eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

David Montero

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

Fui a Itálica y no supe si pedirte matrimonio o patrimonio

Viernes, 20 de julio

21.45 h Centauro camino de Itálica para ver uno de los espectáculos del flamante ciclo Flamenco y Patrimonio: 21, de Dani de Morón. Centauro esta vez no va en bici sino en coche y desde Las Pajanosas (cosas de la vida, el verano y los Max). Voy (vamos) casi tarde. Sólo falta que nos perdamos.

Seguir leyendo »

La verdad suave

Malpelo, Pep Ramis y María Muñoz, es una de las compañías más longevas y prestigiosas de la danza contemporánea en España. Sean lo que sean compañía,  danza contemporánea y España. En esta XVII edición de Cádiz en danza, la compañía ha presentado un solo de Pep Ramis, su primer solo, titulado The mountain, the truth and the paradise.

Seguir leyendo »

Israel Galván: la fiesta o la vida

¿Qué buscamos al final de la noche? ¿Qué nos llama en el exceso y la desmesura? ¿Congregarnos o disolvernos? ¿Constituirnos o destruirnos? ¿Morir o resucitar? ¿Es la fiesta una intensificación de la vida o una huida de ella? Devorar las horas, engañar al cuerpo, ignorar sus síntomas, atravesar el amanecer y estirar el tiempo, llorar por lo irremediable, enamorarse de los fantasmas, juntar una noche con la siguiente, sentirse un dios, tener por instantes la explicación del universo, soñar sin sueños, reír por todo y por nada, creer que un cielo en un infierno cabe: esto es la fiesta, quien lo probó lo sabe.

Seguir leyendo »

Siria, capital Las Vegas

20.05 H Aún con luz de sala, aparecen Irene Escolar y Ricardo Gómez para decir que la obra que estaba anunciada, Mammon, no va a poder representarse. Tras los segundos de desconcierto, entiendo que la obra va de otra obra que no ha podido hacerse. Al fondo hay una mesa alargada en paralelo al escenario, tras ella unas sillas (dos) y, sobre la mesa, dos micros. También hay dos tarimas y una mesita que ocupan aproximadamente el centro del espacio escénico.

Seguir leyendo »

Rocío Molina: en el principio era el cuerpo

Rocío Molina muestra su 'Caída del cielo' en los teatros Villamarta de Jerez (28 de febrero) y Central de Sevilla (2 y 3 de marzo). Me entran muchas ganas de hablar con ella de eso y más cosas. Conforme lo estoy pensando, me la encuentro por la calle y se lo digo. Me dice que vale. Al otro día, le mando un whatssap y le propongo que sea una entrevista-acción y que tenga que ver con 'Caída'. A ella le gusta la idea y me orienta: "Tiene que haber algo de descenso, y hay más de infierno que de cielo, pero tiene que ser en un infierno paradisíaco; un lugar en el que a base de vivir, reír y disfrutar, te vas muriendo poco a poco". Decidimos dar un paseo por el Real de la Feria de Sevilla, lugar de la gran fiesta laica sevillana, porque allí -como en toda fiesta que se precie- se cumple lo de vivir, beber e ir muriendo poco a poco. Además, el Real tiene su propia Calle del Infierno (así se llama el  lugar donde se sitúan las atracciones).

Es febrero, y esta ciudad efímera está empezando a brotar (estructuras de hierro, muchos tableros, algún telón y trasiego de coches) para llegar a la plenitud en abril.  Aún no hay portada sino su esqueleto, en las casetas no hay vino ni sevillanas ni gente ni tan siquiera casetas en las calles –que llevan nombres de toreros- no hay caballos ni flamencas sino coches que descargan. Así que, en nuestro paseo, nos emborracharemos de palabras; bailaremos recuerdos, ideas y deseos; viviremos el atardecer sevillano; y ya veremos qué nos espera en la Calle del Infierno, porque hemos decidido terminar allí.

