El Banco de Alimentos rescata en Sevilla más de cuatro millones de kilos de comida de la basura

Productos en los almacenes del Banco de Alimentos.

EP

0

El Banco de Alimentos de Sevilla ha rescatado más de cuatro millones de kilos de comida (4.146.195, concretamente) del despilfarro, una cifra que supone un incremento del 33,3% (1.035.865) con respecto a lo salvado en 2019, que ascendió a 3.110.330 kilos de alimentos.

La "cronificación" de la pobreza en Andalucía, la secuela menos sanitaria de la pandemia

La "cronificación" de la pobreza en Andalucía, la secuela menos sanitaria de la pandemia

Estos 4,1 millones de kilos de alimentos aportan más de la mitad de los recursos que el Banco de Alimentos ha repartido (siete millones de kilos), a través de las entidades colaboradoras, entre los 62.644 beneficiarios de 2020, según los datos facilitados por la organización a Europa Press. El presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Sevilla, Agustín Vidal-Aragón, se ha mostrado "muy orgulloso de que cada vez sean más los alimentos salvados del despilfarro a los que somos capaces de dar un uso".

Esta práctica tiene que generalizarse en los próximos años, una vez que el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de la que será la primera Ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario, con el fin de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, que fijan la obligación de reducir a la mitad el desperdicio no sólo por una cuestión moral y ética, sino para hacer un uso sostenible y económico de los recursos naturales.

Reducir aún más lo que se desperdicia

Vidal-Aragón ha destacado que, desde la Fundación Banco de Alimentos, "cada día trabajamos por concienciar, educar y fomentar el uso adecuado de alimentos entre los beneficiarios y en la sociedad, en general. Tenemos esperanza en conseguir que se reduzca aún más el número de kilos que van a la basura", gracias a los diferentes programas con los que trabajan. El primero de ellos es el del Fondo de Garantía Agraria, por el que se evitar el despilfarro de 1,8 millones de kilos de frutas y verduras; la segunda vía está relacionada con la recuperación de los excedentes de alimentos de la industria alimentaria, que aporta dos millones de kilos de alimentos. Por último, y gracias al Programa de Mermas con las principales cadenas de distribución, se salvaron 266.800 kilos de alimentos en 2020.

El anteproyecto de la Ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario quiere reducir las cantidades de comida que se tiran a la basura. Sólo en los hogares españoles se despilfarran 1,364 millones de kilos de alimentos, una medida de 31 kilos por persona en 2020.

La nueva norma prevé que las empresas distribuidoras incentiven, en colaboración con las administraciones, la venta de productos con fecha de consumo preferente o de caducidad próxima. Los establecimientos de venta al por menor, con una superficie que fijarán las comunidades autónomas pero que nunca será inferior a los 400 metros cuadrados, "deberán fomentar las líneas de venta de productos considerados feos, imperfectos o poco estéticos que estén en condiciones óptimas de consumo", explica el Gobierno. El incumplimiento de la futura ley acarrea multas que oscilan entre los 6.001 y los 150.000 euros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats