eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Exministras francesas, contra el sexismo en política: "No se puede preguntar si llevamos tanga"

Diferentes figuras femeninas de la esfera pública francesa, incluida Christine Lagarde, firman un documento para dar luz a los abusos y al acoso sexual

Los casos de Dominique Strauss-Kahn y Denis Baupin han dejado entrever el sexismo descontrolado que sufren las mujeres en las instituciones

- PUBLICIDAD -
Strauss-Kahn al banquillo acusado de tener una red de prostitutas a su servicio

Strauss-Kahn al banquillo acusado de tener una red de prostitutas a su servicio EFE

Un total de 17 exministras francesas incluida la directora del FMI, Christine Lagarde, han atacado al sexismo y al acoso sexual que se vive en los pasillos de poder francés. Con la promesa "no estar más tiempo en silencio", estas mujeres se han comprometido a hacer públicos "todos los comentarios sexistas, gestos y comportamientos inapropiados".

"Esto es asunto de todos los los partidos, de todos los niveles de poder, tenemos que coger la pluma y reivindicar que ya es suficiente, la omertá y la ley del silencio no puede continuar", dicen en un artículo de opinión publicado en el Journal du Dimanche.

"Hemos sido ministras. Somos o hemos sido elegidas representantes. Como todas las mujeres que llegan a los círculos que una vez fueron exclusivos para hombres, hemos estado obligadas a luchar contra el sexismo. Las mujeres no se tienen que adaptar a estos círculos sino que es el comportamiento de ciertos hombres el que tiene que cambiar. Es suficiente. La inmunidad ha terminado. No estaremos más tiempo calladas", han escrito.

"Animamos a todas las víctimas de acoso sexual o de agresión sexual a que lo cuenten y lo denuncien... demandamos a nuestros partidos y a nuestros grupos que verifiquen si esos actos sucedieron y, si es así, ayuden a las víctimas a revelar la verdad".

No se pude decir a un colega que una mujer, sea cual sea su estatus, sea una empleada, una estudiante, una desempleada, un ama de casa o un cargo electo 'aparte de sus magníficos pechos, ¿qué te gusta de ella?"

El llamamiento fue firmado por mujeres de todo el espectro político. Desde el centro derecha ha sido apoyado por Roselyne Bachelot, Chantal Jouanno, Nathalie Kosciusko-Morizet, Christine Lagarde y Valérie Pécresse, entre otras. Desde la izquierda, han firmado esta protesta Fleur Pellerin, Rama Yade, Élisabeth Guigou así como Dominique Voynet y Cécile Duflot del Partido Verde.

"Empezamos en política por diferentes razones y defendemos ideas distintas, pero compartimos el pensamiento de que el sexismo no puede tener cabida en nuestra sociedad. Esta lacra no es exclusiva en nuestro ámbito, nada más lejos de la realidad, pero los políticos tenemos el deber de ser ejemplares. Aquellos que escriben leyes, que votan por ellas, deben respetarlas y, por lo tanto, ser irreprochables", dice el documento.

La plaga de sexismo descontrolado dentro de la política francesa ha sido un asunto destacado en la agenda desde que el predecesor de Lagarde, Dominique Strauss-Kahn –un día aspirante a la presidencia francesa– dimitió de la dirección del FMI en 2011 después de ser arrestado en Nueva York por acusaciones de intento de violación y acoso sexual a la trabajadora de un hotel.

Más tarde, la Fiscalía retiró los cargos criminales contra DSK, como se le conoce, y lo resolvió con un acuerdo civil con la empleada del hotel.

Uno de los líderes ecologistas franceses acusado de agresiones sexuales

Uno de los líderes ecologistas franceses acusado de agresiones sexuales EFE

La semana pasada, después de que se revelase que nueve mujeres habían sufrido supuestos acosos sexuales por Denis Baupin, que dimitió de su cargo de vicepresidente de la Asamblea Nacional, la portada de Libération titulaba en su portada: "Fin de la ley del silencio sobre el sexismo en el Parlamento".

Baupin tiene 53 años, está casado con Emmanuelle Cosse y lidera el Partido Verde francés. El político ha negado vehementemente las acusaciones y ha dicho que luchará contra ellas. Poco después, el ministro francés Michel Sapin admitió que había tenido un comportamiento inadecuado hacia una periodista.

El documento en Libération afirma que muchas mujeres en la política francesa no cuenta lo sucedido por miedo a dañar sus carreras o a su propio partido. "Es el momento de hablar, de darle a esa impunidad un final. Es el momento de que los hombres cambien su comportamiento en vez de que las mujeres tengan que adaptarse a él".

El artículo de opinión publicado en el Journal du Dimanche es claro: "No se pude decir a un colega que una mujer, sea cual sea su estatus, sea una empleada, una estudiante, una desempleada, un ama de casa o un cargo electo 'aparte de sus magníficos pechos, ¿qué te gusta de ella?"

"No se puede decir con voz grave 'tu camiseta es demasiado larga, deberías llevar una más corta' o '¿llevas tanga?'... y cuando una mujer dice no es que no. No está bien que insistas o te vengues".

Traducido por Cristina Armunia Berges

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha