eldiario.es

9

Jesús A. Núñez

Economista y militar (retirado). Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 163

Cómo queda cada actor involucrado en la guerra siria tras la operación de Turquía

Mucho han cambiado las cosas en Siria desde que, a principios de 2011, comenazaron las movilizaciones ciudadanas contra un régimen que, para entonces, ya había perdido el limitado impulso reformista que supuso la entrada en escena de Bashar el Asad (2000). Cientos de miles de muertos después y con Al Asad sintiendo que el tiempo ya corre a su favor, la operación militar turca supone la confirmación simultánea de varios cambios que acaban situando a cada actor implicado en su lugar. Así:

Turquía ha ido girando desde una posición que apuntaba directamente a la caída de Al Asad, tras su desaire a Recep Tayyip Erdogan (cuando este último le aconsejó llevar a cabo reformas para frenar las movilizaciones), a otra en la que se vislumbra ya un futuro entendimiento, una vez más a costa de los kurdos. Su ofensiva militar (la tercera desde el inicio de la guerra) no es ningún manantial de paz (así se denomina la operación) para los seis millones de habitantes de las provincias del noreste sirio ni pretende crear una zona segura.

Seguir leyendo »

Algo se remueve en Egipto entre la represión y la corrupción

Sabe que cuenta con el apoyo explícito de Donald Trump ("es mi dictador favorito"), incluyendo la tradicional ayuda de 1.300 millones de dólares anuales. Sabe también que las cancillerías occidentales lo ven, como mínimo, como un mal menor para frenar un islamismo político que sienten como la encarnación del mal; lo que se traduce en mirar para otro lado ante sus excesos mientras mantenga la paz con Israel y el canal de Suez abierto.

Es consciente igualmente de que cuenta con el interesado apoyo de Emiratos Árabes Unidos y de Arabia Saudí para paliar los efectos más negativos de una política económica marcada por el FMI, en la que florece la corrupción y en la que los militares aumentan sus ganancias y privilegios. Pero, aun así, Abdelfatah al Sisi no puede ocultar su nerviosismo ante las movilizaciones que tuvieron lugar el pasado fin de semana en varias ciudades egipcias.

Seguir leyendo »

Elecciones en Túnez, el país que se salvó del abismo tras la primavera árabe

Túnez lleva jugándosela desde hace tiempo y las elecciones presidenciales del próximo día 15 no son más que una nueva prueba en el difícil camino hacia una democracia que todavía no está consolidada. Frente a la tentación fácil de resaltar únicamente los desafíos y las asignaturas pendientes para llegar a ese punto, conviene al menos recordar lo ya hecho hasta aquí y valorar en su justo término un proceso que, en términos comparativos, sigue siendo hoy excepcional en el mundo árabe.

Mirando a sus vecinos es inmediato constatar que ni ha caído en el abismo que caracteriza a Libia, Siria o Yemen, ni tampoco se ha visto raptado por unos militares golpistas como los que encabeza el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi. Por otro lado, ha logrado integrar plenamente en el juego político al islamismo del Partido Ennahda, hasta el punto de que no solo va a presentar por vez primera a un candidato propio, Abdelfatah Mourou, sino que desde 2016 está realizando un giro estratégico que pone su carácter de partido conservador de amplio espectro por delante de su perfil tradicional de movimiento fundamentalmente religioso.

Seguir leyendo »

Del Open Arms al Ocean Viking y mucho más allá

El espectáculo ha sido tan deplorable que el momentáneo alivio por la noticia del desembarco de los desesperados que todavía quedaban en el Open Arms no alcanza para suavizar el bochorno y pensar que a partir de aquí las cosas van a ser diferentes. Aunque en realidad, tras años de acumular tantos episodios con fuerte carga teatral por parte de diferentes responsables políticos de los todavía veintiocho (¿cuántos "nunca más" llevamos contabilizados?), tampoco deberíamos asombrarnos por lo visto en estos 19 días.

Cualquier análisis sobre lo que los países miembros de la Unión Europea (UE) hacen en este terreno debe entender que la política migratoria sigue siendo un asunto nacional -sometido, por tanto, a los vaivenes electoralistas de la política local- y que, en términos comunitarios, las bases principales se acordaron ya en Tampere en 1999, fijando como objetivos prioritarios garantizar el control de las fronteras propias y reducir (cabría añadir "por cualquier medio") los flujos de desesperados que llaman a las puertas. Y es en función de ese mantra como se entiende tanto el cada vez más visible sesgo securitario de sus respuestas, como el aumento de las competencias y recursos de Frontex, la asistencia técnica a los servicios policiales de nuestros vecinos para que, a su manera, filtren a quienes se dirijan hacia la UE o la presión para que readmitan a los que ya han entrado en el supuesto paraíso europeo. Por el camino se ha perdido no solo el respeto escrupuloso de la ley internacional, sino la atención a las normas éticas más básicas que se le presuponen a cualquier ser humano.

Seguir leyendo »

Acordes y desacuerdos en Túnez tras la muerte del presidente Essebsi

Sin prejuzgar lo que pueda dar de sí el proceso de cambio que ahora se inicia en Argelia y Sudán, hace ya varios años que Túnez destaca como el único caso de la mal llamada "primavera árabe" en el que no solo se ha evitado caer en el abismo en el que se encuentran tanto Libia, como Yemen, Siria o Egipto, sino que se ha ido más allá de un simple de cambio de caras al frente del país en un proceso que apunta hacia un sistema plenamente democrático. Eso no quiere decir, que los casi 12 millones de tunecinos tengan garantizado un presente y un futuro esplendoroso, justo en el momento en el que se ha producido el fallecimiento del presidente Beji Caïd Essebsi.

Para empezar, la situación económica sigue siendo preocupante, sobre todo en la medida en que no se logra crear empleo suficiente. Como quedó ya bien claro a principios de este mismo año, con una huelga general de la función pública convocada por la poderosa UGTT, el descontento con la política de austeridad forzada por el Fondo Monetario Internacional (como resultado del préstamo de 2.500 millones de dólares concedido en 2017) ha derivado en protestas cada vez más intensas, sin que las medidas adoptadas —tímida reforma fiscal, relativa apertura de mercados y sostenido recorte del gasto público— hayan servido para contrarrestar las críticas contra el gobierno.

Seguir leyendo »

Irán, paso a paso hacia el abismo

La doble decisión del régimen iraní de superar los límites marcados por el acuerdo nuclear firmado en 2015 con el llamado G5+1 –romper el techo de los 300kg de uranio enriquecido en su poder y enriquecerlo más allá del 3,67%– ahonda aún más la imagen de Irán como transgresor, lo que sirve para cargar sobre sus espaldas la responsabilidad de tensar una cuerda que puede romperse en cualquier momento.

Sin embargo, si se analiza la situación con una perspectiva temporal más amplia, se sabe ya que en mayo del pasado año fue el Gobierno de Trump el que decidió denunciar unilateralmente dicho acuerdo –mientras la OIEA certificaba que Teherán lo estaba cumpliendo plenamente– y, a partir de ahí, ha venido aplicando una serie de sanciones, a cada cual más gravosa.

Seguir leyendo »

Bahréin, una vía equivocada para la paz en Palestina

Después de más de setenta planes e iniciativas de paz para poner fin al conflicto en Palestina (todos ellos fracasados), la confianza en una resolución justa, global y duradera es hoy escasa, como también lo es la capacidad para inventar una vía novedosa. Sin embargo, Jared Kushner, en nombre de la Administración Trump, se empeña desde hace tiempo en anunciar que su todavía desconocido plan es distinto a cualquier otro y que, además, será definitivo. Un mensaje que Washington refuerza ahora con ocasión de la reunión económica internacional que comienza este martes en Bahréin y que, salvo un milagro, parece condenada también al fracaso.

Para llegar a ese negativo augurio basta con tomar en consideración los siguientes puntos:

Seguir leyendo »

La tensión geopolítica que se esconde tras el pulso entre Turquía y EEUU por la adquisición de misiles y aviones

Hasta ahora la sangre nunca ha llegado al río, pero las relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN, acumulan ya una dosis de tensión tan alta que muy pronto pueden acabar por echar por tierra no solo los vínculos que ambos países han ido desarrollando desde los primeros tiempos de la Guerra Fría, sino también la posición de Turquía dentro de la Alianza Atlántica. El más reciente desencuentro se resume en la oposición total de Washington a que Ankara adquiera dos baterías de misiles antiaéreos rusos S-400.

Hasta aquí ambos han llegado siguiendo una larga secuencia de recriminaciones mutuas que incluyen, por una parte, los resquemores acumulados por Washington ante la reticencia turca a prestar su territorio en las campañas militares estadounidenses en Afganistán e Irak y, por otra, los sumados por Ankara ante la falta de respuesta estadounidense a sus reclamaciones de extradición del clérigo Fethullah Gülen y de dejar de apoyar a las milicias kurdas sirias (Unidades de Protección Popular). Por eso, lo que ahora pretende un Erdogan cada vez más incómodo en la OTAN y más cercano a Rusia, puede desembocar en un escenario con alto contenido desestabilizador.

Seguir leyendo »

¿A qué juega la Unión Europea en su vecindad mediterránea?

Primero, con la Política Global Mediterránea (1972-1992) y con la Política Mediterránea Renovada (1992-96), el objetivo de la Unión Europea (UE) era paz y estabilidad. A partir de 1995, desde la Asociación Euro-Mediterránea hasta la actual Unión por el Mediterráneo, lo que se pretende es crear un espacio de paz y prosperidad compartida. Pero, más allá de jugar con las palabras, la tozuda realidad obliga a reconocer que hoy ese mismo espacio es cualquier cosa menos pacífico y desarrollado. De hecho, es la zona más militarizada del planeta, con varios focos de conflicto activo sin vías de solución, y es donde se registra la mayor brecha de desigualdad del planeta en términos de desarrollo (con la excepción de las dos Coreas).

Evidentemente, no todo lo que en él ocurre es exclusiva responsabilidad de la UE y sus Estados miembros, pero es mucha la carga que nos corresponde, no solo por acciones y omisiones históricas, sino también por lo que seguimos haciendo en la actualidad. Un primer ejemplo de ello es la pasividad generalizada ante las constantes violaciones israelíes del derecho internacional, dejando de manifiesto tanto la falta de una voz única en el escenario internacional, como de voluntad política para hacer pagar las consecuencias a quienes no se ajusten a las reglas de juego.

Seguir leyendo »

España se retira de la aventura estadounidense en Irán, ¿a qué coste?

Cuando el gobierno español decidió incorporar durante seis meses a la fragata Méndez Núñez (F-104) al grupo de combate liderado por el portaviones USS Abraham Lincoln ya sabía la ruta a seguir. Sabía, por tanto, que como buque de escolta- el único no estadounidense de los siete que acompañan al portaviones nuclear- atravesaría zonas de alta tensión como el canal de Suez y el estrecho de Bab el Mandeb, así como el Golfo Pérsico y el mar del sur de China. También sabía que desde mayo del pasado año Washington había decidido denunciar unilateralmente el acuerdo nuclear firmado con Irán en junio de 2015 y que, desde entonces, la tensión no hace más que aumentar en una dinámica de acoso y derribo del régimen iraní, en la que, aunque ninguno de los dos actores enfrentados desea un choque directo, no se pueden descartar episodios violentos.

Cabe suponer que estos simples datos habían sido tenidos en cuenta antes de comenzar la singladura y por eso no deja de sorprender que ahora se haya decidido una retirada “temporal” antes de que el grupo de combate entre en las aguas del Golfo. En un ejercicio de autosugestión, como si ese gesto no fuera a tener ninguna consecuencia, se pretende que la fragata vuelva a incorporarse a filas en cuanto el grupo de combate salga de la zona y prosiga su camino hacia el Índico (¿para hacer lo mismo cuando se inicien las maniobras con las fuerzas navales de India y otros países del sudeste asiático, operando en unas aguas tan turbulentas como las que China reclama como propias?).

Seguir leyendo »