eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

MINUTO POLÍTICO Los temas del día

Jonathan Allen

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

'El Gran Amor de Galdós', de Santiago Gil

Creo que el mundillo literario (si acaso los poetas y autores de esta isla llegamos a constituir tal estado), llevaba cierto tiempo esperando la última novedad en prosa de Santiago Gil. Se sabía que era una novela centrada en un episodio crucial, aunque casi desconocido para el gran público lector de Galdós, tanto local como nacional. La historia oculta y terrible, por sus trágicos tintes y su devastador efecto sentimental, que supuso para un jovencísimo Benito Pérez Galdós, el primer y consumado amor con María Josefa Washington Galdós, parienta suya por doble partido. Un amor violentamente contestado y reprimido por su familia, que, movidos por imperativos racistas, biológicos y sociales, no particularmente especiales sino generales y epocales, hizo todo lo posible (con éxito) para que se malograra. Este artículo se refiere en todo momento a la segunda versión de la novela y no a la primera.

La historia en sí sorprenderá a algunos galdosianos expertos (que la conocerán, aunque no en detalle) y a casi todos sus paisanos grancanarios que somos los herederos espirituales del maestro Galdós. El estatus de este libro como novela de revelación es incontestable, y su éxito que debería producirse a escala nacional, reflejaría este hecho. Sin dejar de reconocer esto, la importancia de esta nueva obra de Santiago Gil, se mide para el crítico, con otros baremos, quizás a ultranza más duraderos. El gran amor de Galdós representa un significativo –y anhelado-  cambio de ruta literaria. No quiero ni desvirtuar ni menoscabar la obra anterior de este prolífico escritor. Santiago Gil ya sabe quién es y nosotros también. Pero estimo necesario subrayar esta transformación, y espero que transición cualitativa hacia otros modos de escrituras.

Seguir leyendo »

Una novela de Santiago Gil: '2'

Sin duda alguna, el espacio literario que ha conquistado y ganado Santiago Gil durante las últimas dos décadas, hacen de él una imprescindible referencia en el panorama de nuestras letras recientes. Es un autor activo en distintos frentes, la prensa, las redes sociales y el libro, tanto impreso como electrónico. Su compromiso social y su crónica deportiva signan el nuevo periodismo de Gran Canaria. Sus viñetas literarias -instantáneas del devenir urbano y existencial- aparecen regularmente en Facebook, y su ritmo de publicaciones, es asombroso. Gil ha llegado a una madurez expresiva y estilística en la escritura, y a la delimitación de un universo realista y psicológico, en tiempo récord. Su última novela, 2, es el ejemplo de estas dinámicas escriturales y analíticas, que confluyen en una forma aparentemente sencilla y directa del arte narrativo, aunque quizás, no tanto.

Lo más interesante, y en mi opinión, trascendente, de la escritura de Santiago Gil, no es la emocionalidad transparente y el efecto relámpago de su descarnada narración existencial, que nos engancha a la primera. No creo que él, como autor, deba renunciar a este don de la síntesis y la sencillez (que jamás, es tal), pues se trata de un instrumento poderoso de narración que muy pocos tienen (yo, desde luego, no lo tengo). Antes de perfilar el drama, o la tragedia, de proporciones casi clásicas de esta obra, aunque servida en imágenes rigurosamente pos-modernas que se suceden en una sinfónica, y también, enigmática fragmentación, me parece esclarecedor meditar un poco sobre la forma y la estructura subyacentes en 2.

Seguir leyendo »

Extrañamiento, soledad y catástrofe en la isla

Un atentado terrorista contra una central nuclear del África subsahariana obliga al Gobierno Español a evacuar a la población de las Islas Canarias en una operación sin precedentes y de duración indefinida, trasvasando sus poblaciones a la península. Con este telón de fondo, complejo en esencia, mas, sencillamente orquestado como recurso de futurismo realista, Juan Ramón Tramunt nos conduce a una inquietante reflexión sobre la fragilidad de un territorio, y a una novela de [[

Seguir leyendo »

Revisiones: ante la segunda edición de 'La noche que Bolívar traicionó a Miranda'

En la larga y nutrida lista de las letras canario-latinoamericanas, comprendiendo todos los géneros, desde la poesía al ensayo, incluyendo la biografía, la novela, el cuento, el teatro, La noche que Bolívar traicionó a Miranda, novela de J.J. Armas Marcelo publicada en 2011, ocupa y ocupará un puesto sobresaliente. No solo por sus méritos literarios intrínsecos, sino por la recuperación y contemporánea valorización de la figura del general y generalísimo Francisco de Miranda, personaje ya legendario en vida, que fue uno de los más sinceros e incorruptibles guerreros libertarios del siglo dieciocho, y cuyo padre había nacido en el Puerto de la Cruz (Tenerife) antes de emigrar a la Octava Isla, casarse con una venezolana y medrar increíblemente hasta conquistar las cimas del poder económico de su patria adoptiva. No hace falta presentar al General Francisco de Miranda, elevado a la dignidad de general republicano por Domouriez, y cuya memorable estatua orna el Square de l’Amérique Latine en el séptimo distrito de París (es mejor no hacer comparaciones con la estatua que la villa natal de su padre le ha erigido en Tenerife). El Conde de Miranda que casó con Sarah Andrews en Londrés, fue agasajado por Catalina la Grande (su estancia rusa nos hace recordar el también fabuloso periplo de Agustín de Béthencourt, el ingeniero del Zar) y acabaría convirtiéndose en El Precursor, casilla que la historia sudamericana le otorgaría en el proceso de su independencia continental.

La dimensión de Miranda refuerza la contribución de los canarios a todas las etapas y procesos del Nuevo Mundo, desde su conquista y colonización hasta sus épocas independientes y libres, como colonos o españoles “distintos” en cuanto a su integración y a su vertebración atlántica que se corrobora en dinámicas continuas de asentamiento, retorno y comunicación. Hemos contribuido una nómina muy grande que comprende a santos, escritores, militares, marinos, artistas, exiliados, emigrantes, y que sigue creciendo. Por mi parte, añado a todos los licenciados, graduados y doctores de la ULPGC que han encontrado un destino profesional y personal en las naciones de América del Sur; los índices de estos egresados, solo confirman una tendencia que se inició cinco siglos ha y que no va a parar.

Seguir leyendo »

Réquiem para la Casa Mata

Conocemos la teoría. La recuperación, (engañosa) del edificio histórico, su consolidación, y el proyecto que lo transforma en un espacio multiuso con multi-accesos para toda la ciudadanía y su reintegración cultural en la vida de la ciudad. ¿No sé podría haber logrado esto sin la deformación arquitectónica de sus volúmenes? No, (respuesta), porque el fuerte no se podía usar como museo en las condiciones que estaba. Pues no haberlo usado como museo en las condiciones que estaba. Haber hecho el Museo de la Ciudad en otro edificio, (haberlo construido si no lo hubiera) y dejat el Baluarte de Mata como estaba, para hacer un mini-museo, que se podía hacer, de las fortificaciones de Las Palmas y de su historia militar en general. Seguro que las Fuerzas Armadas hubieran colaborado. (Les recomiendo que lean el capítulo que a ellos dedica Alfredo Herrera Piqué en su espléndido libro, Las Palmas de Gran Canaria. El Patrimonio Histórico y Cultural de una Ciudad Atlántica. En la página 163 aparece un perfil del cubo de Mata con sus almenas).

Se salva de este desmochamiento cruel, el proyecto arqueológico y los tramos de muralla restaurados en el lomo del risco. Si el precio para tener un museo es la clase de intervención que estamos viendo en Mata, es mejor no tenerlo, y lo dice alguien que ha dedicado su vida a los museos y los ama más que otra cosa. El baluarte, por supuesto, estaba muy transformado ya por las obras del siglo dieciocho y diecinueve y guardaba poca relación con la planta original del fortín en el siglo dieciséis. Habría que haberlo dejado en su último estado, pero no haber hecho lo que ahora es irreversible.

Seguir leyendo »

Selvas sonoras

Estos tejidos sonoros de otras épocas conforman una parte de ese "efecto capa" que describe la propia compositora, pues ella los entreteje en pasajes disonantes de cuerdas y metales y con otras figuras plenamente experimentales que nos remiten a su inspiración principal: la luz y sus fenómenos. Esos "bucles" o arpegios elípticos del violín y esa disolución de las notas mediante la pulsación y el sostenido son la traslación musical del reflejo y de la intermitencia de la luz, metáfora sutil y espiritual que conmovió a más de uno, incluso a los más acérrimos enemigos de la disonancia, que por cierto ya es antigua, como el automatismo o el informalismo de la posguerra en la pintura europea.

Las encantadoras Hermanas Labèque dieron prueba a continuación de su compromiso con la vanguardia musical con su interpretación del arduo concierto de Berio para dos pianos. Ellas valientes y resueltas, lo han incorporado a su repertorio. Tras un primer movimiento de acentos líricos y lejanos, Berio da rienda suelta a su intrincada escritura musical, a las citas de sus propias composiciones, y a un tutti dominador que alcanza una sombría grandeza disonante. Entiendo que a pocos les guste pero es una obra interesante y digna.

