eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Amadeu Mezquida

Generació del 86. Politòleg per la Universitatde València. Mestratge en Gestió Pública a l’Escola d’Administració Pública deCatalunya. Estudis en Dret i Social Media. Col·labore amb la Fundació Nexe. Lavida no té sentit sense una causa a la que dedicar-la.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 38

¡Ribó, llévame en tu bicicleta!

¿Cuál es el símbolo del cambio en València? - Esta fue la pregunta que hace aproximadamente un año lanzamos a dos focus groups (dos grupos de vecinos y vecinas de València elegidos según criterios estadísticos que hablaron durante un tiempo de la ciudad y la situación política). Uno de los grupos estaba formado por personas que no nos habían votado en las locales del 2015 pero ahora estaban seguras de que en 2019 su voto sería para Compromís. El segundo grupo era de personas que sí votaron Compromís en el 2015 pero que tenían serias dudas de volverlo a hacer en 2019. La respuesta a esa pregunta me interesaba especialmente, mi hipótesis era que el carril bici ganaría por goleada. "La reducción de la deuda y la buena gestión económica" decían unos, "la honradez", "la pluralidad" decían otros. "¡El balcón!" comentaba uno al que le encantaba que el Ayuntamiento ahora estuviera abierto. Pero nadie, nadie, nadie hizo referencia al carril bici. Yo, que me las doy de conocer un poco la psicología de los valencianos no entendía nada. En el descanso le dije al conductor de la sesión: pregúntales directamente por el carril bici. Insísteles. Lo hizo: ¿Y no pensáis que el símbolo del cambio es la movilidad y el carril bici? Los dos grupos reaccionaron igual: tímidos noes y silencios. ¿Por qué no? - insistió el moderador. La clave me la dio un chaval de unos veintitantos de Benicalap: "Es que eso no es política. Eso es un cambio social, es lo normal en todas las ciudades modernas". Boom. De repente lo vi claro. El carril bici puede gustar más o menos  pero se asume como un cambio lógico y acorde a los tiempos. El carril bici es como el matrimonio igualitario, el aborto o la prohibición de fumar en locales cerrados, puede polarizar, puede tensionar a una parte, puede crispar a una minoría, pero se asume como un lugar común de destino: es un inevitable.

Esto fue muy revelador. Miren, en unas elecciones lo más importante es la pregunta. Quien consiga fijar la pregunta no tiene seguro ganar, pero juega en casa. Delimita el terreno de juego en el que se desarrollará la campaña. Yo tenía clara cuál era la pregunta que quería que marcara esta campaña: ¿Ribó debe continuar? Y también estaba seguro de cuál sería la pregunta que querría instalar la oposición (tanto PP como Ciudadanos): ¿carriles bici sí o no? Y ahora sabía que la pregunta de mis adversarios era una mala pregunta: ir contra lo inevitable no moviliza, frustra.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez y el 'finestró'

Del presidente Pedro Sánchez no esperamos la Luna. No esperamos unicornios bebiendo néctar de las flores de las alamedas. No pensamos, los de izquierdas, los de las periferias, que se van a resolver mágicamente todos nuestros problemas, que se van a subsanar todas las situaciones por las cuales nos sentimos agraviados. La moción era una cuestión de extrema necesidad, de extrema urgencia. M. Rajoy no podía continuar. Por decencia, por democracia, por sensación de asfixia.

A los que no somos ni del “a por ellos” ni del “me tiro al monte”, se nos abre una ventana, un finestró que diríamos en valenciano, de esos ventanucos pequeños que son más agujero en la pared que ventana pero que dejan entrar en determinados momentos del día un rayo de luz poderoso que ilumina levemente la estancia. Y hay que decir que nuestra estancia ha estado a oscuras demasiado tiempo, huele a cerrado, a viejo, se siente la humedad, hace frío. En esta estancia, llamada España, cada vez más opaca y tenebrosa, algunos comenzábamos ya a tener miedo, miedo psicológico y miedo físico. Miedo de dar nuestra opinión en las redes, miedo de alzar la voz demasiado alto. Miedo de España, de su España, de la “España de mierda”, que no solo es la del libro de Albert Pla ni la de la polémica de Amaia y Alfred, sino que es la España que nos quieren imponer como oficial e inmutable, estrecha y lúgubre, la España donde no cabemos todos y a los que no lo hacemos se nos tacha de antiespañoles.

Seguir leyendo »

Compromís, la coherència i el Cupo

En el passat ple de l’Ajuntament de València, Fernando Giner (Ciudadanos) va etzibar a Pere Fuset (Portaveu de Compromís) durant el debat de la moció en defensa d’un finançament just que esperava que, per coherència, Compromís no votara a favor de la reforma d’urgència del Cupo Basc al Congrés dels Diputats fins que no es resolguera el problema d’infrafinançament que patim els valencians i les valencianes. Fuset callà, probablement coneixedor del que els seus companys a Madrid, anunciarien esta setmana, és a dir, el vot en contra a la qüestió del Cupo Basc.

L’argument utilitzat per Compromís és, també, el de la coherència. Compromís no votarà a favor d’una urgència en una qüestió de finançament fins que precisament la principal urgència, que hauria de ser la de la reforma del finançament valencià, no es resolga d’una manera justa per als ciutadans i ciutadanes que cada dia s’alcen, viuen i treballen en esta terra i veuen com els seus esforços valen menys que els de la resta. La decisió de Compromís al Congrés ha tingut ressò, ha descol·locat a molts, a dreta i a esquerra, ací i allà. Però és esta postura veritablement coherent? i, sobretot, és útil?

Seguir leyendo »

La España de la 36

Hay un error en el título. Eso es lo que algunos de ustedes pueden estar pensando. No, no se trata de un error. No vengo a hablarles de la España del 36, o sí, porque la España de la 36 de la que vengo a hablarles se le parece bastante. No es el año, es la talla. La talla 36 tiene la culpa. El otro día un familiar me preguntó si el modelo federal sería mejor que el de una España recentralizada, si sería mejor que el autonómico. La realidad es que desde un punto de vista de la ciencia política el modelo federal no es ni mejor ni peor que el modelo unitario o centralizado, tampoco es mejor ni peor que el autonómico. Preguntarse eso es como preguntarse si un pantalón de la talla 36 es mejor o peor que uno de la 42. Al hacer el símil la pregunta se enmarca bien y la respuesta se convierte en una pura conclusión lógica: Dependerá siempre de la constitución física de la persona para la cual sea el pantalón.

Con el affaire catalán estamos asistiendo al momento más álgido de la lucha secular entre la España centrípeta y la centrífuga, es decir, entre la que se quiere replegar y la que se quiere desplegar. España tiene un cuerpo como cualquier otro: es ancha de caderas y estrecha de cintura, tiene el culo carpeta y tiene los muslos finos pero los gemelos gordos. España es como es y ya está. El problema viene cuando quieren meter a España en una talla 36, que rebosan michelines por todas partes, que no cierra el botón ni sube la cremallera. En la Transición se evidenció lo que había, no somos una modelo escuálida de pasarela, somos una hermosa y lozana moza. Con las autonomías a España se la enfundó en una talla 40 y España respiró por fin: ya subía la cremallera, el pantalón hacía bolsas en la entrepierna, sobraba tela por detrás y faltaba por los lados, las costuras se resentían al sentarse pero oye, al menos en este pantalón España cabía y podía salir a la calle.

Seguir leyendo »

El Madridismo Político

Si hablamos de fútbol tendremos que reconocer que, en España, para la prensa, la información sobre el deporte rey gira en torno a y para el Real Madrid. Habrá quien dirá que en realidad las secciones de deportes y las portadas el Madrid se las reparte con el Barça. Bien, pero no nos engañemos, el Barça tiene espacio porque es el antagonista del Madrid. En toda película se necesita un villano, un alter-ego del protagonista que hace que la película mantenga el interés del espectador. El Barça tiene espacio en la prensa española porque cumple ese papel: es el alter-ego del Madrid. El resto de equipos, para la prensa española, son solo comparsa.

Lo preocupante es que esta realidad “madrileñizante” trasciende lo meramente futbolístico y es que, en las últimas décadas, hemos visto como Madrid ha pasado de ser la capital política y administrativa de España a ser también su capital económica, mediática y su centro total: el kilómetro cero de todas las cosas. Cuando los políticos y los medios de comunicación hablan de España, de sus intereses, de sus necesidades, de sus retos… cada vez más el concepto “España” se utiliza como eufemismo de otro bien distinto: “Madrid”.

Seguir leyendo »

Som valencianoparlants

Ja va sent hora que comencem a anomenar les coses pel seu nom. Hui pot ser un bon dia per començar a fer-ho. Últimament se succeeixen les notícies sobre casos de discriminació lingüística a la política valenciana. Fa poc va ser el tinent d’alcalde de Gata de Gorgos, al que la Guàrdia Civil li va obrir una nota interna per dirigir-se a dos agents en valencià. Fa dos dies va ser a una diputada de les Corts Valencianes, a la qual un altre diputat va recomanar que parlara en castellà “per a que se l’entenguera millor”. Estos dos casos són notícia perquè els han patit persones amb certa rellevància pública i relació amb els mitjans de comunicació però, per desgràcia, són solament la punta de l’iceberg del que passa a casa nostra des de fa segles en tots els àmbits, en tots els pobles, tots els dies a tota hora. Tenim un problema greu de valencianofòbia.

Seguir leyendo »

26J: Reflexions postcoitum

La jornada de reflexió, almenys pel que a mi respecta, hauria de ser el dia després de les eleccions i no la vespra. Especialment en ocasions com estes on les dinàmiques i els resultats electorals necessiten del temps suficient, de la ment clara i del cap fred. La sensació generalitzada és de sorpresa. Per a alguns, els que s’ho veien negre i finalment han aconseguit incrementar el seu suport contra tot pronòstic, la sorpresa ha sigut grata i dolça. Per als que estem en el cas contrari, per als que anhelàvem el sorpasso, la demostració de força, la consolidació de l’alternativa... la sorpresa ha estat sinònim de gerra d’aigua freda. Ara toca doncs, analitzar què ha passat. O millor dit, què està passant. És necessari un estudi, un estudi extens i científic sobre “l’estat de les coses” i mentre eixe estudi arriba em permet compartir-vos algunes conclusions fruit de la meua particular jornada de reflexió postcoitum.

Seguir leyendo »

Valencians, ens mereixem un homenatge

Recorde que quan estudiava a la universitat va haver una ocasió en la que un professor ens va contar una anècdota relacionada amb els valencians i el franquisme. L’anècdota deia que a finals dels anys 40, el model autàrquic d’economia que havia instaurat el règim feia aigües per totes bandes, s’havia demostrat com una estratègia fatal i estava a punt de provocar una crisi econòmica i alimentària de primera magnitud en tot el territori espanyol. Diu que llavors Franco va convocar d’urgència a tots els seus ministres, militars la majoria, i va posar damunt la taula una pregunta: “¿y ahora qué vamos a hacer?” La cúpula franquista es van mirar entre ells sense saber què respondre fins que finalment Serrano Súñer, que tenia més confiança amb el dictador, va dir: “Rezar para que no hiele en Levante, excelencia”. Afortunadament aquell any no va gelar en Levante (sic), i així la collita de taronja valenciana, que era pràcticament l’única cosa que exportava el règim a l’exterior, va donar-los un xicotet baló d’oxigen per evitar una fallida econòmica total.

Els valencians hem sigut decisius en molts moments de la història. Sense deixar de parlar de l’exportació de taronja per exemple, poca gent sap que a principis del segle XX les taronges valencianes arribaven als mercats més selectes de les principals ciutats europees: Londres, París, Amsterdam... la burgesia agrària valenciana, amb totes les limitacions d’aquella època, va contribuir a crear un mercat agrari europeu dècades abans que s’inventara el Mercat Europeu (amb majúscules) i la Comunitat Econòmica Europea.

Seguir leyendo »

El moment de la veritat

Ara sí que sí. Les enquestes electorals revelen amb més contundència que mai un canvi real de paradigma. A nivell estatal les enquestes parlen d’un quasi-empat a quatre bandes; al País Valencià, la diferència entre el primer i el quart partit no sembla anar-se’n més enllà d’un 20% dels vots. El terratrèmol socioeconòmic s’ha traduït en terratrèmol polític. S’ha obert una finestra d’oportunitat que permet a la ciutadania recuperar un protagonisme que no tenia des dels temps de la Transició democràtica i que possibilita veritables canvis en el nostre sistema polític.

Este nou i intens escenari polític té una sèrie de característiques i conseqüències que ens allunyen de la manera com tradicionalment ha funcionat ací la política. En el nou escenari, per exemple, el bipartidisme ha mort. Caminem cap a un pluripartidisme que sols necessita d’un canvi al sistema electoral per tal que es deixe de sobrerepresentar els dos partits més votats i cristalitze així un nou sistema de partits on la pluralitat siga la norma.

Seguir leyendo »

Las europeas, Compromís y el tercer espacio en Valencia

Si leemos los periódicos de ámbito estatal hoy, en la jornada de resaca de las elecciones europeas, podemos sacar 3 conclusiones. La primera que el bipartidismo se hunde -el bipartido sistémico no llega al 50% cuando en las pasadas europeas superaba el 80%. La segunda que el hundimiento puede no haber llegado al límite, la fidelización del voto está desapareciendo, estamos transitando hacia un panorama político en el que cada vez hay menos gente que “es de X partido” y cada vez hay más gente que “vota a X partido” y su decisión de votar a uno u otro puede variar de manera imprevisible aumentando espectacularmente la volatilidad del voto. Y la tercera conclusión, consecuencia en parte del hundimiento del que hablamos, es que los partidos pequeños crecen simultáneamente, lo que, desde el punto de vista de la izquierda, rompería el mito de que la izquierda necesita unirse para crecer. Estas europeas corroboran  –como ya pudimos comprobar en las últimas elecciones valencianas o gallegas- que la izquierda cuanto más fragmentada, más voto recoge. Esto ya lo dijimos algunos antes de conocer el resultado de las europeas, cuando el CIS daba un infladísimo 65% al bipartido y un único eurodiputado a Podemos (ha sacado 5).

Si el panorama que han dejado las elecciones europeas en España da para escribir una tesis doctoral, si nos centramos en el caso valenciano tenemos para escribir una epopeya – como mínimo. El Partido Popular, partido hegemónico en el País Valenciano desde tiempos inmemoriales ha perdido medio millón de votos desde las últimas europeas, sólo en la capital, otrora bastión incontestable de Rita Barberá, se ha pasado del 54% del voto al 28%, es decir, se han quedado a la mitad de lo que hace cinco años fueron. Por lo que respecta al PSOE, sus siglas ya no pueden distinguirse de la expresión “caída libre”, los socialistas pasan del 37% al 21% perdiendo más de la mitad de su electorado. En Valencia se hunde el PP, el PSOE y se consolida, como alternativa a lo de siempre, la izquierda, con un espacio que ronda el 26%. Este espacio lo llevan anunciando las encuestas hace tiempo, es el tercer espacio de la política valenciana que en estas europeas ha pasado a ser segundo espacio (26% de la izquierda frente al 21% del PSOE) y acercándose peligrosamente al primero y que, en esta ocasión, se ha repartido a partes bastante iguales entre IU (10,35%), Podemos (8,24%) y Compromís (7,92%).

Seguir leyendo »

  • Opinión

    España contra media España

    #17 #11 me parece muy interesante eso que planteas, desconocía que la CEOE (has dicho OCDE pero supongo que te referías a la CEOE) había utilizado el marco del derecho a decidir para defender sus intereses, en cualquier caso eso refuerza la tesis: el marco es potente, bien trabado, adecuado al momento y gusta. Pero el marco en sí no es neoliberal, neoliberal es el mensaje al cual lo aplica la CEOE. El marco en realidad se basa en conceptos como decisión, libertad, derecho a expresarse etc. Todo marco aspira a ofrecer una presentación determinada de los hechos y la realidad, por lo tanto tiene un afan clarificador, que entiendo que puedas interpretar como simplista, sería simplista en función de los hechos y argumentos que lo acompañan, poniendo el ejemplo del "robo". "Robo" como concepto adquiere fuerza siempre y cuando exista una percepción de dicho robo, y esa percepción en última instancia necesitará de unos argumentos que demuestren que verdaderamente se está produciendo una situación que puede ser enmarcada con ese concepto. Por eso poco importa si el presidente de la CA de Madrid dice que España roba a los madrileños si la percepción general y los hechos son que Madrid se ve ampliamente beneficiada de la inversión estatal. "Todo es ETA" "Els catalans mos volen furtar la paella" y sus respectivos conceptos asociados, tienen mayor o menor fuerza, en función de la percepción y la veracidad de los argumentos. Exactamente igual que el "derecho a decidir", la diferencia es que en el derecho a decidir convergen tres factores: existen argumentos veraces, existe esa percepción y además: nadie está sabiendo contrarestar la fuerza del marco con otro marco. En el "Todo es ETA" fallan la percepción y muchos de los argumentos, en el de "Els catalans mos volen furtar la paella" fallan los argumentos hasta tal punto que la percepción, antes hegemónica, se está viendo muy resentida y el marco parece que ya carece de efectividad más allá de sectores muy pequeños y ideologizados. En cualquier caso, muy buena reflexión.