Seguir leyendo »

De vez en cuando la vida

'La ternura' es un texto original del propio Sanzol  inspirado en las comedias de Shakespeare. Dos son las referencias fundamentales: 'La tempestad' con su isla en la que intentar escapar del mundo (exilio, refugio o destierro) y el juego de identidades y equívocos de 'Noche de Reyes'. Pero más allá de referencias y citas, la pieza es pura alegría  que  arrebuja  ese juego de enredos y libertad que es  la comedia isabelina con el tema que más caro le es al autor en sus últimas piezas: la aceptación de que amor y dolor son gemelos, y que estar vivos implica rendirse y quererlos a los dos.

El argumento arranca con una madre y sus dos hijas que se refugian en una isla para huir de los hombres y del amor, pero que se topan con un padre y sus dos hijos que llevan años recluidos allí por la misma razón pero a la inversa: huyeron de las malvadas mujeres. Así que la madre y las hijas se ven obligadas a disfrazarse de hombres. A partir de aquí la trama va dando giros, piruetas y saltos mortales saliendo indemne de todos y haciendo reír mucho y bien.

Seguir leyendo »

First we take Manhattan

Hay un alfombra roja que ocupa mucho pero no todo el espacio. Hay, al fondo, una estructura de hierro. Hay una voz en off que empieza diciendo "A veces, sabes que algo tiene que cambiar". Luego, empieza a haber bailarines -jóvenes con aspectos diverso- y  al son de la música se van sumando a la alfombra y se mueven en grupos o a solas. Otros bailarines parecen dudar si participar o no y se mantienen fuera de la alfombra. Los movimientos son tensos, urbanos, espasmódicos. Hay grupos que se crean y se deshacen, pequeñas alianzas condenadas a no durar. Hay la música de David Kiers. Hay sexualidad que aparece y se diluye: encuentros fugaces, pequeñas y breves orgías. Hay líderes que se ofrecen pero no arrastran a la masa. Así, se va conformando una extraña caligrafía: ¿Son humanos a punto de convertirse en robots? ¿Son hombres y mujeres enredados en el deseo sexual y las luchas de poder que, por ello, aplazan la revolución? ¿Están hablando un lenguaje cifrado que deberían y deberíamos entender pero al que nadie atiende? Si es así, ¿qué ocurriría si lo entendiéramos, si atendiéramos?

Seguir leyendo »

Elogio de la baja velocidad

El día ha amanecido tibio en Madrid y así atardece. La cita era a las siete de la tarde ancá el señor embajador. Desde un ratillo antes, se arremolinan teatreras en la puerta, saludándose con afecto o timidez según el caso. Hay palabras y risas, bromas y miradas, simpatías y timideces. Una pareja de guardia civiles mira todo con cara impasible, como leones en el Congreso. Alguien, quizá yo, cantiñea para sus adentros un fandango de Camarón y le cambia la letra (donde decía vida, dice seguridad): "la seguridad es una ilusión/ que nadie vive sin ella;/ y no tiene solución/ porque es como una estrella/ que jamás nadie alcanzó". Mientras, las teatreras han ido entrando en la residencia y el cielo se ha puesto naranja y malva.

Se atraviesan unas puertas de cristales. A la derecha está el guardarropas y, al frente, el salón donde se hará la entrega. Llegamos. Caras conocidas y desconocidas. El contraste entre las ropas desenfadas de los asistentes y los tapices de las paredes refuerza la sensación de extrañeza que (afortunadamente) siempre da la gente de las artes escénicas en los lugares oficiales. El embajador sube al pequeño escenario, nos da la bienvenida y comienza a hablar. Durante su discurso, ameno y cercano, mi atención va de él al homenajeado: Manuel Llanes. Hay un temblor invisible en su cuerpo, la hermosa fragilidad de la alegría. 

Seguir leyendo »

Quiero tumbarme a tu lado, pero no hay tiempo (2)

Domingo, 14 de enero

Seguir leyendo »

Pensé en lo oscuro durante lo oscuro y otras historias de amor

20.47 h Centauro llegando al Hostel Traveller Box. Aquí se celebran los Encuentros Concentrados: un festival de piezas cortas de danza, teatro, música y performance. Es un proyecto de La Ejecutora, que  son una gente con tres características  que no siempre (¿casi nunca?) van juntas: se les ocurren ideas maravilla, las hacen viables y consiguen conectar con el público. ¡Bravo por ellas!

Seguir leyendo »