Los efectos de la Covid también llegan a la enseñanza privada: "sustancial" recorte de sueldos a empleados de uno de los colegios más caros de España

Imagen de una actividad en el San Francisco de Paula de Sevilla

El correo electrónico sentó como un jarro de agua fría entre los "colaboradores" (trabajadores) del Colegio Internacional de Sevilla San Francisco de Paula, uno de los centros de enseñanza privada más costosos de España, que cobra aproximadamente a las familias entre 400 y 900 euros al mes por alumno según el nivel (cursan un total de 1.119 alumnos, desde Infantil a Bachillerato). El objetivo de la comunicación enviada por el colegio era trasladar a sus casi 200 empleados (profesorado, administración, limpieza, etc.) "la intención de iniciar un procedimiento de modificación sustancial de las condiciones de trabajo, dada la concurrencia de circunstancias económicas y productivas adversas que justifican la adopción de esta medida", tendente a "continuar el proyecto con la salvaguarda de todos los puestos de trabajo".

Los motivos oficiales que ha dado la empresa a los trabajadores para iniciar el proceso han sido "el acusado descenso en el porcentaje de matriculación, la situación de pérdidas actuales y futuras, así como el descenso en los niveles de facturación", que han sumido a la empresa "en una difícil situación económica, motivo por el que la dirección se ha visto obligada a acudir a un expediente de modificación sustancial de condiciones de trabajo como medida de flexibilidad laboral alternativa al despido y con el fin de paliar dicha situación para continuar con el proyecto educativo de la misma manera que se ha venido llevando a cabo hasta ahora".

Las familias, que también han sido avisadas del pretendido recorte salarial, pagan desde los 5.500 euros/año de la Escuela Infantil (3, 4 y 5 años) hasta los 10.700 euros/año del Bachillerato Internacional (de 1º a 5º de Pimaria el precio es de 6.580, según datos de septiembre de 2017). El San Francisco de Paula es el único centro educativo sevillano con la acreditación de la Agencia Advanc-ED Internacional, que supervisa los estándares de calidad en más de 30.000 centros de Norteamérica, Europa, África y Oriente Próximo, y que le faculta para impartir el sistema norteamericano de enseñanza.

El colegio aparecía en 2015 posicionado como uno de los más caros de España y de Andalucía según mercadofinanciero.com. Fuentes del colegio indican a este medio que "somos muy conscientes de que nuestras tarifas son más altas que las de otros colegios privados de Sevilla, pero también sabemos que están estrictamente ajustadas a los costes que se derivan de la oferta educativa que ofrecemos, y que el hecho de encontrarnos en esta situación es la prueba más directa de ello: los márgenes están tan ajustados que un descenso del número de alumnos de alrededor del 15% nos obliga a hacer esta reestructuración", señalan, destacando que su oferta educativa está "al nivel de los mejores colegios del mundo, debido a muchos motivos que van desde la atención personalizada hasta los recursos humanos y pedagógicos que la hacen posible". "El coste medio por alumno en nuestro Colegio está solo ligeramente por encima del que tiene en la enseñanza pública en nuestro país (la diferencia es lo que cuesta un café al día) y por debajo del que tiene en Gran Bretaña y Finlandia, entre otros muchos países europeos", recalcan desde el colegio.

Ubicado en la céntrica calle Alcázares, el colegio fue fundado en 1886 por Francisco de Paula Ruiz Estévez, pasando once años después a manos de José María Rey Repetto, momento desde el cual siempre ha estado dirigido por miembros de diferentes generaciones de la familia Rey. El actual director, Luis Rey, nombrado recientemente nuevo cónsul honorario de Luxemburgo para Andalucía Occidental y miembro del Consejo de Administración de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, es administrador solidario de Laertiada SL, que gestiona la escuela infantil del colegio, y administrador único de Icalux Innovation SL. También vicepreside la Fundación Goñi y Rey, vinculada al colegio. Rey Goñi ostenta el Premio Universitario de la Real Maestranza de Caballería, el Premio al Joven Empresario de Sevilla del año 2006, y ha sido miembro, hasta la semana pasada, del Patronato del Bachillerato Internacional.

El centro adquirió a finales de 2017 los terrenos aledaños del antiguo mercado de la Encarnación, de más de 1.200 metros cuadrados. "La reestructuración que estamos adoptando se deriva probablemente de una combinación de causas, pero la determinante ha sido el contexto económico, que ha derivado en una caída en la matriculación que no podíamos esperar", reconocen las fuentes del colegio.Desde el colegio, único privado sevillano en mantener su ubicación histórica en el centro histórico, argumentan que la inversión en nuevas instalaciones, como las del antiguo Mercado de la Encarnación, "respondió a los deseos tradicionalmente manifestados por nuestra Comunidad Educativa, que demandaba más espacio para el deporte y el recreo". Y añaden: "En los últimos años no solo hemos invertido en esas nuevas instalaciones, también hemos hecho una inversión muy importante para adaptar el edificio al Código Técnico de Edificación, para prepararlo al uso de dispositivos electrónicos en la práctica diaria educativa, y para renovar instalaciones como la Biblioteca, que hemos convertido en el corazón de nuestro proyecto educativo. Todas esas inversiones se hicieron en todo caso porque teníamos capacidad financiera para ello", explican desde el colegio.

El envío a las familias por parte del Consejo de Dirección da algun detalle más del pretendido recorte: "La pandemia de Covid-19 ha provocado un notable descenso en las matriculaciones, motivado en gran parte por la menor llegada a Sevilla de nuevos alumnos internacionales y por los alumnos que han causado baja, la necesidad de una extraordinaria inversión en personal y materiales de prevención, así como el descenso en facturación por servicios complementarios, lo que ha sumido a la empresa en una difícil situación que debe ser compensada con la decisión de medidas que acompasen el nivel de gastos al de ingresos". Las medidas "esperamos poder revertir tan pronto como sea posible y pretenden ser consensuadas con todos los agentes con los que opera". Para el lunes 23 y miércoles 25 están previstas reuniones telemáticas con padres delegados y junta directiva del AMPA.

En el centro no existen representantes legales de trabajadores, por lo que el colegio informa a los "colaboradores" que el procedimiento irá precedido de un periodo de consultas en el que "los trabajadores podrán optar por atribuir su representación a una comisión de un máximo de tres miembros integrada por trabajadores de la propia empresa, y elegida democráticamente, o bien otorgar su representación a una comisión de un máximo de tres miembros designados, según su representatividad, por los sindicatos más representativos del sector de los centros de enseñanza privada de régimen general o de enseñanzas regladas sin ningún nivel de subvencionado con fondos públicos, al que pertenece el colegio", indica la comunicación enviada por mail a los empleados.

Desde el colegio apuntan que "en los últimos quince años y en aras de una mejor atención individualizada, hemos incorporado cuarenta profesores más para el mismo número de alumnos, a cinco especialistas en el Servicio de Orientación y dos en Laboratorio y a perfiles responsables en Tecnologías Exponenciales en Educación, Movilidad Educativa y Prácticas en Organizaciones. En 1997-98 teníamos 1234 alumnos atendidos por 113 personas, 92 a tiempo completo. 23 años después, en 2020-21 tenemos 1119 alumnos atendidos por 229 personas".

San Francisco de Paula presume de los resultados alcanzados por sus alumnos. "En Andalucía, con datos de 2016, el 38% de los alumnos en 4º de ESO habían repetido una o dos veces. En nuestro colegio, no llega al 1% el porcentaje de alumnos que en Décimo curso, el equivalente a 4º ESO, han repetido UNA sola vez. La individualización no es una entelequia en nuestro Centro, sino una realidad cotidiana en forma de grupos de refuerzos, adaptaciones curriculares individuales, orientación pedagógica continua, inmersión lingüística en idiomas extranjeros… La mayoría de nuestros alumnos salen con el C1 o el C2 de inglés". "Todo esto es lo que se paga en nuestras tarifas, que, insistimos, están muy ajustadas a la oferta educativa e incluyen los prestigiosos programas del Bachillerato Internacional", indican las fuentes.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats