eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Elvira M. Jorge Estévez

Tercera Teniente de Alcalde del Ayto. San Cristóbal de La Laguna. Licenciada en Psicología.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

El negativista desafiante en tiempos de alarma sanitaria

El día 14 se declaraba en nuestro país el estado de alarma a través de un Real Decreto para poder gestionar la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. El presidente del Gobierno central, en aplicación del artículo 116.2 previsto por nuestra carta magna activó este mecanismo solamente tres días después de la elevación por parte de la OMS de la emergencia de salud pública a  la categoría de pandemia internacional. El objetivo era -y es- luchar contra la grave situación que ha generado la alarma sanitaria por el riesgo de contagio y de propagación del coronavirus, proteger la salud y la seguridad de toda la ciudadanía, así como contener la progresión de la enfermedad mientras se refuerza el sistema de salud y se intenta mitigar el impacto de este virus en lo social y económico. El decreto recogía limitaciones a la circulación de las personas por las vías públicas, restricciones a la circulación  de los vehículos y la obligación de seguir las recomendaciones y obligaciones emanadas de las autoridades sanitarias. Se señalaba explícitamente que “la ciudadanía tiene el deber de colaborar y no obstaculizar la labor de los agentes de la autoridad en el ejercicio de sus funciones”.

Los españoles en general, y especialmente los canarios, estamos dando muestras, mayoritariamente, de un comportamiento pletórico de responsabilidad, de empatía, de solidaridad y hasta de  generosidad y de sacrificio. Sin embargo, no hemos salido de nuestro estupor cuando hemos visto que algunos individuos han incumplido el deber de confinamiento, generando alarma social, y, por supuesto, reproche social. Afortunadamente, son los menos. Especímenes que se han  atrevido a desafiar a esta imprescindible contención reforzada, importándoles bien poco el que la aplicación de la misma haya sido motivada por una emergencia que nos pone en peligro a todos, y en especial a los más vulnerables. Individuos, aquellos, que se han atrevido a desafiar incluso a las figuras de autoridad integrantes de las fuerzas de seguridad del Estado, desobedeciendo las órdenes de “vuelva usted a su casa” o la de “no vaya a su segunda residencia”.

Seguir leyendo »