eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Jesús A. Núñez

Economista y militar (retirado). Codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 119

La tensión geopolítica que se esconde tras el pulso entre Turquía y EEUU por la adquisición de misiles y aviones

Hasta ahora la sangre nunca ha llegado al río, pero las relaciones entre Turquía y Estados Unidos, aliados en la OTAN, acumulan ya una dosis de tensión tan alta que muy pronto pueden acabar por echar por tierra no solo los vínculos que ambos países han ido desarrollando desde los primeros tiempos de la Guerra Fría, sino también la posición de Turquía dentro de la Alianza Atlántica. El más reciente desencuentro se resume en la oposición total de Washington a que Ankara adquiera dos baterías de misiles antiaéreos rusos S-400.

Hasta aquí ambos han llegado siguiendo una larga secuencia de recriminaciones mutuas que incluyen, por una parte, los resquemores acumulados por Washington ante la reticencia turca a prestar su territorio en las campañas militares estadounidenses en Afganistán e Irak y, por otra, los sumados por Ankara ante la falta de respuesta estadounidense a sus reclamaciones de extradición del clérigo Fethullah Gülen y de dejar de apoyar a las milicias kurdas sirias (Unidades de Protección Popular). Por eso, lo que ahora pretende un Erdogan cada vez más incómodo en la OTAN y más cercano a Rusia, puede desembocar en un escenario con alto contenido desestabilizador.

Seguir leyendo »

¿A qué juega la Unión Europea en su vecindad mediterránea?

Primero, con la Política Global Mediterránea (1972-1992) y con la Política Mediterránea Renovada (1992-96), el objetivo de la Unión Europea (UE) era paz y estabilidad. A partir de 1995, desde la Asociación Euro-Mediterránea hasta la actual Unión por el Mediterráneo, lo que se pretende es crear un espacio de paz y prosperidad compartida. Pero, más allá de jugar con las palabras, la tozuda realidad obliga a reconocer que hoy ese mismo espacio es cualquier cosa menos pacífico y desarrollado. De hecho, es la zona más militarizada del planeta, con varios focos de conflicto activo sin vías de solución, y es donde se registra la mayor brecha de desigualdad del planeta en términos de desarrollo (con la excepción de las dos Coreas).

Evidentemente, no todo lo que en él ocurre es exclusiva responsabilidad de la UE y sus Estados miembros, pero es mucha la carga que nos corresponde, no solo por acciones y omisiones históricas, sino también por lo que seguimos haciendo en la actualidad. Un primer ejemplo de ello es la pasividad generalizada ante las constantes violaciones israelíes del derecho internacional, dejando de manifiesto tanto la falta de una voz única en el escenario internacional, como de voluntad política para hacer pagar las consecuencias a quienes no se ajusten a las reglas de juego.

Seguir leyendo »

España se retira de la aventura estadounidense en Irán, ¿a qué coste?

Cuando el gobierno español decidió incorporar durante seis meses a la fragata Méndez Núñez (F-104) al grupo de combate liderado por el portaviones USS Abraham Lincoln ya sabía la ruta a seguir. Sabía, por tanto, que como buque de escolta- el único no estadounidense de los siete que acompañan al portaviones nuclear- atravesaría zonas de alta tensión como el canal de Suez y el estrecho de Bab el Mandeb, así como el Golfo Pérsico y el mar del sur de China. También sabía que desde mayo del pasado año Washington había decidido denunciar unilateralmente el acuerdo nuclear firmado con Irán en junio de 2015 y que, desde entonces, la tensión no hace más que aumentar en una dinámica de acoso y derribo del régimen iraní, en la que, aunque ninguno de los dos actores enfrentados desea un choque directo, no se pueden descartar episodios violentos.

Cabe suponer que estos simples datos habían sido tenidos en cuenta antes de comenzar la singladura y por eso no deja de sorprender que ahora se haya decidido una retirada “temporal” antes de que el grupo de combate entre en las aguas del Golfo. En un ejercicio de autosugestión, como si ese gesto no fuera a tener ninguna consecuencia, se pretende que la fragata vuelva a incorporarse a filas en cuanto el grupo de combate salga de la zona y prosiga su camino hacia el Índico (¿para hacer lo mismo cuando se inicien las maniobras con las fuerzas navales de India y otros países del sudeste asiático, operando en unas aguas tan turbulentas como las que China reclama como propias?).

Seguir leyendo »

Operación Libertad: más difícil todavía en el pantano de Venezuela

“Ha llegado el momento”, proclama Juan Guaidó. “Nervios de acero” responde Nicolás Maduro. Las espadas están en alto y no es fácil que vuelvan a envainarse una vez que se ha llegado a dónde, en el fondo, ya era previsible desde el 23 de enero, cuando el presidente de la Asamblea Nacional se autoproclamó presidente-encargado de Venezuela.

Desde entonces (aunque el proceso arrancó mucho más atrás) se han ido acelerando los acontecimientos hasta desembocar en el intento de implicar directa y abiertamente a uno de los actores claves en la crisis: las fuerzas armadas. Es obvio que, hasta ahora, ninguno de los contendientes se había visto suficientemente seguro de imponer su dictado. Esto era más previsible en el caso de Guaidó, dado que el creciente reconocimiento internacional (más de 50 países actualmente) no puede esconder su condición de gobernante sin poder real alguno. Pero también Maduro ha demostrado que su poder hace aguas, en la medida en que, por ejemplo, no se ha atrevido a detener a su rival, a pesar de haberle retirado la inmunidad parlamentaria y acusarlo directamente de delitos que deberían conllevar la prisión inmediata.

Seguir leyendo »

Por lo que hemos visto en la campaña, España está fuera del mundo

Si atendemos al tiempo y espacio que ocupan la política internacional y la política de seguridad y defensa en los debates y programas electorales de los principales partidos, cabría concluir que España está fuera del mundo. Ese vacío solo tendría sentido si nos encontrásemos aún en la dictadura franquista --expulsados del concierto internacional-- o si, milagrosamente, todas las fuerzas políticas hubieran llegado al convencimiento de que se trata de políticas de Estado y, por tanto, hubieran acordado las líneas maestras de lo que España debe hacer ahí fuera y la manera de defender sus intereses frente a amenazas y riesgos que puedan afectarnos. Pero la realidad es muy distinta.

Ninguno de los dirigentes debe pensar que con esos temas vaya a ganar votos. A ese argumento se suele sumar el de que, renunciando a una elemental labor pedagógica para crear opinión pública, suponen que a la ciudadanía no le interesan esos temas. Pero actuar de ese modo implica no asumir que en el mundo globalizado que nos toca vivir es imposible ya separar la seguridad interior de la exterior y que, además, el altísimo nivel de interdependencia que define nuestros días nos obliga a prestar atención preferente a lo que ocurre a nuestro alrededor.

Seguir leyendo »

Las elecciones y los regalos de Trump dan más cuerda a un Netanyahu radicalizado

Aunque sus protagonistas siempre tienden a exagerar su significación, las elecciones celebradas en Israel el pasado día 9 no van a pasar a la historia por su especial relevancia. De hecho, si hay que mencionar algo realmente sobresaliente en la agenda israelí de estos días habría que referirse al alunizaje de la sonda Bereshit (Génesis), que convierte a Israel en el cuarto país que logra tal proeza tras Estados Unidos, Rusia y China.

Por lo que respecta a las elecciones casi todo ha respondido a lo esperado, incluyendo la victoria de Benjamin Netanyahu, ya a punto de sobrepasar a Ben Gurion como el primer ministro más longevo de Israel. Para empezar, los votantes no se han sentido especialmente llamados a las urnas y de ahí que la participación haya caído del 72% en 2015 al actual 68%.

Seguir leyendo »

Golpe de Estado encubierto en Argelia

Como nos enseñan casos tan distintos como el procés o el Brexit, la batalla de las palabras es cada vez más importante en la sociedad de la imagen; de tal modo que quien consigue imponer una narrativa determinada adquiere una ventaja sustancial para lograr el objetivo perseguido. Por eso, aplicado a Argelia, en el momento en el que ya se han roto las aguas de un sistema que no tiene futuro interesa aclarar varias cosas:

Ahmed Gaid Salah, que hasta el pasado día 26 fue uno de los más acérrimos defensores del presidente Buteflika, ha decidido soltar lastre. Al igual que ocurre con las ratas que tratan de abandonar el barco que les ha servido de casa cuando constatan que está a punto de hundirse, Salah y el resto de los mismos que hasta ayer apoyaban aparentemente sin fisuras a un presidente fantasma son los que ahora se apresuran a desmarcarse de él. Y así, desde el jefe de la patronal, Ali Hadad, hasta el líder del principal sindicato argelino, Abdelmadjid Sidi Said, pasando por el ex primer ministro y líder del partido gubernamental Reagrupación Nacional para la Democracia, Ahmed Uyahia, y hasta el sector crítico del omnipresente Frente de Liberación Nacional (FLN), todos dan ahora la bienvenida a lo que el periódico del propio FLN califica como "bella perspectiva", presurosos en desembarazarse de un cadáver político y acomodarse al rumbo establecido por el jefe de las fuerzas armadas.

Seguir leyendo »

Argelia ante el abismo o la montaña

Se sienten liberados de la herida fratricida, han perdido el miedo a la represión y, por el contrario, se lo han traspasado a los que hasta hoy se han beneficiado de un status quo que durante generaciones ha ahogado el futuro de Argelia. Son buena parte de los 41 millones de argelinos que aspiran a retomar el camino republicano que quedó bloqueado por 'le pouvoir' en sus diferentes configuraciones prácticamente desde la independencia en 1962. Y deben ser conscientes de que ante ellos se abre la posibilidad de caer en un abismo tanto o más hondo del que ya habitaron en la última década del pasado siglo o subir una escarpada montaña que les permita explotar las enormes potencialidades de un país con tantas riquezas naturales.

Su principal fortaleza radica en el hartazgo con una farsa insostenible tras la fachada de un presidente decrépito hasta el extremo, alimentado por un sostenido deterioro en sus condiciones de vida y la percepción clara de que no hay futuro digno dentro del actual sistema. Y es eso, no cabe ninguna duda, lo que les ha impulsado a la calle para desbaratar el plan diseñado para mantener a Abdelaziz Buteflika formalmente a la cabeza de una amalgama de facciones no precisamente bien avenidas entre ellas para seguir acumulando prebendas sin límite. Unas facciones a cuyo frente destacan tanto el hermanísimo, Said Buteflika, como el jefe del Estado Mayor, Ahmed Gaid Salah, o el ahora defenestrado primer ministro, Ahmed Uyahia, sin olvidar a los prebostes de las empresas públicas y al resto de los principales dirigentes del Frente de Liberación Nacional y la Reagrupación Nacional para la Democracia.

Seguir leyendo »

Trump y Kim Jong-un, un amor imposible

Del "estamos enamorados", proclamado por Donald Trump hace unos meses, a la suspensión de la comida que debía cerrar su segundo encuentro con Kim Jong-un este jueves media un abismo –difícil de salvar para los equipos de negociadores liderados por Stephen Biegun y Kim Hyon-Chol–.

Es cierto que en la reunión de Hanói no se esperaba, ni mucho menos, dar carpetazo al problema generado por el acceso de Pyongyang a las armas nucleares y a los misiles intercontinentales. Pero también lo era que se veía factible algún avance, como un acuerdo (no un tratado de paz) para poner fin a las hostilidades de la Guerra de Corea (1950-1953), el anuncio de la apertura de oficinas de interés en las respectivas capitales, el retorno de más restos de soldados estadounidenses caídos en dicha guerra y hasta algún ofrecimiento para paralizar o desmantelar alguna parte adicional del complejo nuclear de Yongbyon. Todo ello a cambio del levantamiento parcial de algunas sanciones contra el régimen norcoreano.

Seguir leyendo »

La caída del acuerdo antimisiles vuelve a dejar a Europa entre dos fuegos (nucleares)

Si nadie lo remedia, el próximo mes de agosto los europeos nos quedaremos sin una de las piezas básicas de nuestra seguridad: el Tratado de Armas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés). Así lo han decidido este pasado fin de semana Donald Trump y Vladimir Putin, arrojando a la papelera el acuerdo firmado por Reagan y Gorbachov el 8 de diciembre de 1987, por el que ambas superpotencias renunciaban a desplegar en Europa misiles balísticos y crucero con base en tierra y alcances entre los 500 y los 5.500 kilómetros, capaces de lanzar una cabeza nuclear.

A este punto se ha llegado en un clima de acusaciones recíprocas sobre supuestas violaciones que se remontan años atrás. Para Washington la gota que ha colmado su paciencia ha sido la entrada en servicio del misil ruso 9M729 (SSC-8 en terminología OTAN), por entender que su alcance supera el límite mínimo del INF. Por su parte, Moscú, que sostiene que el alcance del citado misil crucero no supera los 480km, acusa a Estados Unidos de que tanto el despliegue de algunos de sus drones armados como, sobre todo, el de su escudo antimisiles en suelo europeo –ampliado ya con la entrada en funcionamiento de los sistemas Aegis Ashore desplegados en Rumania, con una estación radar SPY-1D, tres baterías con 24 misiles interceptores SM-3 y lanzaderas verticales Mark-41– constituyen violaciones flagrantes del acuerdo.

Seguir leyendo »