Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lo que Feijóo entiende por calidad democrática, por Esther Palomera
El gol de un negro: de la final de la Eurocopa a la realidad del racismo en el deporte español
OPINIÓN | 'La cacería', por Marco Schwartz

Condenan a un sacerdote expulsado a diez años de prisión por corrupción de menores y tráfico de drogas en Asturias

El exsacerdote Jesús María Menéndez, conocido como el 'Padre Chus', en la sede judicial.

Pilar Campo

Gijón —

11

El exsacerdote Jesús María Menéndez, conocido como el 'Padre Chus', de 72 años, ha sido condenado a diez años de cárcel por proponer sexo a tres menores a cambio de dinero y droga en su domicilio de Gijón. El Papa Francisco le había expulsado del estado clerical en 2015 por su presunta implicación en varios casos de abuso de menores, cargos de los que él siempre se declaró inocente.

Los magistrados de la Sección Octava de la Audiencia Provincial habían juzgado al 'Padre Chus' el pasado mes de abril junto a otros dos acusados. Uno de ellos, que responde a las iniciales A.M., ha sido condenado a dos años de prisión por un delito de tráfico de drogas cometido en el mismo domicilio del exsacerdote, ubicado en la calle Donato Argüelles, de Gijón, mientras que el coacusado M.L. fue absuelto del mismo delito después de que la Fiscalía le retirara la acusación durante la vista oral del juicio.

Un juicio que se celebró a puerta cerrada para preservar la identidad de las víctimas. El tribunal de la Audiencia ha dado plena validez al testimonio de los tres menores de edad.

La Sala ha seguido el criterio de la Fiscalía, que pedía diez años de cárcel para el excura: dos años para cada uno de los tres delitos de corrupción de menores y cuatro años de prisión por el delito de tráfico de drogas.

Las víctimas consumían droga “en el salón y en su presencia”

El tribunal declara probado que, al menos desde el año 2015, el exsacerdote contactaba con menores, a los que invitaba a acudir a su domicilio, donde les entregaba pequeñas cantidades de dinero o les facilitaba hachís, que “consumían en el salón y en su presencia”.

La propia Fiscalía mantenía que era él quien “incitaba a los menores para que éstos, a su vez, contactaran con otros y les invitaran a subir al piso para fumar hachís, y con ello, entablar una relación de amistad”.

Una relación con la que el 'Padre Chus' pretendía ganarse la confianza del mayor número de chicos posible con la finalidad de mantener relaciones sexuales con ellos bajo la promesa de facilitarles dinero, hachís o permitirles estar en su casa consumiendo droga.

Tras su detención, estuvo en prisión provisional por esta causa desde el 13 de noviembre de 2021 hasta el 24 de marzo de 2022, cuando quedó en libertad con cargos.

La sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Gijón, no es firme y contra la misma cabe interponer un recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS).

Un intento de homicidio

El juicio al 'Padre Chus' se había celebrado a puerta cerrada en medio de una gran expectación mediática. A pesar de la gravedad de los hechos imputados, el exsacerdote llegó a la sede judicial con aspecto tranquilo porque alegaba que las imputaciones carecían de base.

Sin embargo, las sospechas rodeaban su relación con los jóvenes especialmente a raíz de un episodio registrado en su domicilio, en julio de 2022. Uno de los adolescentes a los que acogía regularmente en su domicilio de Gijón intentó matarle con un cuchillo y fue juzgado por un intento de homicidio.

Tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía, el joven fue condenado a tres años y nueve meses de cárcel. Sin embargo, el 'Padre Chus' minimizó desde un principio este hecho y alegó que la agresión se desencadenó por una cuestión relacionada con la comida un día en el que el agresor “no estaba bien”. Dos años después, el exsacerdote ha sido condenado por corrupción de menores y un delito contra la salud pública por unos hechos cometidos en la misma vivienda donde solía acoger a los adolescentes y donde fue víctima del intento de homicidio.

Etiquetas
stats