eldiario.es

Menú

12 de octubre: una fiesta nacional (no sólo en España)

Estatua de Cristobal Colón en Barcelona.

"El 12 de octubre era nuestro día", escribió en sus memorias el mexicano José Vasconcelos. Y es que la "Fiesta Nacional de España" –tal como declara el real decreto de 1987– se ha fijado en una efeméride histórica que también es "fiesta nacional" en varios países latinoamericanos. Si en España es ahora simplemente fiesta nacional, antes fue "Día de la Hispanidad" (así se le llamaba en el R.D. de 1981) y antes todavía "Día" o "Fiesta de la Raza", denominación que se sigue manteniendo en el continente americano, y que convive con otras expresiones recientes como "Día de la Diversidad Cultural Americana" o "Día del Respeto a la Diversidad Cultural" (Argentina), "Día del Encuentro de Dos Mundos" (Chile) o "Día de la Resistencia Indígena" (Nicaragua y Venezuela).

Justamente era su homenaje a la "raza" lo que agradaba a Vasconcelos de esa que llamaba "la fiesta grande" y que, tras un ambiguo reconocimiento oficial, acabó declarándose fiesta nacional de México en 1929, cuando ya se había extendido a lo largo del continente. Cierto es que la "raza" de Vasconcelos no era la misma que la de otros que defendieron la conmemoración en esos años y en los posteriores: era una "raza" en devenir, hispanoamericana y universal, la "raza mestiza": " una raza hecha con el tesoro de todas las anteriores, la raza final, la raza cósmica". Su afición a "lo hispánico" era parte de su oposición a la intrusión estadounidense y, a pesar de las distancias, en ese terreno podía encontrarse con otras propuestas de aquellos años, como la del argentino José Ingenieros, que llamaba a una "Unión Latino-Americana" para mantener la independencia frente al panamericanismo de Estados Unidos ("América Latina para los latinoamericanos", decía en un famoso discurso en octubre de 1922). Otra Unión, que no hay que confundir con la fundada por Ingenieros, la Unión Iberoamericana, había sido fundada en 1885 con la celebración de la raza como única razón de su existencia, en un momento en que España estaba cambiando su orientación hacia América. La Unión Iberoamericana se dedicó a promover la celebración y su inserción en el calendario de varios países. Y es que entonces, como hoy, las expresiones que se usan tienen su propio recorrido y sus distintos usos según los momentos, las circunstancias y los actores, y no es lo mismo decir hispanoamericana, iberoamericana, panamericana o latinoamericana.

Más allá de relatos mistificadores que busquen un único (o el verdadero) origen de los festejos del 12 de octubre y de la siempre tentadora solución de la continuidad histórica y de la intrínseca coherencia de las conmemoraciones, lo que sabemos es que algo que empezó con un día festivo puntual para el año 1892, con ocasión del IV Centenario del "Descubrimiento" y que en los siguientes veinte años solo dio lugar a alguna que otra celebración esporádica, cobró fuerza en la década de 1910, impulsada por los círculos de inmigrantes españoles (e italianos).

Seguir leyendo »

La amenaza oculta: erosión genética en especies en peligro de extinción

El lince ibérico, especie clave objeto de la investigación

Las especies están despareciendo a un ritmo creciente y probablemente sin antecedentes en la historia de la vida. Las especies que todavía sobreviven han visto reducidas sus poblaciones a la mitad en los últimos 40 años y se calcula que entre el 14 y el 40% de todas las especies vivientes estarán extintas para el año 2050. Evitar este desastre es uno de los principales desafíos a los que se enfrenta la humanidad en este siglo y va a requerir un esfuerzo colectivo y multidisciplinar en múltiples frentes de actuación.

Es obvio que una prioridad debe ser el eliminar las causas que han llevado a esta situación, y éstas están claramente identificadas: la destrucción de hábitat, la sobre-explotación, la contaminación y la introducción de especies exóticas. Pero esto puede no ser suficiente en muchos casos. Incluso si pudiéramos detener el declive y restaurar las condiciones favorables para la recuperación, ésta podría quedar comprometida por una amenaza oculta: la erosión genética.

Las poblaciones que se contraen y se aíslan de sus congéneres tienden a cambiar su composición genética en al menos tres aspectos: i) se hacen más pobres genéticamente, ii) tienden a acumular variantes perjudiciales y iii) se hacen cada vez más consanguíneas. Lo primero es preocupante porque de la existencia de suficiente variación genética depende la capacidad que tienen las especies de adaptarse a cambios ambientales futuros. Debemos darnos cuenta que las especies no son entidades fijas e inmutables y que el objetivo de la conservación no debe ser impedir que cambien congelando su estado actual, sino mantener su sorprendente capacidad de cambiar ajustándose al ambiente en el que viven, esto es, de evolucionar adaptativamente.

Seguir leyendo »

Una noche para los investigadores

Es fascinante saber que el mismo día a la misma hora miles de investigadores e investigadoras en 300 ciudades de una veintena de países están en la calle a la vez explicando al público en qué consiste su investigación; a qué dedican tantas horas de campo y/o laboratorio. “La Noche Europea de los Investigadores” es uno de los más importantes eventos de divulgación científica, uno de esas citas ineludibles para conocer cuál será el conocimiento del futuro. Y es que, efectivamente, lo que se investiga hoy es lo que conoceremos mañana.

El día ‘D’, el viernes 25 de septiembre, serán siete horas en la calle –en Andalucía, se celebra en todas las capitales de provincia- pero han sido muchísimas más de preparativos. He tenido el privilegio de ser una de las organizadoras en Sevilla de esta actividad y comprobar la ilusión que muchos científicos, sobre todo los más jóvenes, imprimen a citas como ésta, el esfuerzo por hacer actividades interesantes y trasladar lo que hacen ante la mirada curiosa de la gente. Los investigadores siguen siendo vistos por la sociedad como personas extravagantes, ratones de laboratorio, seres indescifrables ó inaccesibles. Es por ello que eventos como La Noche Europea de los Investigadores pretenden demostrar que son de carne y hueso, que su trabajo es la ciencia, pero por encima de todo son personas.

Además de ellos, existe un colectivo –entre los que yo me incluyo- que se encarga de hacerlos visibles, divulgar su trabajo e intentar que citas como ésta sean un éxito y logremos dar un paso más en el reconocimiento social de la ciencia. El trabajo que me ocupa, la divulgación científica, tiene como finalidad hacer accesible la ciencia al público en general y se basa tanto en la responsabilidad de los científicos por dar cuenta a la sociedad del destino de los fondos públicos que recibe como para lograr la alfabetización científica de la sociedad de nuestro entorno. Pero a estos objetivos se une también algo que no debemos olvidar: la valoración que, cada vez con mayor peso, realiza la Unión Europea de la divulgación científica a la hora de lograr fondos para los proyectos de investigación que financia. Así, la Noche Europea de los Investigadores es iniciativa de la Unión Europea, y aquí en Andalucía está coordinada por la Fundación Descubre.

Seguir leyendo »

Hacia un uso de los plaguicidas más sostenible

La agricultura actual se enfrenta al complicado reto de satisfacer la creciente demanda de alimentos de la población mundial y, a la vez, avanzar hacia modelos más sostenibles donde la producción y la rentabilidad económica no lleven asociados efectos nocivos para la salud humana ni efectos inaceptables para el medio ambiente.

En este contexto, el uso de plaguicidas para el control de plagas, malas hierbas y enfermedades de los cultivos constituye una de las herramientas que más han contribuido al aumento de la producción agrícola en las últimas décadas, pero la dispersión de estas sustancias en el medio ambiente, así como su posible entrada en la cadena trófica, sigue siendo motivo de una gran preocupación en la actualidad.

Diversos estudios realizados en España han puesto de manifiesto que la presencia de plaguicidas en distintos compartimentos ambientales, como suelos, sedimentos y aguas superficiales y subterráneas, es algo habitual y que el uso de plaguicidas en actividades agrícolas constituye la principal causa de la contaminación de las aguas en muchas regiones.

Seguir leyendo »

El declive de las abejas

Foto: Curro Molina

Todos conocemos la abeja de la miel, pero pocos saben que, junto a ella, hay más de mil especies diferentes de abejas, y eso solo en España. Eso significa que hay más del doble de especies de abejas que de pájaros. Entre todas nos brindan un servicio muy importante: polinizar las flores de muchas plantas para que den fruto. La abeja de la miel es una especie muy peculiar. Vive en grandes colonias de forma social y, hoy en día, está totalmente gestionada por los apicultores. Pero el resto de especies de abejas tienen formas de vida de lo más diversas. Hay especies que nidifican en el suelo o en la madera en pequeños agujeros y no forman colonias, sino que viven solitarias. Las hay especializadas en visitar sólo unas pocas especies de plantas, mientras que otras son generalistas y visitan cualquier flor que vean. Las hay pequeñas como una hormiguita o grandes como un escarabajo pelotero. Y hasta las hay parásitas de otras abejas. Debido a esta diversidad, el problema del declive de las abejas es más complejo de lo que podría parecer. Las abejas de la miel, por ejemplo, tienen problemas que suelen ir asociados a ser una especies gestionada: están atacadas por diversos patógenos, sus condiciones alimentarias no siempre son buenas y suelen estar más expuestas a pesticidas. Pese a estos problemas de salud que debemos tratar, las abejas de la miel no se van a extinguir.

Pero, ¿qué sabemos de los otros cientos de especies de abejas? Desgraciadamente muy poco. Tenemos datos de Estados Unidos y Europa que muestran que muchas especies están en declive, pero también hay que decir que unas pocas especies se están adaptando bien al cambio global. Podríamos decir que tenemos muchos perdedores y pocos ganadores. Las causas de estos declives son variadas. La primera es la pérdida de hábitat. Más del 40% de la superficie terrestre libre de hielo está modificada por el hombre, especialmente para uso agrícola. Muchas abejas no pueden prosperar en estos ambientes ya que no encuentran alimento o sitios donde nidificar. Pero, incluso las especies que pueden adaptarse a estos ambientes, se ven afectadas por el grado de perturbación humana. El cambio climático también afecta a las abejas, por ejemplo, su periodo de actividad ya ha avanzado unas dos semanas respecto a hace 50 años y el rango de distribución de los abejorros ha disminuído sustancialmente. Las especies de abejas exóticas introducidas por el hombre también están trayendo consigo nuevos patógenos, algunos de ellos responsables de la casi desaparición de una especie de abejorro (Bombus affinis) en Estados Unidos. Finalmente, las abejas que pueden usar zonas agrícolas se ven expuestas a pesticidas. No es de extrañar que se vean afectadas por ellos, ya que los insecticidas, como los neonicotinoides y otros, están diseñados para matar insectos, pero también también se ven afectadas por los fungicidas, que eliminan su flora bacteriana, y los herbicidas, que reducen sus recursos florales ("malas" hierbas para el agricultor pero alimento necesario para las abejas).

Siendo tan variadas las causas del declive de las abejas, la solución, por tanto, tampoco es única. La práctica más beneficiosa es restaurar hábitats naturales ricos en flores, especialmente aquellos en los que abundan plantas de las que dependen las abejas más amenazadas. También se necesita mejor regulación sobre la aplicación de pesticidas o el movimiento de especies. Finalmente, no solo por las abejas, sino para todo el planeta, necesitamos frenar las emisiones de CO2 que provocan el calentamiento climático.

Seguir leyendo »

¿Qué puede hacer la nanotecnología para la protección solar?

La nanotecnología abre un universo de posibilidades ante una más eficiente protección solar.

En verano, hace más de treinta años, nos íbamos a la playa, a la montaña o al campo, nos exponíamos al sol y pasábamos los primeros días con un tono de piel rojo furioso. Éste era el paso previo de un hito a cumplir obligatoriamente: ponerse moreno. Relacionábamos el bronceado con un estado saludable y con un alto nivel de vida. La protección solar estaba reservada para casos de alergia o de quemaduras previas. Sin embargo, desde los años 70 se ha detectado en todo el mundo un aumento de la incidencia del cáncer de piel en la población de piel clara.

El sol, además de brindarnos luz visible y calor, nos proporciona un tipo de radiación de alta energía llamada radiación UV. Estos rayos son invisibles a nuestros ojos, pero tienen un efecto sobre nuestro organismo. Pequeñas dosis de estos rayos son beneficiosas ya que ayudan a la síntesis de vitamina D en nuestro cuerpo. Pero a su vez se ha demostrado que la exposición prolongada a la radiación UV es la causa de lesiones en nuestro órgano más expuesto y extenso: la piel. Estas lesiones pueden ir desde el enrojecimiento (denominado eritema) hasta el melanoma pasando por el envejecimiento prematuro y el carcinoma.

Para protegernos de los rayos UV se han desarrollado una gran variedad de productos comerciales que incluyen en su formulación compuestos químicos que actúan como filtros. Estos compuestos pueden ser sustancias orgánicas e inorgánicas y en ambos casos el mecanismo de acción de la protección se debe a la absorción de la radiación UV. Estos mismos filtros absorbentes también se usan en láminas poliméricas usadas como recubrimientos para vidrios que bloquean UV.

Seguir leyendo »

La fruta en la dieta de los andalusíes

Higuera en el jardín de la Escuela de Estudios Árabes (CSIC) frente al Generalife

Con la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica en el año 711 se inicia el desarrollo de una agricultura diferente a la hasta entonces conocida, que dio lugar, entre otros muchos logros, a la diversificación y mejora de las especies frutícolas existentes en el suelo peninsular, junto con la puesta en cultivo de variedades olvidadas. Ello, aunque a primera vista puede que no se considere un fenómeno tan llamativo como el que supuso la llegada y aclimatación de nuevas especies y variedades procedentes de diversas zonas del mundo islámico oriental (cítricos, plataneros, caña de azúcar...), tuvo una repercusión más inmediata en el plano alimentario, contribuyendo decisivamente al cambio que fue experimentándose en la dieta de la población.

Dentro del total de la producción agrícola del territorio andalusí, la importancia de la fruticultura es un hecho constatado por textos árabes de muy diverso género, siendo los de contenido agrícola y botánico los que proporcionan una información más rica, específica e interesante, con datos sobre producción, extensión de las zonas cultivadas, calidad de las frutas, técnicas de conservación, etc. Este elevado nivel de producción y variabilidad frutícola alcanzado nos lleva a plantear la siguiente cuestión: ¿en qué proporción se consumía fruta en al-Andalus? Son varias las respuestas que pueden darse, de acuerdo con los textos a los que acudamos para recabar información.

Las normas médicas

Seguir leyendo »

La "ciudadanía alimentaria"

El concepto de 'seguridad alimentaria' ha evolucionado a 'ciudadanía alimentaria': tenemos el derecho a la alimentación y la obligación de consumir sosteniblemente.

La producción de alimentos ha dejado de ser un asunto sectorial (de la agricultura) para convertirse en un asunto de ciudadanía. También el consumo de alimentos ya no es un asunto privado del consumidor, puesto que sus decisiones tienen efectos en otros ámbitos, entre ellos el medio ambiente.

Por eso, autores como los españoles Cristóbal Gómez Benito y Carmen Lozano (UNED) o el holandés Henk Renting, hablan de "ciudadanía alimentaria". Por ese concepto, entienden el derecho de los ciudadanos a una alimentación sana y de calidad, pero también el deber y la obligación de realizar un consumo responsable, valorando los efectos que tiene lo que comemos sobre las generaciones futuras, sobre otras poblaciones (de nuestro entorno más cercano, y del resto de mundo), sobre el entorno natural y el medio ambiente, sobre el bienestar de los animales,…

Es un concepto que supera el de "seguridad alimentaria", y que se define desde un enfoque integrador y multidisciplinar. Con el concepto de "ciudadanía alimentaria" se pretende superar los enfoques simplistas sobre el hambre que han dominado la agenda política y social desde 1945 hacia acá. Es un enfoque que parte de aceptar que el problema de la seguridad alimentaria es un problema de gran complejidad, admitiendo que no es sólo un problema de producción de alimentos, sino de pobreza y de inadecuadas condiciones de vida, de infraestructuras deficientes, de malnutrición y de modelos de desarrollo en los que están implicados tanto las sociedades del Norte como las del Sur.

Seguir leyendo »

Los ulemas de Al Ándalus

Lienzo 'La Rendición de Granada' de Francisco Padilla, 1882

La línea de investigación en la que el equipo del que formo parte viene trabajando últimamente y sobre la que dirijo un proyecto del mismo nombre es La Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Dicho de esta manera, tal vez sea difícil de entender por los no especialistas, por lo que trataré de explicarlo de una forma más sencilla.

Podemos decir que el objeto de la Prosopografía es el estudio histórico de un grupo o sector de la sociedad -definido por una peculiaridad o característica común-, a través del análisis de sus datos biográficos. Lo que interesa no es el estudio de una biografía en particular, sino de un conjunto de biografías, del que se puedan extraer conclusiones generales. En nuestro caso, ese grupo es el de los ulemas que vivieron en al-Andalus durante los siglos VIII-XIV.

¿Quiénes eran estos ulemas? Este término, que viene del árabe, podría traducirse por “sabios”, aunque esto hay que matizarlo. Estos sabios, son los especialistas en el saber religioso islámico cultivadores de las ciencias arabo-islámicas, que incluyen el estudio del Corán, la tradición del profeta del Islam y las disciplinas jurídicas, pero en sentido amplio incluiría también otros saberes como la Gramática y las ciencias del lenguaje, la Filosofía, etc. Frente a ellas están las llamadas “ciencias de los antiguos”, heredadas de civilizaciones anteriores como la griega o la indo-irania, que englobaban las ciencias exactas y las ciencias de la naturaleza.

Seguir leyendo »

¿Cuánta es la Biodiversidad?

Una de los de los grandes retos que mantiene la ecología como ciencia es conocer las reglas que regulan las diferencias de abundancia de las especies. ¿Por qué hay especies (de plantas, de animales) que son muy comunes y otras, en cambio, son rarísimas? ¿Qué factores determinan la riqueza y abundancia de especies en la Tierra?

La biodiversidad en el Planeta no ha hecho sino crecer durante los últimos 3.500 millones de años, pero con un ritmo pautado por cinco grandes eventos de extinción en masa. Por ello, ha desaparecido casi un 95% de las especies que en algún momento han poblado la Tierra. Una extinción en masa tiene tres características: afecta a una considerable proporción (al menos 75%) de la biota terrestre o marina en un periodo dado; ese periodo es breve (desde una perspectiva “geológica” del tiempo); y la extinción acontece sobre una extensión geográfica amplia.

En tanto que en, al menos, tres de los cinco grandes eventos de extinción han tenido que ver impactos extraterrestres (meteoritos, cometas), muy probablemente estamos asistiendo al sexto evento de extinción: la gran extinción asociada al antropoceno, el periodo que abarca los últimos 15.000 años, aproximadamente. Y en esta sexta extinción, el principal factor causal es la acción del hombre.

Seguir leyendo »