Seguir leyendo »

Gloria póstuma

La respuesta nos lleva a los callejones más oscuros de nuestra identidad y nuestra miseria moral. No entremos en ellos. Tenemos que celebrar a Albeniz y también estar agradecido al hombre que desinteresadamente nos ha revelado su yo oculto, al creador de óperas que desde ahora en adelante figurarán en los manuales al uso y no sólo en el Diccionario Grove. José de Eusebio, reconstructor de la ópera Merlín, que fue coproducida por el Teatro Real y patrocinada por la Comunidad de Madrid, cosechó el sábado el triunfo justo por su labor. El procedimiento reconstructor empleado le ha llevado a la partitura definitiva, tal como ya sucedió con Merlín, y esperamos que lo mismo ocurra con los fragmentos de Lancelot, la segunda parte de la frustrada trilogía del Rey Arturo.

Con un vibrante timbre dramático, Henry Clifford nos conduce a la Inglaterra dividida por la guerra civil, a la llamada Guerra de las Rosas, a una historia de amor pasional, de lealtad y de antiguos mitos celtas. La escala de la ópera es grandiosa. Un coro pleno, y otro de voces blancas, enmarcan y sitúan las escenas en su contexto simbólico e histórico, mientras el compositor desarrolla los diálogos-arias que jalonan la obra. Un hechizante duetto que centra el conflicto amor/deber se esboza en el primer acto, domina casi enteramente el segundo, a través de un hermoso lirismo sostenido y finaliza en el tercero. La complejidad de las partes vocales, el uso de la percusión, la intervención de los cornos ingleses, las fanfarrias que subrayan lo colectivo y trascendente, el color tonal, rico y empastado hacen de Henry Clifford una obra avanzada, sin olvidar su conmovedora belleza formal.

Seguir leyendo »

Pasiones cristianas

Aunque una obra de encargo, una de cuatro pasiones que en nombre de la Academia Internacional Bach de Stuttgart hizo Rilling, La Pasión de San Juan de Sofía Gubaidulina es una composición sobrecogedora que alterna sencillez y complejidad, y que a pesar de sus nexos con la liturgia ortodoxa, ofrece una dimensión religiosa panteísta, una mística al alcance de casi todos. Combina el texto evangélico de San Juan y el Apocalipsis con un comentario contemporáneo, creando así un peculiar intertexto entre sensibilidad y escritura bíblica. Partitura nítidamente dividida en secuencias numeradas, que integran dos partes, el texto lo narra principalmente un bajo y un barítono, este primero variando un motivo monocorde que evoca las letanías monásticas y que cobra lirismo gradualmente. Tras las voces individuales, el coro retoma y comenta las estrofas temáticas, y en determinados momentos abandona el canto para hablar y murmurar. Las cuerdas, vientos, percusión y órgano nutren una especie de subtexto sonoro, esencia escueta, minimalismo recurrente que da paso a intervenciones plenas de la orquesta. Gubaidulina nos obliga a aguzar el oído, a adivinar las evanescentes notas de sus cuerdas o a saber que ese tenso zumbido metálico proviene de las campanas tubulares acariciadas.

Un verdadero evento musical, junto a la revelación de Valeri Gergiev, director de la Orquesta del Teatro Marinsky de San Petersburgo. El próximo 5 de febrero nos espera La pasión según San Marcos de Golijov.

Jonathan Allen

Seguir leyendo »

Ligeti en El Rincón

Entre los Réquiems contemporáneos el de Ligeti es uno de los más duros, y también, de los más fascinantes. Sus evasivas formas sonoras, sus coros que desestructuran las nociones del canto, la tensión absolutamente concentrada en pequeños episodios sonoros, reflejan el proceso de un profundo pensamiento musical que abarca desde las enseñanzas de Bártok a la polifonía, y más atrás aún. Ligeti elabora un continuo, una forma desligada a conciencia de lo que acaba y concluye. Esta vigésimo quinta edición nos propone nuevas experiencias musicales que ya se están produciendo: la obra estreno de Raquel Cristóbal, Spectra Sonoris, La Pasión según San Juan de Sofía Gubaidulina, La Pasión según San Marcos de Golijov y el Osiris de Pintscher. Es una edición especialmente delicada porque el hacha presupuestaria, que está afectando a todas las consejerías del gobierno autónomo, caerá durante el 2009 sobre las arcas del Festival, y el corte propuesto es de tal magnitud que compromete seriamente su calidad y competitividad.

Si el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y su alcalde, mantienen este año los presupuestos de cultura, (intacto para el Pérez Galdós y el Festival Internacional de Cine), el Gobierno de Canarias deberá hacer un esfuerzo especial en el mismo sentido, entendiendo que el recorte programado del 40% es general para todas las áreas de cultura. A nadie se le esconde que el Festival de Música es una actividad muy cara, y que por supuesto la democratización del acceso a la música debe replantearse una y otra vez, estrujándose sus responsables la sesera para lograr esa tan difícil meta.

Seguir leyendo »