diez años después del accidente del viaducto de la A-7, una asignatura pendiente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha