La lluvia cae como maná en los campos de Sevilla y recupera cultivos abandonados

Una plantación de coliflor en Lebrija, recuperada esta semana gracias a la lluvia.

Fermín Cabanillas

Más información: www.aionsur.com —

0

“Están cayendo euros del cielo”. Es el comentario que más se escucha en estos días en los campos de la localidad sevillana de Lebrija, donde está cayendo en estos días mucho más que agua del cielo. Cultivos como el del trigo, que estaban a un 15 % de la superficie habitual, han aumentado hasta un 50 % en previsión de que tenga agua suficiente para crecer. Y así una larga lista de semillas que se han plantado ahora que se sabe que habrá agua para regarlas.

El responsable nacional de transformados de COAG, Diego Bellido, pone prudencia en este asunto, pero sí destaca la importancia de que en Lebrija, punto neurálgico de la comarca del Bajo Guadalquivir, hayan caído 52-60 litros por metro cuadrado. Aunque no es demasiado alto, “ha animado a agricultores a plantar cuando habían decidido no hacer nada este año”.

Tres veces más de coliflor y brócoli

Hay ejemplos más que llamativos en este asunto, como la coliflor y al brócoli, que tenía unas 250 hectáreas plantadas hasta mediados de noviembre, y ahora han aumentado hasta 750.

Mención aparte, ha dicho, merecen cultivos como los de la zanahoria y la cebolla, que estaban descartados este año, “pero que la gente se ha lanzado a sembrar”, e incluso la cooperativa Las Marismas, ubicada en la misma localidad, ha regalado las plantas que ya tenía almacenadas para ser destruidas con el fin de aprovechar este periodo de lluvias.

Ha dicho también que la remolacha de azúcar, “que estaba prácticamente desaparecida”, ahora tiene unas 2.500 hectáreas, para concluir que “aunque estas lluvias no solucionan el futuro, sí garantizan que estos cultivos podrán crecer sin aportaciones hídricas”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats